Qué aprende mi hijo con el juego Minecraft

Seguro que llevas tiempo oyendo hablar del Minecraft, pero cuando te sientas a jugar con tus hijos no ves más que bloques de colores. ¿Qué esconde este videojuego de construcción para haber vendido más de 20 millones de copias desde 2009? ¿Por qué causa furor entre los pequeños (y no tan pequeños)? Antes de que lo taches de pérdida de tiempo, conviene que veas qué aprende tu hijo cuando juega con Minecraft. ¡Te vas a sorprender!

Antes de empezar a hablar de los múltiples beneficios de este videojuego hay que responder a la pregunta ¿qué es exactamente Minecraft? Parece una aventura de 8 bits típica de los recreativos de los años 80 pero ¡oh sorpresa!, cuando uno se pone a jugar, se da cuenta de que no es lineal, ¡no hay un objetivo claro! Ésta, en parte, es la gracia de Minecraft, que al ser un videojuego de tipo “mundo abierto” (o sandbox como quizás lo llamen tus hijos) ofrece enormes posibilidades y una gran libertad al jugador.

Es otras palabras, a diferencia de los juegos clásicos en los que vas pasando de nivel y completando objetivos, los sandbox como Minecraft permiten que tus hijos hagan lo que quieran dentro del juego: explorar a lo largo y ancho, construir un castillo gigante, jugar al escondite online con sus amigos, etc. Así, los niños construyen el juego a su medida y gusto. ¡Crean su propio y único mundo! Casi, casi como cuando tú jugabas a las construcciones de LEGO cuando eras pequeño.

Dicho lo cual, aunque Minecraft tiene cinco modos de juego (supervivencia, creativo, extremo, espectador y aventura) todos ellos tienen en común la recolección de recursos, diseño de objetos, construcción y combate. Así por ejemplo, para sobrevivir, los niños tienen no sólo que construir edificios sino objetos -como un pico o una estufa para cocinar – lo que significa que deben explorar y recoger materias primas. Asimismo, al caer la noche, deben defender sus bienes de arañas, zombis y esqueletos que querrán arrebatárselos.

que-aprende-mi-hijo-con-el-juego-minecraft-2

7 cosas que aprenden los niños jugando con Minecraft

Ahora que ya sabes de qué va esto del Minecraft, puedes dejar alucinados a tus hijos con tus conocimientos del juego asomándote a la Minecraft Wiki, la enciclopedia online de Minecraft o viendo unos cuántos vídeos del “youtuber” CaptainSparklez. Pero antes no olvides leer los beneficios que aporta el juego.

  1. Aprenden sobre lengua, historia e incluso economía

Minecraft se usa en muchos colegios para explicar la evolución del lenguaje, la construcción de las pirámides de Egipto, el funcionamiento del motor de un coche… De hecho, en la comunidad online hay un módulo educativo donde profesores explican conceptos de distintas asignaturas (ciencia, economía, etc.). Además jugar a Minecraft también les enseña lógica, resolución de problemas, fijación de objetivos, etc. Por no hablar de que los niños asumen riesgos y aprenden de sus errores en un contexto divertido.

  1. Les hace pensar

Al ser un juego inmersivo (o no pasivo), los retos son constantes y requieren que el cerebro trabaje duro en cada momento. Hallar soluciones a los problemas que plantea conduce al niño a poner a funcionar procesos complejos de pensamiento como la memoria, la atención, la planificación o la organización.

  1. No es violento

No tiene sexo, drogas, palabrotas, armas de fuego o sangre. La violencia es mínima, no explícita y solo se utiliza en los combates contra monstruos en el modo supervivencia, así que se puede evitar si se quiere. Incluso la comunidad online, el aspecto más inseguro del juego, puede no usarse, ya que se puede jugar en modo único jugador o LAN (vía WiFi con amigos).

  1. Desarrolla la creatividad

El juego anima a los niños a ser creativos y curiosos, a medida que exploran, construyen y descubren cómo crear y controlar el mundo a su antojo. Es como una caja de herramientas ilimitada para dejar volar la imaginación.

  1. Mejora su atención

En Minecraft los niños tienen que ser capaces de realizar varias tareas a la vez al tiempo que suceden numerosas cosas a su alrededor, lo que les obliga a concentrarse y prestar atención a lo que están haciendo para poder sobrevivir.

     6. Genera interés por la informática

Los archivos del juego se pueden modificar. Por esta razón (y por primera vez) muchos niños están empezando a interesarse por cómo funciona un software, cómo está codificado – y quieren aprender a editar estos archivos para personalizar aún más la estética y la acción del juego. Están descubriendo principios básicos de programación, investigando en internet, realizando vídeos y usando editores gráficos – las herramientas básicas de su futuro más próximo.

    7. Fomenta el trabajo en equipo

Aunque no es obligatorio unir fuerzas con los demás, los jugadores aprenden rápido que es más probable sobrevivir cuando se trabaja en equipo – los refugios se construyen más rápido, las materias primas se encuentran antes y es más factible luchar entre muchos contra los monstruos. Ser egoísta o agresivo con otros supone un coste muy grande.

¿Sabías todo lo que aprende tu hijo con el juego Minecraft?

Derechos de Imágenes: Minecraft.net, o0N0o

Publica tus comentarios