Resiliencia: consejos para criar hijos resilientes

Nuestro gran deseo como padres es criar hijos felices, ¿verdad? Seguramente estás asintiendo mientras lees este texto. Ahora bien, ¿sabías que la resiliencia puede ayudarles en su camino a la felicidad?

Hoy en Educo hablamos sobre la resiliencia y cómo criar hijos resilientes.

¿Qué es la resiliencia?

La mundialmente famosa Real Academia Española define la resiliencia como “la capacidad de adaptación de un ser vivo frente a un agente perturbador o un estado o situación adversos”. ¿A que suena bien? En psicología a esta definición se le suma la posibilidad de aprender de lo vivido y salir fortalecido de cada situación, por más difícil que esta sea.

Pasando a limpio la definición: ser resiliente significa tener la capacidad de salir adelante de cualquier circunstancia, sobreponiéndose a cada vivencia y utilizando lo vivenciado para alcanzar el máximo potencial personal. Una persona resiliente aprende de lo vivido, no se queda anclado a las malas experiencias sino que saca lo mejor de cada situación y aprende para crecer como ser humano.

Ahora bien… ¿por qué es importante ser resiliente?

La importancia de la resiliencia

Qué es la resiliencia

La resiliencia es una forma no sólo de pensar sino de vivir. Esta posición frente a la vida nos permite mantenernos positivos frente a cualquier situación e incluso vivir con humor lo que nuestro camino nos depare. ¿No te parece una enseñanza fundamental para legarle a nuestros peques?

Ser resiliente es importante porque nos permite conocer nuestras fortalezas y debilidades y ¡sacar partido de ambas! Si somos conscientes de quiénes somos y de qué nos cuesta un poquito más, ¡podremos afrontar cada situación de la mejor manera posible!

Pero eso no es todo… La verdadera importancia de la resiliencia radica en la transformación de lo vivido en algo nuevo, es decir en convertir cualquier cosa que nos pase en algo que nos ayude a crecer. Se trata de un cambio de mentalidad que nos permite aceptar que las dificultades de la vida son una oportunidad de crecimiento.

Consejos para criar hijos resilientes

Resiliencia: cómo criar hijos resilientes

Antes de ver juntos nuestras recomendaciones para criar hijos resilientes es importante remarcar un punto de vital importancia: una persona no es resiliente desde su nacimiento sino que uno aprende a serlo. Por supuesto, como en todo, hay personas más predispuestas naturalmente a la resiliencia pero ¡todo se puede aprender!

Si te interesa que tus hijos vivencien este estilo de vida y pensamiento, prueba:

  • Dar el ejemplo: la manera como tú afrontes los problemas de tu día a día será el espejo en el que se mirarán tus hijos. Como siempre te decimos, debes dar ejemplo en cada cosa que desees que tus hijos aprendan, ya sea a alimentarse equilibradamente, a hacer deporte regularmente o a ser resiliente.
  • Dejar que tengan sus propias vivencias: muchas veces como papis tendemos a sobreproteger a los peques. Este es un error común que casi todos cometemos porque no queremos que los niños sufran. Pero ¿es realmente bueno evitarles el conocimiento de las cosas duras que suceden en la vida? La realidad es que para criar hijos resilientes debemos permitir que descubran que no todo es color de rosa pero que lo importante es cómo cada uno de nosotros afronta cada situación. Sólo de esta manera tendrán las herramientas necesarias para afrontar los problemas cuando se les presenten a lo largo de su vida.
  • Incitar a los niños a hacer amigos: tener una red de apoyo es sumamente importante para lograr afrontar las vicisitudes de la vida.
  • Dejar que tus hijos tomen sus propias decisiones: permite a tus hijos que se equivoquen y afronten las consecuencias de sus errores. Mantente a su lado y acompáñales en el camino de la vida pero no decidas por ellos.
  • Enseñar a tus hijos a ayudar al prójimo: cuidar de un animal o ayudar a otra persona permite a tus peques comprender que pueden valerse por sí mismos y les ayuda a valorarse como seres humanos.
  • Ayudar a tus hijos a pensar: las soluciones dadas por otra persona no ayudan a los niños a pensar. No les digas qué hacer, sino ayúdales a analizar una situación y llegar a sus propias conclusiones.
  • Tener fe en tus hijos: aunque los veas pequeños, son más fuertes de lo que crees. Si tú estás a su lado, no se romperán frente a un error sino que saldrán de él fortalecidos como personas.
  • Ayudar a los peques a perseguir una meta: enseñar a los niños a perseguir un objetivo les ayudará a saborear el placer del esfuerzo y el trabajo y a valorar lo que poseen y lo que logran.
  • Evitar los “te lo dije”: no juzgues a tus hijos por sus errores, aún cuando los hubieses previsto. Sé empático con ellos y ayúdales a aprender de cada situación.
  • Enseñar a los niños que el cambio mueve el mundo: es importante que los peques aprendan desde temprana edad que los cambios son parte habitual y natural de la vida. Sentir los cambios como algo “normal” les ayudará a afrontarlos con entereza.
  • Evitar las comparaciones: comparar a un niño con su hermano o con un amigo no es bueno porque nos enfocamos en aquello en lo que el niño “no es el mejor”, en lugar de enfocarnos en sus fortalezas. Resalta siempre los potenciales de cada uno de tus hijos para ayudarles con su autoestima.
  • Amar a tus hijos más que a nada: por último, aunque no por eso menos importante, demuéstrales a tus hijos que les amas a pesar de sus errores. Saber que estás a su lado para apoyarles les ayudará a salir adelante y a aprender de cada vivencia.

Como ves, enseñar a tus hijos a ser resilientes es un trabajo continuo y cotidiano que debes empezar desde que ellos son pequeños. La resiliencia les ayudará a disfrutar de la vida y a crecer como seres humanos. No lo dudes y pon en práctica nuestros consejos.

Imagenes: Freepik, Freepik, Freepik

Publica tus comentarios