La forma más triste de morir, dando vida

Es una trágica ironía de la vida lo que sufren muchas mujeres de Guatemala: la pérdida de su vida al intentar dársela a sus hijos. Por desgracia, este país es uno de los que peores datos de muerte materna registra de toda América Latina. Para tratar de revertir esta lacra social, en Educo colaboramos en la construcción de una Casa Materna en el Departamento del Quiché, para proporcionar estancia y atención médica adecuada a mujeres y recién nacidos con alto riesgo.

Construyendo la Casa Maternal Quiché

Dentro de Guatemala, Quiché es una de las zonas donde se registran mayor tasa de mortalidad entre las mujeres por causas relacionadas con el embarazo o por complicaciones durante el parto. Como parte del trabajo conjunto que desarrollamos con el Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social, organizaciones de la sociedad civil y autoridades locales, hemos iniciado el proceso de construcción de una Casa Materna, que se ubicará dentro de las instalaciones del Hospital Regional Santa Elena, en Santa Cruz del Quiché. El objetivo es el de proporcionar un lugar especialmente pensado para evitar las complicaciones en los traslados desde comunidades lejanas y garantizar la calidad de la estancia hospitalaria. Este futuro equipamiento tendrá instalaciones adecuadas para que mujeres provenientes del área rural puedan contar con ambientes cómodos y disfruten de un seguimiento médico.

Casa Materna Quiche - Guatemala

Hasta hoy, el 90% de los casos de muerte materna han sido por razones prevenibles, dejando en evidencia la necesidad de este tipo de centros. Ahora la lucha contra las condiciones que provocan la muerte de estas mujeres se iguala, gracias al esfuerzo por reforzar la atención sanitaria de la comunidad.

El gobierno de Guatemala ha firmado diversos convenios, en los que se compromete a tomar medidas concretas para paliar la situación de las mujeres embarazadas de las zonas rurales, las más desprotegidas. De este modo se pondrán en valor sus derechos básicos, reflejándose directamente en la calidad de vida del futuro de su sociedad, los niños y niñas guatemaltecos.

Con la Casa Materna, conseguiremos que la subdirectora del Hospital Regional Santa Elena no vuelva a repetir las tristes palabras que compartió con nosotros al inicio del proyecto:

La forma más triste de morir es dando vida.

Derechos de imagen: Luís Botella/Educo.

Publica tus comentarios