Ser padre, un rol estable en un mundo cambiante

Nos encontramos en un contexto que podemos calificar de histórico en cuánto al rol de la mujer en la sociedad y su esperado acceso en igualdad de condiciones al mercado laboral y el liderazgo en diferentes áreas de la sociedad. Estamos en el comienzo de una verdadera revolución en cuanto al equilibrio de poder entre los géneros que ha venido para quedarse.

En este contexto a veces nos olvidamos de los cambios necesarios para que se haga realidad esta aspiración de justicia social. Sin duda uno de los más importantes tiene que ver con la forma de entender el rol de los hombres en el cuidado y educación de sus hijos.

Venimos claramente de un relato en el que el hombre ha asumido tradicionalmente el papel de proveedor dejando a la mujer el día a día de la logística en el hogar y sobre todo de la educación emocional de los hijos. Si bien las cosas han cambiado mucho en pocas décadas, se hecha en falta una reflexión sobre el papel del padre en esta revolución en ciernes. No se trata solamente de echarse a un lado para permitir el acceso en igualdad de condiciones de la mujer a puestos de toma de decisiones relevantes en la sociedad. Estamos hablando de un cambio de paradigma en el que es necesario recordar y revisar qué significa y debe significar ser padre en un contexto de reajuste en el rol de los géneros.

Si bien puede ser complicado definir el rol de padre en tiempos de cambio, existe un consenso casi unánime: los hijos necesitan y van a necesitar al padre tanto como a la madre. Esta implicación paterna funciona en ambos sentidos, los hijos son adultos más saludables y los padres se benefician de un cuerpo de experiencias que les hace ser mas maduros y plenos.

¿Qué significa ser un padre implicado en el día a día de la educación de los hijos? ¿Qué es necesario para transcender el mero papel de proveedor ?

ser padre 1

Una responsabilidad que enriquece: La paternidad es para siempre, y es una fuente inagotable de satisfacción y madurez. Este enriquecimiento personal está directamente relacionado con la implicación real y diaria en el cuidado y educación de los hijos y no solo con el papel de proveedor.

Hay que estar ahí: los hijos necesitan el modelo activo del padre en el día a día. No solo como compañero de la madre sino como individuo que construye una relación diaria y directa con sus hijos.

Que no se te escape su infancia: Diferentes estudios muestran que los bebés reaccionan de forma diferente a la voz del padre o la madre. Cada vez está más claro que los primeros tres años de vida son clave en la formación del carácter y habilidades de tus hijos. No esperes a que crezcan para plantar tu semilla.

Disciplina y diversión no son polos opuestos: En muchas ocasiones se reserva al padre el papel autoritario precisamente por su menor presencia en el día a día. No te engañes, no es necesario mantenerse a distancia para tener autoridad. Piensa que cuando lleguen a la adolescencia tu autoridad se va a evaporar si no has estado realmente implicado en sus vidas.

El adulto es un modelo necesario: esto es así tanto para tus hijos como para tus hijas, que te están observando constantemente. Como tratas a los demás, manejas situaciones de estrés, o cumples con tus obligaciones son lecciones de vida. Recuerda que nada de lo que les digas tiene valor si tu conducta es contradictoria o inconsistente.

Derechos de Imágenes: sarahbernier3140,  Pexels

Publica tus comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.