Razones por las que debería preocuparte la privacidad online

No es por ser alarmistas pero si como padre hablaras con un experto en seguridad online, seguro que no dejarías que tu hijo volviera a tocar un ordenador. Por Internet pululuan depedradores sexuales, ladrones de identidad y recaudadores de datos. Ahora bien, más vale prevenir que curar y como Internet entreteje nuestras vidas se hace necesario estar preparados para lo que pueda suceder. A continuación exponemos una serie de situaciones que pueden traer consecuencias negativas pero no significa que vayan a ocurrir. Simplemente es para que las tengas en cuenta y no pases por alto la importancia de proteger la privacidad online de los niños.

1. Juguetes que espían a tus hijos.

En 2016 el portal estadounidense Consumerist denunció que la muñeca My Friend Cayla y el robot i-QUE (ambos adquiribles en España) escuchaban todo lo que sucedía en el entorno de los niños y almacenaban esta información para después utilizarla comercialmente. En nuestro país se hizo eco del asunto el diario El País en el artículo “Los juguetes que graban a los niños”. En dicho post se revelaba los siguiente “al activar estos juguetes por primera vez, el adulto se ve obligado a aceptar las cláusulas de privacidad en la que se informa de la posible explotación de lo registrado no sólo para mejorar su funcionamiento, sino también para marketing y publicidad”. Dicho lo cual, estos juguetes recogen una gran cantidad de información sobre nuestros hijos, pero no está claro cuándo lo hacen y cómo la utilizan.

¿Qué puedes hacer como padre? Asegúrate de comprar juguetes que tengan una buena (pero también completa) política de privacidad. Introduce solo tu información básica, no otros datos opcionales que piden, y apaga el juguete cuando no lo estéis utilizando.

2. Redes sociales que revelan la ubicación.

Al usar redes sociales como Facebook, Instagram, Snapchat… Tus hijos pueden estar diciendo donde están en cada momento a todos sus contactos, muchos de los cuales no conocen personalmente. Imagina que el niño se hace selfie con la ubicación marcada y dice: Aburrido, quiero salir a buscar algo divertido que hacer. ¿No podría ser el blanco de un depredador sexual?

¿Qué puedes hacer como padre? Desactiva “compartir ubicación” en todos los dispositivos de tus hijos, tanto en la configuración del teléfono como en las aplicaciones que utilizan, así sus actualizaciones de estado y fotos nunca llevarán la ubicación. Enséñales a los niños las consecuencias de no decir “no” a compartir la ubicación. Asegúrate además de que nunca digan a desconocidos vuestra dirección, el nombre de su colegio, dónde pasan el rato o dónde van a estar. Enseñe a los niños a decir “no” cuando se les pida que compartan sus ubicaciones.

Razones por las que debería preocuparte la privacidad online.interior

3. Mala reputación online por fotos o vídeos.

Tu hijo podría perder grandes oportunidades por publicar imágenes o vídeos inapropiados en la red. Cada día el niño está formando su reputación online en función de lo que comparte y dice en internet y las redes sociales. Él/ella está proyectando una imagen al mundo que todos podemos ver tal y como te contamos en “Consejos de seguridad en internet para adolescentes 2017”.

¿Qué puedes hacer como padre? Dile a tu hijo que no comparta fotos de actividades cuestionables en Internet. Si ese tipo de fotos terminan online, coméntale al niño que le pida a sus amigos que las borren o que no le etiqueten para las imágenes no puedan vincularse a él/ella. Y recuerda sé tú también responsable online. No compartas fotos de tu hijo, y en el caso de hacerlo, sólo mándaselas a una audiencia limitada como podría ser, la familia. Echa un ojo al post de Guía Infantil “El peligro de publicar fotos de nuestros hijos en redes sociales” para convencerte aún más.

4. Humillaciones por contenido en internet.

Compartir cosas divertidas de tu vida con amigos está muy bien. Pero exponerse nunca es una buena idea. Cuando los niños publican contenido inapropiado, ya sea una sesión de fotos sexy, una sesión de fotos explícita con un amigo, un comentario excesivamente comprometedor o comentarios crueles sobre otros, los resultados pueden ser humillantes si esos mensajes se hacen públicos o se comparten ampliamente.

¿Qué puedes hacer como padre? Habla con tus hijos sobre cómo mantener las cosas privadas en privado, que tengan en cuenta lo mucho que puede “viajar” la información por Internet y que ésta se queda ahí ya para toda la vida. También ten una conversación con ellos sobre cómo deberían hablar con sus amigos sobre el respeto mutuo y la privacidad personal. En este sentido, te recomendamos que leas nuestro artículo “Cómo hacer que sean buenas personas en la era digital”.

¿Eres consciente de los peligros de la no privacidad online de tus hijos?

Derechos de imagen: Pixabay,  FreepikMaltz Evans

    • Educo Responder

      ¡Hola, Bea! Es cierto que esta etapa de la vida de los niños puede dar mucho miedo, por eso debemos estar preparados y saber cómo podemos afrontarlo lo mejor posible. De esta manera, los cambios bruscos nos pillarán menos desprevenidos. ¡Gracias por tu comentario! Un saludo 🙂

Publica tus comentarios