Premiamos el compromiso con la sociedad

¿Qué mejor que aprender haciendo algo positivo por los demás? Roser Batlle, presidenta de la Red Española de Aprendizaje y Servicio (ApS) lo tiene claro: “La finalidad de la educación debería ser formar personas competentes, capaces de transformar el mundo”.

Hoy, Educo, junto a la Red Española de ApS y la editorial edebé, lanzamos una nueva edición de los Premios Aprendizaje-Servicio, que llegan a su cuarta edición con el objetivo de reconocer los proyectos de centros educativos y entidades sociales que consiguen unir la transmisión de conocimientos y valores con el compromiso de hacerlo a través de un servicio a los demás, a la comunidad.

Vivero-4

Desde ahora hasta el 30 de septiembre, los centros de Educación Infantil y Primaria, ESO-Bachillerato y Formación Profesional, así como las entidades sociales que están desarrollando prácticas de aprendizaje-servicio podrán presentar sus proyectos y optar a los distintos premios. Estos galardones incentivan proyectos tan diversos como los hábitos saludables y el medio ambiente o la inclusión de personas con discapacidad intelectual y la equidad de género. En este sentido, los principales objetivos de los premios son:

  • Reconocer la labor de los centros educativos y entidades sociales que integran el aprendizaje de los estudiantes con acciones solidarias destinadas a mejorar la calidad de vida de la comunidad.
  • Reconocer las prácticas de Aprendizaje-Servicio como herramienta de éxito educativo y compromiso social.
  • Fortalecer y difundir una cultura participativa, solidaria y de compromiso cívico, estimulando la divulgación e implementación del Aprendizaje-Servicio.

“Los chicos y chicas descubren una necesidad o problema que hay en su entorno y se movilizan para resolverlo al mismo tiempo que aprenden muchas cosas muy útiles para su formación personal”, cuenta Roser Batlle, y pone un ejemplo práctico: “Las niñas y niños de una escuela descubren que, en un bosque cercano a su población, la oruga procesionaria está acabando con los pinos. En clase averiguan por qué ocurre y descubren que, al no anidar en este bosque los pájaros que se comen a las orugas, la población de procesionaria aumenta y por tanto está poniendo en riesgo el ecosistema. Entonces se proponen hacer cajas-nido, colgarlas en los árboles y hacer que vuelvan a anidar los pájaros. Hacen un servicio al bosque y aprenden en ese proceso un montón de conceptos, habilidades y actitudes. ¿A que es fácil?”.

Podéis consultar las bases de la convocatoria de los Premios Aprendizaje -Servicio 2018 aquí: www.aprendizajeservicio.com

 

Publica tus comentarios