Un paso más hacia la normalidad tras el tifón

Durante la primera semana de septiembre hemos distribuido herramientas y materiales agrícolas entre doscientas de las familias campesinas de Bato y Libon que más sufrieron los efectos del súper tifón Nina que azotó el archipiélago filipino el pasado diciembre. Con este donativo, que forma parte del proyecto Asistencia Educativa para Niños y Rehabilitación de los Medios de Subsistencia, EARLi según sus siglas en inglés, las familias poco a poco van recuperando la normalidad en sus vidas.

material-granja3

De los 244 hogares pesqueros y agrícolas de la zona que desde Educo entrevistamos después del paso del tifón, solo el 16 por ciento había asistido a alguna capacitación sobre preparación ante los desastres naturales. Esta formación es fundamental para saber cómo actuar ante una emergencia y evitar situaciones como las que nos cuentan algunos de los niños de la región, que recuerdan cómo el agua les llegaba hasta el pecho antes de que sus familias decidieran finalmente evacuar.

El tifón Nina no solo provocó grandes daños en sus hogares y medios de subsistencia a su paso. Después de la tormenta, y a causa de los destrozos, las familias también quedaron a merced de la ayuda de la Administración y las ONG para conseguir alimentos y los niños no pudieron asistir a la escuela, aunque esta hubiera resistido el paso del tifón, ya que podía ser insegura y no contaba con los materiales escolares necesarios para dar la clase con normalidad.

Ante esta situación, Educo y ChildFund Corea, con el apoyo de la Agencia de Cooperación Internacional de Corea (KOICA), lanzamos el Proyecto EARLi con el objetivo de restaurar el acceso a la educación de los niños. Más de 9.000 niños, 500 maestros, 700 familias y 490 unidades del gobierno local se habrán beneficiado del proyecto cuando concluya a finales de este año.

Hasta ahora hemos distribuido 9.000 paquetes de materiales educativos, hemos rehabilitado 16 aulas y hemos facilitado seis espacios de aprendizaje temporales. También realizamos actividades de capacitación sobre la reducción y la gestión de los desastres centradas en los niños y el establecimiento de sistemas de alerta temprana. La distribución del material agrícola se suma a estas acciones para restablecer la normalidad en la zona.

Publica tus comentarios