Trucos para saber si una serie infantil es sexista

La brecha de género es visible incluso en los canales exclusivamente dedicados al público infantil. Series que promueven estereotipos de género que parecen de siglos pasados, películas de princesas cuyo único objetivo vital es esperar a que llegue el príncipe azul y sobre todo pocas, muy pocas niñas, son una constante en los dibujos animados y los programas para niños.

Igual que el cine no refleja nunca una realidad en la que las mujeres somos un poco más de la mitad de la población, presentándonos casi siempre en papeles secundarios, muchas veces basados en nuestra relación con el protagonista, los programas destinados al público infantil, aunque mejorando algo en los últimos años, no son muy diferentes. Las niñas que ven la tele siguen construyendo su identidad basadas en el mito de la princesa y la rana o la bella y la bestia.

¿Sabes que hay un par de trucos para saber si una serie (también infantil) ayuda a promover la brecha de género? A continuación te explicamos cómo hacerlo, eso sí, te advertimos de que los resultados no son muy halagüeños.

series infantiles

<h2>El Principio de la Pitufina</h2>

Un montón de series cuentan sólo con una niña (o chica) mientras que el resto de personajes son masculinos. Es lo que pasaba por ejemplo en los pitufos. Cuando esto sucede normalmente, aunque no siempre, la niña actúa de una forma muy estereotipada. Ejemplos de estos son la misma pitufina, Penny en las primeras temporadas de TBBT, Peggy de los Teleñecos o incluso la Princesa Leia de Star Wars.

<h2>El Test de Bechdel</h2>

El test de Bechdel es un invento de Alice Bechdel, dibujante de cómics para adultos, que trata de evaluar la brecha de género en pelis, series, cómics, etc. El test es muy sencillo. Para que una serie o película supere el test de Bechdel el guión tiene que cumplir sólo unos requisitos mínimos.

1. Tiene que haber dos personajes femeninos

2. Los personajes femeninos tienen nombre

3. Han de hablar entre ellas en algún momento del guión

4. La conversación no debe versar sobre un hombre – ni novio, ni padre, ni marido, etc.

Parece fácil ¿verdad? Lo cierto es que en la vida real todas las mujeres y niñas tenemos nombre y muchas, muchas veces hablamos de cosas que no tienen nada que ver con los hombres, con lo que la situación sería de lo más normal. Pero la realidad es que la mayoría de las películas que más nos gustan no lo cumplen, tampoco las pelis para niños ni las series infantiles.

Te animamos a que lo compruebes en películas clásicas como Star Wars o Indiana Jones, ET, etc. Pero puedes hacerlo también con las nuevas. Una pista esperanzadora, El Despertar de la Fuerza pasa el test de Bechdel, pero por muy, muy poquito.

¿Te atreves a comprobarlo?

Las niñas no encuentran referentes en la televisión y cuando los encuentran son estereotipados y hasta “rancios”. Prohibir a nuestros hijos ver la tele no es una opción, pero sentarse con ellos y que se den cuenta de cómo se cuentan las historias y de lo alejado que está el cine de la realidad es una buena base para educarlos libres de sexismo.

Derechos de fotografía: midiman, r.nial.bradshaw

Publica tus comentarios