Sacar músculos mejora la memoria de los niños

Cada vez hay más estudios que confirman la importancia de hacer ejercicio durante la infancia, no solo por motivos de salud estrictamente física, sino también por su importancia en el desarrollo neurológico y cognitivo de los niños. El ser humano no nació para pasar la mayor parte de su vida sentado delante de un ordenador o la tele o haciendo cuentas, sino para moverse grandes distancias, cazar bisontes y cargar peso y la actividad física es fundamental durante el crecimiento.

Hacer deporte durante toda la vida es bueno para todo, pero en especial, los niños tienen que trepar, correr, saltar, jugar y hacer cosas que impliquen movimiento.

Un nuevo estudio, aunque pequeñito, concluye que el desarrollo de la masa muscular puede favorecer al desarrollo de la memoria. Los resultados, que se obtuvieron examinando a 79 niños de edades comprendidas entre los 9 y los 11 años, refuerzan además que el ejercicio aeróbico favorece el desarrollo de las habilidades cognitivas y los resultados académicos, incluso en matemáticas. memoria

Los investigadores aún desconocen cómo el ejercicio enfocado en el desarrollo de masa muscular puede mejorar la memoria, pero de acuerdo con los estudios realizados en modelos animales, es probable que la actividad física – de cualquier tipo – fomente la formación de nuevas conexiones neuronales en los cerebros en desarrollo de los niños.

El estudio se publicó recientemente en la revista Medicine & Science in Sports & Exercise y se realizó haciendo que los niños siguieran un programa completo de fitness y entrenamiento y mediante diversos test de habilidades cognitivas.

Fomentar que nuestros hijos hagan deporte no tiene porqué pasar por apuntarlos a un gimnasio. Escuchando siempre sus preferencias los niños, cuando son libres, son capaces de estar ocho horas subiendo y bajando de un tobogán o pasarse el día en la piscina. El simple hecho de permitirles mucho juego al aire libre ya es beneficioso para su salud, tanto física como mental. Informar a los padres de que el ejercicio físico puede mejorar las habilidades intelectuales de sus hijos podría ser un buen incentivo para promover las actividades deportivas de los niños, aseguran los investigadores.

Además, tener en cuenta todos estos estudios, aunque se requiera aún más investigación para encontrar los mecanismos fisiológicos por los que la actividad física mejora el desarrollo del cerebro, podría servir también para mejorar el sistema educativo y diseñar buenos programas educativos que serían beneficiosos para toda la sociedad.

La conclusión de todo estos estudios es que al final los niños son niños, les gusta moverse, no es necesario apuntarlos a todas las extraescolares o ponerlos a hacer pesas: en la mayoría de los casos es suficiente con dejarles tiempo suficiente para ser niños. Y jugar. Cuanto más, mejor.

Derechos de fotografía: donnierayjones, try_williams

Publica tus comentarios