Mi hijo quiere ser Youtuber

El otro día tu hijo te sorprendió diciendo que quiere ser Youtuber. No dijo actor, ni cantante, ni futbolista, si no estrella de Youtube. Probablemente te cogió por sorpresa y aún no entiendes a qué viene esta decisión, pero aunque te resulte extraño, no es el único niño que quiere desarrollar su carrera profesional en torno a este canal. YouTube es una de las principales redes sociales que consumen los adolescentes de nuestro país. Para ellos es, lo que para nosotros fue la televisión. Muchos de sus ejemplos a seguir están ahí. ¿Quiénes son? Y lo más importante, ¿deberías animar a tu hijo a seguir sus pasos?

El Rubius, Alexby, Mangel, Luzu, Patry Jordán, AuronPlay… Quizás hayas oído estos nombres en casa. Son seis de los Youtubers más influyentes de España y Latinoamérica. Chavales que acumulan millones de reproducciones en sus canales de vídeo y principal influencia de un sector de población que ronda entre los 12 y los 25 años. Las marcas comerciales y la industria audiovisual se los rifan para mostrar sus productos. A base de ser ellos mismos (tal y como dice El Rubius en esta entrevista a El País Semanal) han conseguido ganarse la vida en YouTube. Son quienes ejemplifican a las futuras generaciones que trabajar de esto es posible, y puede que se hayan convertido en el motivo por el que tu hijo quiere ser Youtuber.

Ahora bien, El Rubius y compañía no son los únicos. Este no es un fenómeno ni mucho menos español si no que se produce a nivel mundial. Por ejemplo, según Variety, las cinco primeras figuras más influyentes entre los adolescentes estadounidenses de 13 a 17 años son estrellas de YouTube, muy por encima de Jennifer Lawrence, actriz protagonista de la saga Los Juegos del Hambre o la cantante pop Katy Perry.

Tampoco es una tendencia meramente adolescente. Uno de los usuarios más grandes y con mayores ingresos de YouTube es el protagonista del canal EvanTube. Este niño comenzó haciendo vídeos abriendo, montando y dando su opinión sobre juguetes de moda y hoy tiene más de 3 millones de suscriptores. Sus “críticas” sobre juguetes de Lego tienen una media de 6 millones de reproducciones. La comparación con el canal de Toys R Us, por ejemplo, es asombrosa. La empresa juguetera sólo tiene unos 54.000 suscriptores y su vídeo más popular acumula un 20% menos de visitas.

Mi hijo quiere ser Youtuber

¿Debo animar a mi hijo a ser Youtuber?

Como en todo, ser Youtuber no es un camino de rosas. Al igual que ocurre con las profesiones artísticas, requiere constancia. Cerciórate de que no lo está eligiendo porque lo ve como una actividad que no supone esfuerzo y déjale claro el tiempo y el trabajo que le va a suponer.

Por otro lado, puede probar. Tener un canal en esta plataforma como hobby es positivo, ya que crear vídeos es una excelente forma de expresarse, aprender habilidades digitales de edición y montaje, compartir con los amigos y explorar su creatividad.

En cuanto a la seguridad, la edad del niño va a determinar qué hacer. Hacerse una cuenta en YouTube sólo está permitido para mayores de 13 años. Si tu hijo aún no ha cumplido esa edad, puede crear el canal a través de tu cuenta de Gmail. De este modo, tú serás el responsable de subir sus vídeos, gestionar los comentarios y controlar la privacidad. Ten en cuenta, por tanto, que no será sólo “su” canal sino “vuestro” canal, aunque puede ser una gran idea para pasar tiempo con tu hijo. El mejor ejemplo de esto es la familia que hay detrás de babyteeth4, cuyo padre cuenta cómo se hicieron estrellas de Youtube en el blog Geekdad.

Además, una vez que empecéis, conviene que tengáis presente lo siguiente:

  1. Haced un plan. Pregunta a tu hijo sobre qué quiere hacer el canal, a quién va dirigido, con qué frecuencia va a hacer vídeos, etc.
  2. Hablad sobre el contenido. Tener un canal de Youtube es una buena excusa para hablar sobre qué cosas hacer públicas, cuáles deben ser privadas y otros aspectos básicos de la ciudadanía digital.
  3. Lanzad el canal en beta. Al principio, limitad los vídeos a amigos y familiares, y pedid que os den una opinión constructiva para mejorar.
  4. Aprended de las críticas. La mayoría de los niños se sorprenden cuando descubren que lo que comparten no gusta a todo el mundo. Los comentarios que recibáis en YouTube pueden ser duros, pero puedes aprovecharlos para enseñarle a gestionar las críticas y salir fortalecido de ellas.

¿Tu hijo quiere ser Youtuber? ¿Le animarías a serlo?

Derechos de imágenes: YouTube EvantubeHD, YouTube babyteeth4

Publica tus comentarios