Snapchat, la herramienta donde todo se desvanece… o no

Los social media, o redes sociales, han cambiado nuestra óptica del mundo en muchos aspectos… Y ni hablemos de los cambios de mentalidad que han supuesto para nuestros hijos.

Los más pequeños nacen de la mano de las nuevas tecnologías. ¿Quién no ha visto a un peque de 1 año o poco más utilizando una tableta sin ninguna complicación? Para nosotros, padres y docentes, puede ser difícil mantenernos al día con las nuevas tecnologías, de manera tal de poder proteger a nuestros niños.

Hoy, desde Educo, te invitamos a descubrir Snapchat, una de las redes sociales que hace furor entre los niños. ¿Vamos allí?

¿Qué es Snapchat?

Qué es Snapchat

Snapchat es una red social para mayores de 13 años que se descarga al smartphone y mediante la cual, los usuarios (conocidos como Snapchatters) pueden enviarse fotos y vídeos personalizados con efectos especiales o realizar vídeollamadas. Hasta aquí no mucho la diferenciaría de otras tantas innovaciones tecnológicas pero, Snapchat tiene una particularidad que ha alertado a los padres y docentes de todo el mundo: sus mensajes tienen una duración limitada. Como lees, los mensajes desaparecen una vez cumplido el tiempo determinado por el usuario, pudiendo permitir que el ciberacoso o el sexting pasen desapercibidos al no existir pruebas.

Funcionamiento de Snapchat

Snapchat, red social en Smartphone

El uso de Snapchat es muy intuitivo. Una vez descargada la aplicación, sólo es necesario registrarse. Cuando la cuenta ya está creada y se ingresa a la app, aparece ya activada la cámara del teléfono. Es momento de crear el primer “snap”: el usuario toma entonces una fotografía y luego puede personalizarla agregando texto, emoticonos o dibujando sobre ella. En el caso del vídeo, es posible ponerle efectos como el de la imagen superior o un sinfín más (coronas, gafas, animales, ralentizar el movimiento y demás).

Una vez creado el mensaje que se quiere enviar, es posible cambiar el tiempo durante el cual el mensaje podrá verse (de 1 a 10 segundos) y luego, tan sólo queda enviar el mensaje a los amigos elegidos o publicarlo en el propio perfil.

Además de esta función, que es la más conocida y utilizada, Snapchat permite realizar videollamadas y descubrir marcas en la sección Discover. Al respecto, te comentamos que hace ya un tiempito Snapchat recibió denuncias porque en esa sección aparecían vídeos con contenido sexual, que fueron visualizados por menores de edad. Ten en cuenta esta información cuando tu hijo te pregunte si puede o no descargar Snapchat.

¿Por qué los niños eligen Snapchat?

Veamos juntos algunos datos interesantes sobre Snapchat: creada en septiembre de 2011 por cuatro estudiantes de la Universidad de Stanford, actualmente tiene 166 millones de usuarios diarios activos, que envían aproximadamente 9.000 snaps (así se denominan los mensajes enviados en este social media) por segundo. Sorprendente, ¿no?

Snapchat es tan pero tan famoso que incluso 16 líderes de estado a lo largo y ancho del mundo lo utilizan. Sin embargo, no es esto lo que atrae a los jóvenes sino su carácter efímero y la posibilidad de personalizar las imágenes a través de emojis (emoticonos) o stickers (pegatinas), texto o filtros. Esta red social tiene un gran potencial a nivel humor y eso resulta llamativo a los más pequeños.

