“Thiago es ahora un niño feliz”

Cinthia es la mamá de Thiago, un niño de casi tres años que nació con parálisis cerebral. Desde enero, lo lleva al Centro de Rehabilitación para niños y adolescentes con discapacidad de Guayaquil, donde viven. En este centro que apoyamos y situado en uno de los barrios más desfavorecidos de la ciudad, el pequeño ha realizado avances en psicomotricidad y ha empezado a jugar con otros niños. Su madre nos lo cuenta ilusionada.

“Mi nombre es Cinthia Mero y vivo en Guayaquil. Tengo 31 años. Mi bebé se llama Thiago Inca Mero. Actualmente tiene 2 años y 9 meses, Durante el embarazo, a partir de las 20 semanas, tuve muchos problemas y estuve internada tres meses, por lo que mi hijo nació prematuro. Los médicos le diagnosticaron parálisis cerebral infantil y estuvo ingresado dos meses en la maternidad Enrique Sotomayor y luego continuó hospitalizado un mes y medio más por problemas pulmonares.

Desde los 4 meses lo llevaba en el hospital a la sala de atención de niños de alto riesgo, para que recibiera terapias de estimulación temprana, hidroterapia, plasticidad y lenguaje. Hace poco me cambié de domicilio y desde enero lo traigo al Centro de Rehabilitación Integral Especializado, un equipamiento del Ministerio de Salud que es apoyado por Educo.

Antes, Thiago, por problemas de movilidad, no gateaba ni caminaba, no tenía buen equilibrio ni control en sus manos. Pero hemos venido trabajando con él y ahora puede alternar los movimientos de sus piernas, ya tiene control al bajar en la escalera y agarra la cuchara. Estoy muy contenta con el trabajo que han hecho aquí con mi hijo, por eso lo traigo a sus terapias 2 veces por semana.

Los materiales y el parque que ahora tiene el Centro de Rehabilitación están muy lindos. Esto les ayuda a los niños y niñas a relacionarse. Antes mi hijo no era muy sociable, no le gustaba jugar con otros niños. El parque lo ha ayudado a que se relacione, a jugar, divertirse y sonreír”.

Aumentar su autoestima

La historia del pequeño Thiago es una más de las miles de historias que se viven a diario en este centro. Y supone un motivo más para seguir dando apoyo desde Educo a este proyecto cuya finalidad es mejorar las destrezas y habilidades de niños y adolescentes con discapacidad para facilitarles su inclusión en el sistema educativo y en su entorno familiar, aumentar su autoestima y crear conciencia de la falta de este tipo de espacios.

 

Publica tus comentarios