Mitos y verdades sobre cómo perjudica la tecnología a los niños

Ser padres conlleva una gran responsabilidad. Desde que nuestros hijos son pequeños nos preocupamos por su bienestar pero también queremos que se conviertan en grandes seres humanos. En el blog de Educo ya dimos algunos consejos sobre cómo hacer que sean buenas personas en la era digital, pero ¿qué ocurre con los mensajes que nos llegan en torno a cómo les afecta la televisión, los videojuegos, etc? Tomando a Common Sense Media como inspiración, en este post queremos mostrar algunos mitos y verdades sobre cómo perjudica la tecnología a los niños. ¡Sigue leyendo!

Mito 1:La televisión daña el cerebro de los niños“.

No hay ninguna investigación científica que afirme con rotundidad que la televisión (u otro tipo de pantalla como la tablet o smartphone) causan daños en el cerebro del niño. Ahora bien, lo que sí se ha demostrado es que tener la tele puesta no es bueno porque reduce el tiempo del juego y la calidad del mismo. En esta misma línea, ver la tele produce una menor interacción entre padres e hijos, lo cual puede tener un impacto negativo en el desarrollo del lenguaje. Por otro lado, NO (no es recomendable) que tus hijos tengan una tele en su habitación, esto también es aplicable a tablets, smartphones, etc.Lo ideal es que una hora/hora y media/dos horas antes de iniciar el sueño los niños no estén frente a una pantalla, así lo explica el Dr. Gonzalo Pin Arboledas, pediatra y coordinador de la Unidad de Sueño del Hospital Quirón en el vídeo de Ser Padres. Además, en Guía Infantil también se hacen eco de un artículo publicado en la revista médica Pediatrics, en el que se descubre que los niños que ven menos de dos horas de televisión al día en la infancia no aumentan su riesgo de sufrir trastornos de atención en la adolescencia.

Consejo: Apaga la televisión o la tablet a menos que la estéis viendo o interactuando de forma activa con ella. Evita aparatos en zonas de descanso. Pon música – sin letra – si quieres tener un poco de ruido de fondo. Y sobre todo, reserva un poco de tiempo cada día para jugar activamente con tus hijos.

Mito 2: Ver televisión o jugar a videojuegos provoca obesidad infantil”.

Algunos estudios sugieren que hay una conexión entre ver la televisión/jugar a videojuegos y el aumento del índice de masa corporal. Bien es cierto que una de las causas de la obesidad infantil es el sedentarismo pero también lo es el cambio dietético mundial hacia un aumento de la ingesta de alimentos hipercalóricos con abundantes grasas y azúcares, tal y como señala la OMS en su web. Así pues también deberíamos plantearnos el poco bien que le hace a nuestros hijos estar expuestos a una publicidad repleta de este tipo de productos (empezando por los refrescos).

Consejo: Sabemos que en la sociedad de hoy es prácticamente imposible evitar que un niño vea anuncios, así pues lo mejor es que enseñes a tu hijo a reconocer los trucos de la publicidad y las técnicas de marketing. Así, cuando vean anuncios, podrán analizarlos críticamente. Asegúrate además de que hacen ejercicio todos los días, bien en el colegio, bien en una extra escolar o bien en casa. Si hace mal tiempo fuera, inventa juegos para que estén activos en casa (carrera de obstáculos, por ejemplo) y ten siempre a mano algún videojuego que implique movimiento como Just Dance 2017.

Mitos y verdades sobre cómo perjudica la tecnología a los niños-interior

Mito 3: La radiación de los smartphones causa cáncer“.

En torno a este tema se han realizado muchos estudios y los resultados no son concluyentes. La comunidad científica sigue investigando. Las alarmas saltaron a raíz de una publicación realizada por el Programa Nacional de Toxicología de los Estados Unidos (NIH), pero los pediatras piden prudencia al respecto. Lee el artículo “La radiación de los teléfonos celulares y la salud de los niños” de Healthychildren para saber más. Por otro lado,
la Organización Mundial de la Salud clasifica la radiación emitida por la telefonía móvil como “probable carcinógeno”, pero la incluyen dentro del grupo 2B de baja probabilidad cancerígena, junto con el café o los encurtidos, por ejemplo.

Consejo: Los niños no hablan mucho por teléfono – tienen más tendencia usar aplicaciones de texto o vídeo – por lo que incluso si se llega a determinar que la radiación de los smartphones provoca cáncer, sería un sector de bajo riesgo. Ahora bien, sé prudente, mejor que tus hijos no duerman con el teléfono bajo la almohada (¡que no es una buena idea de todas formas!).

Mito 4: Los niños usan internet y el smartphone demasiado, ¡son adictos!“.

Hace unos meses, en el programa Conectados de Salvados, el presentador Jordi Évole asistía a terapia con chavales adictos al teléfono móvil. Bajo el programa Desconect@, el director Marc Masip Montaner, explicaba ante las cámaras que el enganche a las nuevas tecnologías Todavía no está catalogado como adicción… No es una enfermedad médica es una enfermedad social. Dicho lo cual, sí hay niños que pueden llegar a ser adictos, pero hay que preocuparse seriamente si se observan síntomas de adicción real. Si te estás preguntando si tus hijos son adictos a la tecnología, no dejes de leer nuestro post sobre el tema.

Consejo: Tu hijo debe tener un equilibrio en su día a día. Esto significa que puede pasar tiempo delante de la pantalla pero también debe hacer actividades que incluyan pasar tiempo con la familia y los amigos, leer, hacer ejercicio, hacer deberes y tareas de casa, jugar al aire libre y hacer cosas que impliquen creatividad. Si tus niños muestran poca concentración o desmotivación en el colegio, con amigos o tienen un comportamiento raro en casa, habla con él para equilibrar su tiempo y quitar algunas actividades diarias y semanales.

Mito 5: Los videojuegos violentos hacen que los niños sean violentos“.

Algunos expertos como Anderson opinan que la exposición prolongada a videojuegos violentos puede ser un factor de riesgo para generar comportamientos violentos, otros como C. J. Ferguson han determinado que a pesar de que la cantidad de videojuegos de contenido violento ha ido en aumento en los últimos años, el nivel de violencia entre los jóvenes ha ido reduciéndose considerablemente. La correlación entre videojuego y violencia no está firmemente determinada. Lo que sí parece comprobado es que la conducta agresiva en niños está causada por factores ambientales, entornos en los que interioriza la violencia como algo normal porque así la tratan los adultos que lo rodean. Así lo explicamos en el post ¿Debo dejar a mis hijos jugar con Overwatch? en el que reflexionamos sobre si jugar con una pistola de agua es igual que manipular un arma en un videojuego, entre otras cosas.

Consejo: En cuanto a los videojuegos, ¿a cuáles juega tu hijo? Evita que juegue a títulos inapropiados para su edad, especialmente los que incluyen contenidos violentos y sexuales (¡mira siempre el Pegui!). Antes de que empiece a jugar, echa una partida tú para familiarizarte con el juego. A parte, establece un límite de tiempo para jugar y en el caso de que no estés seguro de si el videojuego es adecuado, propón a tu hijo jugar juntos para comentar y hacer de guía cuando aparezcan escenas, comportamientos o acciones dudosas.

¿Qué otros mitos has escuchado en cuanto a cómo perjudica la tecnología a los niños?

Derechos de imagen: bane bane, Balazs Koren

Publica tus comentarios