Los filtros animados permiten a los niños crear vídeos agregando “decoración” a sus propios rostros, por ejemplo como perritos, con coronas, con gafas o mil cosas más. Pero eso no es todo: se puede cambiar el color de las imágenes o vídeos, poner cámara lenta, incorporar hora o temperatura, entre muchas otras opciones. En el siguiente vídeo puedes ver ejemplos al respecto:

Los riesgos de Snapchat para los niños

Muchos niños utilizan Snapchat para divertirse junto a sus amigos pero ¿has pensado alguna vez a qué riesgos están expuestos? Como ya hemos hablado en anteriores oportunidades, compartir fotos y vídeos personales en redes sociales expone a los peques a toda clase de riesgos porque lo que está en internet, no desaparece. Sí, aunque hayamos dicho anteriormente que en Snapchat los mensajes se borran esto no es 100% real. La verdad es que es posible guardar pantallazos de fotos o incluso, grabar vídeos enviados mediante esta red social.

Ahora bien, imagina que tus hijos envían fotos sensuales a través de Snapchat y alguien las descarga (Snapchat avisa cuando se realiza una captura de la imagen pero… la captura ya ha sido realizada)… O tu hijo recibe amenazas o “chistes” pesados que continúan el acoso escolar sufrido cada día y esos mensajes desaparecen. Como ves, Snapchat es un arma de doble filo: puede ser utilizado como una herramienta de diversión o también como un arma de perversión por quienes desean hacer daño. ¿Qué podemos hacer para proteger a los niños?

10 consejos para proteger a los niños en Snapchat

Te damos aquí algunos consejos para que cuides a tus hijos en Snapchat (y otras redes sociales):

  1. Buena educación: como todo, Snapchat puede usarse para divertirse o para hacer el mal. Educa a tu hijo para que respete a los demás y asegúrate de que no hace nada que no le gustaría que le hiciesen.
  2. Habla con tu hijo sobre los riesgos de postear fotos o vídeos: un diálogo abierto con los niños es fundamental para que comprendan qué puede suceder si se envía, por ejemplo, una fotografía con poca ropa a través de una red social.
  3. Explica a tus hijos que lo que se envía o sube en Internet, nunca desaparece totalmente: a pesar de que los mensajes de Snapchat supuestamente desaparecen, existen maneras de guardarlos y utilizarlos para hacer daño.
  4. Dialoga sobre sexting: es difícil como padres hablar con los niños de sexo. Suele ser una temática que a muchos de nosotros nos genera vergüenza o apuro pero ten en cuenta que la iniciación sexual hoy en día es mucho más precoz que tiempo atrás… Y en muchos casos, acompañada del sexo a través de redes sociales o smartphone.
  5. Configura la cuenta de Snapchat: utiliza los parámetros de seguridad para configurar una cuenta donde sólo se pueda enviar y recibir mensajes de personas agregadas a “amigos”.
  6. Explica a tus hijos los riesgos de aceptar a extraños en las redes sociales: un extraño en Snapchat puede amenazar, robar imágenes o realizar bullying. Por supuesto, nunca pero nunca deben encontrarse personalmente con un “amigo online”.
  7. Recuerda a tus hijos que no deben compartir información personal: fotografías con el uniforme del colegio o en la puerta de casa, números de teléfono, e-mails o información similar puede ponerles en riesgo.
  8. Crea una contraseña segura: una combinación de letras en mayúscula y minúscula, números y símbolos de más de 8 caracteres es considerada segura y puede evitar un robo de cuenta.
  9. Utiliza los controles parentales de los smartphones: iOS y Android tiene controles parentales que pueden ayudarte a monitorear el uso que tus hijos hacen de sus móviles.
  10. Dile claramente a tus hijos que frente al bullying o cualquier tipo de acoso deben hablar contigo y además, pueden denunciar al bully o acosador en Snapchat (el acoso de cualquier tipo está penado por la plataforma)

Snapchat puede ser fuente de diversión para los niños, siempre y cuando se utilice con cuidado y respeto. Mantén conversaciones fluidas con tus hijos y ante cualquier sospecha de abuso, no dudes en actuar.

Derechos de las imágenes: Taehyum Kim, Ali Harrison, Rubbertoe (Robert Batina)

Guardar

Guardar

Publica tus comentarios