¿Snapchat puede ser seguro para tus hijos?

Snapchat es una aplicación increíblemente popular entre los adolescentes y pre adolescentes. Como ya te explicamos en el post “¿Por qué gusta Snapchat e Instagram Stories a los adolescentes?”, la mayoría de los niños la tienen porque no está entre las redes sociales que los adultos utilizamos. Estadísticas de medios como DMR corroboran este dato, “al menos el 30 por ciento de los usuarios de Snapchat que utilizan frecuente la aplicación, lo hacen porque sus padres no la utilizan”. Dicho lo cual, ¿qué riesgos tiene esta aplicación? ¿Podemos los padres hacer que nuestros hijos usen Snapchat de un modo más seguro?

Lo que atrae a nuestros hijos de Snapchat es su caducidad. Se supone que a las 24 horas de compartir un mensaje o una imagen en esta red, se evapora en el ciberespacio, supuestamente nunca más saldrá a la luz, nunca más se verá. Este eslogan de que esos mensajes se han ido (para no volver) hace que los adolescentes se sientan más seguros compartiendo su contenido. Aunque en realidad el remitente no puede guardar los snaps, lo cierto es que pueden ser guardados y compartidos por otros usuarios. De hecho, DMR informa de que “un millón de historias de Snapchat han sido compartidas públicamente”.

Riesgos de Snapchat para los niños

Si eres padre de preadolescente y no tienes Snapchat en tu lista de aplicaciones, deberías bajártela para investigarla. No sólo porque Snapchat es muy utilizada en este rango de edad si no porque se han dado casos de sexting en torno a ella. Piensa que compartir un selfie divertido es inofensivo, pero muchos adolescentes, influidos por la idea de caducidad de la app, deciden hacerse fotos más subidas de tono de lo normal.

Pero, lejos de lo que vende la aplicación, hay formas de capturar esos snaps para luego compartirlos y enviarlos por otros canales. Aunque el contenido desaparece para el usuario, lo que sucede después del envío de la imagen o el mensaje es un misterio. De hecho, los casos de sexting y fotos inapropiadas han sido tan habituales en Snapchat, que el equipo responsable de la aplicación aborda el problema dando una serie de directrices como esta: No publiques o envíes desnudos o contenido sexual que involucre a personas menores de 18 años – incluido tú mismo” y “Esto incluye añadir dibujos o subtítulos a un Snap para que convertirlo en contenido sexual, incluso si lo consideras una broma “. El sitio también advierte sobre que es posible hacer capturas de pantalla de los snaps…

Sin embargo, este no es el único riesgo que implica la aplicación. En Snapchat también se comparten los famosos challenges virales. Retos a los que los niños se suman en un intento de ganar notoriedad.

¿Snapchat puede ser seguro para tus hijos?-interior

¿Debería dejar a mi hijo usar Snapchat?

Si tu hijo tiene smartphone y sus amigos tienen Snapchat, lo más seguro es que quiera tenerla. Antes de que se la descargue por su cuenta, ten una conversación con él. Los términos y condiciones de Snapchat establecen que para hacerse una cuenta hay que ser mayor de 13 años. Sin embargo, eso no significa que todos los niños de 13 años deban tener la aplicación.

Los padres tenemos que saber qué aplicaciones utilizan nuestros hijos, y ser quienes establecemos las directrices para su seguridad. Ten una conversación con el niño, debate y aclara todas y cada una de las expectativas y responsabilidades que tiene en torno a ella. Enseña a tu hijo adolescente que ninguna foto o mensaje se hace invisible. En Internet, tienen que asumir que cada contenido que comparten se queda ahí para siempre. Pensar lo contrario es peligroso.

Determinar a qué edad debería un adolescente usar Snapchat también depende de la madurez que tu hijo tenga. Los menores de 13 años no pueden usar la aplicación, y nosotros como padres debemos respetar estos términos y condiciones… porque si existen, es por una razón. Y también hay que ser realista, un chaval de 14 años también puede ser muy inmadura para su edad y sus reacciones impulsivas no son una buena combinación con esta aplicación. También deberías saber que hay divertidas alternativas a Snapchat más apropiadas para un público menor.

Consejos para un buen uso de Snapchat

Es posible que tu hijo reciba snaps inapropiados o que le hagan sentir incómodo. ¿La clave para esto? Pide a los niños que si se da esta situación te la cuenten a ti o a otro adulto de la familia porque vosotros sabréis qué hay que hacer si se da ese caso. Siempre hay decirlo.

Lo mismo si sienten que están sufriendo algún tipo de intimidación o mensajes que les hagan sentir mal. Además, si consideras que el niño tiene la suficiente madurez, también debería aprender  a contactar directamente con Snapchat. Las víctimas de contenido inapropiado deben informar siempre al proveedor, y es la mejor manera de que Snapchat pueda ayudar a mantener a todos los usuarios seguros.

Además haz que tus hijos cambien la contraseña a menudo (y que nunca reutilicen una pasada) y explícales que no deben conectar aplicaciones de terceros. Asegúrate de que utiliza la privacidad correctamente, comprueba con él/ella los ajustes de la cuenta y así comprobaréis que está compartiendo las cosas que publica en ‘Mi historia’ solamente con sus amigos, y no con todo el mundo. En cuanto a los posibles desconocidos, otro de los consejos, aplicable a otro tipo de redes sociales, es comprobar la lista de amigos para asegurarse de que realmente son conocidos. Si le llega una solicitud de amistad, siempre, siempre debe estar seguro de que es alguien que conoce en la vida real. Por otro lado, la famosa opción ‘Live’ no es recomendable porque puede verla todo el mundo. Y por último, lo más importante, a tu hijo debe quedarle claro el siguiente mensaje: Antes de subir nada, plantéate si de verdad quieres compartirlo.

¿Te ha servido nuestro post para saber cómo hacer pueden usar tus hijos Snapchat de un modo más seguro?

Derechos de imagen: Snapchat, Pexels

Publica tus comentarios