“Nos enseñan a ser mejores padres y madres”

Además de la enseñanza que reciben en la escuela, los niños necesitan el apoyo de sus familias para que la educación les permita desarrollarse plenamente y crecer en un ambiente sano. La implicación de los adultos en el proceso educativo de sus hijos es el objetivo de nuestro “programa de escuela para padres y madre” que llevamos a cabo en Ecuador.

“El programa de escuela para padres y madres me está cambiando la vida”. Así de rotunda se manifiesta Yelania Figueroa, de 33 años, madre de dos niños y una niña: Klever, de 12 años; Yelania, de 11; y Alejandro, de 5. Vive en una de las zonas más degradadas y peligrosas del Guasmo Sur, en Guayaquil. Cuando se instaló, el barrio carecía de servicios básicos, pero la tenacidad y la organización de los propios vecinos logró dotarlo de agua, luz, alcantarillado y calles asfaltadas. Lo que se mantiene, asegura, “es mucha delincuencia y consumo de drogas”. Trabaja de costurera en su casa y su marido es maestro albañil. Sus hijos estudian cerca de casa, en la Escuela Manuela de Santa Cruz y Espejo.

Yelania se ha implicado activamente en la educación de sus hijos. Forma parte del comité de padres y madres del centro, “una experiencia muy importante y de mucha responsabilidad –asegura–, ya que tenemos que velar por la educación de nuestros hijos e hijas”. También es una de las quince personas que participan en el Programa de Escuela para padres y madres de familia, una iniciativa que la escuela organiza en colaboración con Educo y el Distrito de Educación.

El participar de estos talleres nos motiva y enseña a ser mejores padres y madres; mi vida está cambiando y también la de mi familia porque nos enseñan la importancia que tenemos los padres en el desarrollo de nuestros hijos y que ellos necesitan que los cuidemos, apoyemos y les demos un ambiente sano sin violencia”, reflexiona. “El programa también me ayuda a ser mejor persona, a comunicarme bien con los demás, a expresar mis ideas y a abrirme a temas un poco complicados como la sexualidad y las drogas. Me gustaría que todas las madres y los padres tengan mayor participación en la educación de sus hijos y que siempre estén presentes de forma positiva con ellos”.

Publica tus comentarios