Un incendio en Dhaka deja sin casa a miles de personas

“Me desperté al oír gritos y vi las llamas justo al lado. Como pudimos, mi esposa y yo cogimos a nuestro hijo y logramos salir de casa. No pudimos sacar nada más, lo hemos perdido todo”. Es el relato de Wahid-uz-zaman, uno de los profesores de la escuela de Educo Pathshala Meradia, que reside en el slum de Korail, un barrio de chabolas de Dhaka, la capital de Bangladesh, devastado el jueves pasado por un incendio que sorprendió a los vecinos en medio del sueño y dejó a miles de personas heridas y sin hogar.

Más de 4.534 familias se han visto afectadas por el fuego que arrasó el barrio marginal de Korail como si de un incendio forestal se tratara, ya que las casas están hechas de bambú, hojalata y madera. Todo indica que el incendio empezó alrededor de las dos de la madrugada, cuando la mayoría de los habitantes del barrio dormían, y voluntarios locales y bomberos estuvieron trabajando para apagarlo hasta las siete de la mañana, cuando quedó bajo control.

incendio-Korail2

 

Educo tiene tres escuelas en el barrio de Korail en las que estudian 828 niños. En total, 184 de estas familias se han visto afectadas por el incendio y se han quedado sin nada. No solo los niños, sino también siete profesores que residen en Korail y que, como Wahid-uz-zaman, habían sido alumnos de Educo.

Aunque finalmente las escuelas de Educo no se vieron afectadas por el incendio, los estudiantes perdieron sus uniformes, sus mochilas y el resto de sus materiales escolares, que se convirtieron en cenizas. El equipo de Educo se mantiene en constante comunicación con las familias y las autoridades que coordinan la situación de emergencia y en una primera fase se ha repartido comida, ropa de abrigo y material para el cobijo.

La mayoría de los habitantes del barrio afectado pertenecen a familias rurales que llegaron a Dhaka en busca de mejores oportunidades, pero, una vez allí, se encontraron con que la ciudad no está preparada para absorber una población en continuo crecimiento. Esta saturación urbana hace que las personas se concentren en asentamientos precarios en la periferia de la ciudad donde la educación, el empleo, la protección social, la salud y la seguridad quedan fuera de su alcance.

Estos slums se han convertido en sinónimo de falta de infraestructuras y servicios como agua corriente, alcantarillado, tuberías, electricidad, asistencia médica y escuelas, entre otros, y estas malas condiciones de vida afectan de forma negativa a la salud, la educación y las oportunidades de empleo de sus habitantes. En estas condiciones, no es raro que no sea la primera vez que el fuego se ceba en esta población.

Puedes hacer tu donativo para ayudar en la emergencia aquí

  1. Concha Librero Responder

    GRACIAS!!!…por mover nuestras conciencias, y orgullosa de colaborar con un granito de “arena”. Concha

    • Educo Responder

      Muchas gracias a ti, Concha, por colaborar con tu granito de arena. Juntos somos más fuertes. 🙂

Publica tus comentarios