No mires al pasado, mira lo que soy hoy, ahora

India es el país con mayor número de esclavos modernos según el Global Slavery Index. Más de 18 millones de personas son víctimas de trata a edades muy tempranas, la mitad del total de trata de personas en todo el mundo. India es fuente, destino y tránsito de mujeres, niñas y niños víctimas de comercio sexual. Bombay alberga uno de los focos de prostitución más antiguos y concurridos de Asia en los llamados barrios rojos de la ciudad.

En este sentido, cabe prestar especial atención a los hijos e hijas de las mujeres víctimas del tráfico sexual, uno de los colectivos más estigmatizados que se encuentran en gran riesgo de negligencia, abuso, violencia y explotación.

Niños y niñas ignorados por el Estado cuyos derechos sus violados a diario. Se les niega tener una identidad legal, así que permanecen invisibles para el resto de la sociedad. No pueden acceder a servicios básicos como la educación, la sanidad o servicios sociales. Simplemente por ser hijos de estas mujeres víctimas de la trata, están condenados a vivir una vida de pobreza, desamparo, desprotección y sin ningún tipo de libertad.

“Mi madre ha vivido en la calle desde que era pequeña.”

Suelen deambular por las calles de los barrios rojos, donde son obligados a continuar con el legado de sus madres: una vida llena de abuso y esclavitud. Se les conoce como la segunda generación de tráfico sexual, ya que, a muy temprana edad, tanto niños como niñas son llevados a prostíbulos donde se ven involucrados en el tráfico de drogas y están expuestos a la violencia, la pobreza y la explotación. Esta situación repercute negativamente en su bienestar físico y psicólogo, condenándoles a una vida llena de sufrimiento.

prerana02

Desde Educo trabajamos por la integridad, la seguridad, el bienestar y la inclusión de estos niños. Luchamos por recuperar sus derechos junto a la ONG local Prerana, que lleva más de 30 años trabajando contra la trata de personas en tres de los barrios rojos más grandes de Bombay: Kamathioura, Falkland Road y Vashi Turbhe.

“En el hogar encontré un sitio seguro donde dormir, comida, ropa… Ahora tengo un buen trabajo, es la época más feliz de mi vida.”

“No habría tenido acceso a una educación. Ni siquiera sabría los nombres de todos los cursos que he estudiado.”

Aquí, les ofrecemos un lugar donde sentirse protegidos de la situación en la que viven, una casa de acogida a la que pueden acudir cuando no están con sus madres y donde reciben una buena alimentación y apoyo psicológico, tienen acceso a servicios de higiene y pueden participar en actividades lúdicas. También acompañamos directamente a estos niños y niñas en su inclusión en la sociedad. Les damos una identidad legal y, a partir de ahí, pueden acceder a la escuela, al médico o a cualquier servicio que necesiten. Por último, también trabajamos con sus madres para que conozcan sus derechos y puedan ofrecerles un futuro mejor.

prerana03

“Quiero sacar a mi mamá de aquella zona, llevarla a un lugar seguro y ayudarla a conseguir un buen trabajo.”

De esta manera garantizamos que ninguno de estos niños y niñas sigan estando en situación de negligencia, violencia, abuso y marginalidad. Les ofrecemos otra alternativa de futuro a través de un ambiente seguro, una educación de calidad y su bienestar psicológico.

“No te refieras a nosotras como niñas del barrio rojo. Habla de nuestra identidad, de lo que somos hoy y seremos en el futuro. Di ella es una trabajadora social, o una ingeniera, solo eso.”

Ahora tú puedes también contribuir con este y otros muchos proyectos realizando una donación en nuestra web o llamando al 900 535 238.

Publica tus comentarios