¿Mis hijos son adictos a la tecnología?

“Mis hijos se pasan el día mandando mensajes por WhatsApp, posteando en Instagram, jugando a Candy Crush o luchando contra demonios en el World of Warcraft”. ¿Te suena familiar? Hoy día las tablets, smartphones y videojuegos han sustituido a la TV como principal entretenimiento para los niños. El problema surge cuando la tecnología se convierte en LO ÚNICO estimulante de su vida. De hecho, los psicólogos infantiles informan de que cada vez hay más casos de adicción a la tecnología entre adolescentes, niños, e incluso preescolares. ¿Será el caso de tus hijos? ¿Cuáles son los síntomas para detectarla?

Ante todo, cabe preguntarse cuál es la causa física de la adicción a la tecnología. Según Enrique Madrid, psicólogo de la Unidad de Prevención de Conductas Adictivas (UPCCA) del Ayuntamiento de Mislata (Valencia), el móvil es la “droga” perfecta: está siempre “a mano”, genera un estímulo rápido (“en cuanto escribes te contestan tus amigos”) y permite una interacción fácil.

A esto se suma la opinión del doctor Pedro Bermejo, presidente de la Asociación Española de Neuroeconomía, quién explica que por ejemplo, “el uso de redes sociales libera neurotransmisores asociados con el placer cerebral, como la dopamina”. Entonces, el cerebro se acostumbra a esa sensación de bienestar y “quiere más”.

Ahora bien, conviene destacar que aunque las tecnologías suponen un riesgo, no generan adicción por sí mismas. Se tiene que dar un caldo de cultivo. Tal y como señalan en la web PsicodiagnosisLos niños más propensos son aquellos con un ambiente familiar en el que hay falta de comunicación, con baja autoestima y que se refugian en las nuevas tecnologías para huir de un mundo adulto que les resulta hostil”.

¿Mis hijos son adictos a la tecnología?

5 síntomas de adicción a la tecnología

Dicho esto, como padre, ¿cuándo deberías empezar a preocuparte? Básicamente cuando la tecnología se convierta en tal obsesión que impida a tus hijos hacer actividades necesarias en su vida cotidiana. Asimismo deberías poner especial atención si el niño se pone agresivo al quitarle el dispositivo (véase smartphone, tablet, videoconsola) o si su rendimiento escolar empeora.

En una entrevista al Daily Mail, el doctor Richard Graham especializado en psiquiatría adolescente y el psicólogo clínico Jay Watts establecen 5 síntomas:

  • Falta de interés en otras actividades: Un signo de adicción puede ser que en su tiempo libre el niño no quiera hacer cosas en las que no esté involucrada la tecnología como ir al cine o jugar al aire libre.
  • Demasiada presencia del dispositivo: Nada más guardar la tablet, Smartphone o consola quiere volver a usarla y habla constantemente de cuando podrá conectarse de nuevo. Le cuesta, además, concentrarse en otra cosa que esté haciendo.
  • Uso excesivo del aparato: De un tiempo a esta parte se pasa horas conectado y se enfada mucho cuando le expresas preocupación, hasta el punto de desencadenar grandes discusiones.
  • Desarrollo de abstinencia: Está irascible e irritante con cualquier cosa y sólo se calma cuando se conecta. Un poco de ansiedad por no poder hablar con sus amigos a través de la tecnología es normal pero no si le pasa siempre.
  • Mentiras y comportamiento inapropiado: Esto incluye ocultarte el grado en el que usa los dispositivos, esconderlos o utilizarlos en la cama sin que lo sepas. El niño siempre intentará que creas que no usa mucho el Smartphone, la tablet o la consola.

En cualquier caso, para fomentar que tus hijos hagan un uso responsable de las nuevas tecnologías puedes establecer ciertos límites. ¿Por ejemplo? Usar el Smartphone, tablet o consola una hora al día más los fines de semana, nunca conectarse sin haber terminado los deberes, respetar los momentos familiares, evitando hacer uso de la tecnología durante la cena, dedicar el mismo tiempo a jugar al aire libre que a estar online…

Pero sobre todo, hazte partícipe de su mundo tecnológico, pídele que comparta contigo lo que hace mientras está conectado e interactúa con él mientras está online. Hazle saber que te interesa, que le prestas atención. Establece una buena base para la comunicación con tus hijos.

¿Crees que tus hijos son adictos a la tecnología? Cuéntanos tu caso…

Derechos de las imágenes: Rodrigo Della Fávera

Publica tus comentarios