Solo puedo decir cosas buenas

Solo puedo decir cosas buenas… así empieza el testimonio de la cocinera de una de las escuelas con las que colaboramos en nuestro programa de Becas Comedor Educo. Nos acaban de llegar nuevos dibujos de los niños y niñas que reciben las becas y textos de las monitoras, cocineras y demás personal que trabaja para que el comedor sea un espacio no solo de buena alimentación sino también de convivencia. Como nos reconfortan tanto, queremos compartirlos con todas las personas que lo hacéis posible. Una y mil veces, ¡gracias!

AS-CP-Ed

“Las becas comedor en este centro son mucho más que una oportunidad de mejorar la alimentación de nuestros alumnos, ya que son un respiro económico para las familias en situación de precariedad económica, mejoran su físico, higiene y salud. Gracias a las becas los niños y niñas reciben una alimentación sana y equilibrada y aprenden a comer alimentos no habituales en un espacio educativo donde se educan en valores como el respeto, el compañerismo y la solidaridad.”

Coordinadora del servicio de comedor

CL-CP-Sta

“Pienso que las becas son muy importantes debido a que muchas familias no tienen los suficientes recursos económicos para que la alimentación de sus hijos e hijas sea la adecuada.”

Monitora de comedor

CT-CP-JM

“Como monitora del comedor, así como de otros servicios que presta el colegio, estoy familiarizada con la problemática de las familias del colegio y la gran ayuda y alivio que es para ellos poder beneficiarse de las becas comedor. Si estas ayudas muchas familias no podrían trabajar y nos niños no podrían disfrutar de una alimentación sana y equilibrada.

Monitora de comedor

AN-CP-Fco

“Como empleada de la empresa que sirve la comida en el comedor escolar, opino que las becas son de gran ayuda para las familias que tienen una situación de recursos económicos más precarios, con más necesidad. Además, los niños y las niñas tienen una alimentación más saludable y aprenden a comer de todo.”

Empleada del catering

CV-CP-LB

“Solo puedo decir cosas buenas, pues tengo la suerte de que trabajar por y para los niños me encanta. Me gusta mucho hacerles de comer y me llena de satisfacción cuando me dicen que les gusta mi comida y que está como la de sus abuelos. O cuando vienen a recogerlos y no se quieren ir y se van llorando. Eso es porque están a gusto. También me siento muy orgullosa porque hay un equipo de monitoras que les gusta su trabajo y eso se nota en el ambiente familiar que hay aquí.”

Cocinera

Publica tus comentarios