Nacidos en la red: cómo educar para un mundo imprevisible

Hay una generación de padres que ha vivido más cambios en su vida que el resto de la humanidad anterior, pero esto no es nada comparado con lo que viene. ¿Cuáles son las habilidades que serán mas necesarias para nuestros hijos en un mundo que no podemos imaginar?

Diferentes estudios aseguran que la mitad de los trabajos que existen en la actualidad serán realizados por máquinas en menos de 20 años. Para equipar mejor a nuestros hijos en un mundo bastante imprevisible vamos a tener que empezar a darle mucha mas importancia a aspectos como capacidad de trabajo en equipo, habilidades de comunicación, manejo de la incertidumbre, capacidad de exploración, y creatividad.

La buena noticia es que, como padres es mucho lo que podemos hacer. Se trata de reforzar o completar estas habilidades que van a ser tan necesarias en la capacidad de nuestros hijos para integrarse y desenvolverse en un futuro en el que lo único que está garantizado es el cambio constante.

4 habilidades esenciales para fomentar con tus hijos

 

Trabajo en equipo: tengamos en cuenta que no sólo transmitimos lo que queremos, sino sobre todo lo que somos. La familia es el primer entorno colaborativo. Asegúrate de que les dejas participar en el equipo más importante de su vida. Se trata de aplicarlo en situaciones cotidianas como compartir las tareas del hogar con nuestros hijos adjudicando responsabilidades y dejando espacio a la creatividad o enfocar el juego como un entretenimiento en el que la familia colabora para conseguir algo juntos. Si quieres saber de qué tareas se pueden ocupar los niños y a qué edad, no dejes de leer este artículo publicado aquí en Cuaderno de Valores.

Saber comunicar: Sentirse escuchado y aprender a escuchar son las dos actitudes que lubrican la vida diaria en familia y representan la base para resolver todo tipo de situaciones. Recuerda que la comunicación funciona en ambos sentidos y que hay que empezar por transmitir los mensajes de forma clara y positiva. Asegúrate de que te explicas con claridad y crea un clima de comprensión en el que las dudas y preguntas son bienvenidas. De igual forma deberás tener paciencia y dedicar tiempo a escuchar y motivar a tu hijo para que se sienta respetado, recuerda que si no le ayudas a explicarse es muy posible que se sienta frustrado y deje de intentarlo.

https-::pixabay.com:es:chica-curiosidad-palanca-2728398:

Capacidad de adaptación a nuevas circunstancias, confianza y resistencia a la frustración: en el mundo actual muchos niños tienen un problema con la tolerancia a la frustración. El exceso de protección y la falta de recursos propios para lidiar con nuevas situaciones son en la mayoría de los casos los causantes de esta debilidad. Aprovecha pequeñas frustraciones o cambios inesperados como un día de lluvia en vacaciones para comprobar juntos que todo es una cuestión de saber adaptarse y sacar lo mejor de las circunstancias. Para saber qué actividades divertidas puedes hacer con tus hijos en un día lluvioso, aquí te lo contamos. 

Fomentar la exploración y el descubrimiento. La curiosidad es la base del aprendizaje. La mejor regla es seguir su iniciativa. Los niños son curiosos por naturaleza, pero este tesoro puede perderse si no lo cuidas de forma adecuada. Si por ejemplo, se fija en un insecto en el campo aprovecha para buscar juntos mas información que genere nuevas preguntas. Llévale a un insectario o crea un juego de observación de nuevos insectos. En general se trata de alimentar su curiosidad innata haciéndole disfrutar del descubrimiento, de nuevas respuestas y preguntas.

A la hora de fomentar estas habilidades, acuérdate de que el niño empieza a aprender en casa y los padres son sus primeros maestros y los más importantes. Es nuestro deber cultivar en ellos las habilidades necesarias para desenvolverse profesional y personalmente en la vida adulta. Conviene empezar cuanto antes, porque este mundo cambiante no va a esperar a nadie.

Derechos de Imágenes: Public Domain Pictures, Ukrtor

Publica tus comentarios