¿Se puede hacer algo legalmente para parar el acoso escolar?

La sensibilización de toda la sociedad ante los casos de acoso escolar ha aumentado considerablemente en los últimos tiempos, lamentablemente a partir de hechos muy dramáticos que saltaron a los medios de comunicación masiva cuando sucedieron. Los suicidios de varios niños relacionados con casos de bullying son la punta del iceberg de un problema que nos afecta a todos, puesto que el acoso escolar es un problema social contra el que toda la sociedad debería implicarse.

Los datos del Ministerio de Educación aseguran que este problema afecta al 4% de la población escolar en nuestro país y ante eso, los padres no tenemos muchas más opciones que asustarnos, claro, y también estar informados.

Ante una sospecha de acoso escolar lo más importante en principio es darle validez al relato del niño. Relativizar el asunto, asumir que “son cosas de niños” y darle menos importancia de la que tiene es el caldo de cultivo más nutritivo para que un conflicto reiterado entre menores se cronifique y se convierta en un acoso en toda regla. Si un niño asegura que tiene problemas con un compañero de clase, o si alguien es testigo de estos problemas, lo primero es darle credibilidad: las víctimas de cualquier tipo de violencia suelen sentirse indefensas y desvalidas, a menudo sienten vergüenza y suponen que nadie les va a creer.

Muchos centros escolares cuentan con protocolos para frenar el acoso, pero para que esto suceda, lo primero es informar. En la mayoría de las ocasiones el bullying se produce fuera de la vista de los adultos responsables, profesores o personal del colegio en general y son los compañeros los primeros en advertirlo. Si tu hijo te cuenta que uno de sus amigos está siendo acosado no dudes en informar.

Por su parte, el Ministerio de Educación cuenta con un teléfono para víctimas que no deja huella en la factura telefónica. El número es 900 018 018 y funciona desde el 1 de noviembre del año pasado.

Sin embargo los expertos afirman que estas medidas son insuficientes. Y mientras los centros implantan medidas de prevención los padres tenemos que poder hacer algo.

acoso2

¿Qué pasos legales hay que seguir ante un caso de acoso?

Lo primero, tras detectar el caso, es acudir a los servicios de asistencia sanitaria, para que el menor pueda ser atendido tanto física como psicológicamente y recibir ayuda de profesionales especializados. Además es importante recabar todas las pruebas del acoso: testigos, hostigamiento en redes sociales, mensajes de whatsapp o de cualquier sistema de mensajería instantánea que use el menor. Esto último es importante, ya que las redes sociales y los teléfonos están siendo muy utilizados por los acosadores, que además dejan constancia escrita de su comportamiento.

Lo siguiente es interponer una denuncia en el centro para que se active el protocolo anti-acoso. Siempre por escrito y si es posible por registro, con sello y fecha para que quede constancia. El centro está obligado a proteger al menor y llegados a este punto y si hace caso omiso se le puede pedir una indemnización por responsabilidad civil, en aplicación del artículo 1903 del Código Civil.

En caso de negativa por parte del centro el siguiente paso es presentar una denuncia en Inspección Educativa y si la respuesta de Inspección es también negativa a continuación deberíamos presentar una denuncia penal para que el asunto llegue a la Fiscalía de Menores, que puede ordenar la protección del menor por sí misma.

Mientras tanto seguir las indicaciones de los profesionales sanitarios, en especial los expertos en salud mental, que podrán indicarte si es buena idea que el niño siga yendo al cole hasta que reciba protección eficaz.

El acoso escolar es problema de todos, pero además los centros escolares tienen responsabilidades legales que no pueden incumplir. Haz uso de tus derechos, no te quedes indefenso, tú eres el que mejor puede proteger a sus hijos.

Derechos de fotografía: Working Work, Design Demon/Diablo

Publica tus comentarios