Mi hija ya no me necesita

Nos pasamos gran parte del día ocupándonos de nuestros hijos. Nos aseguramos de que tienen lo que necesitan y sino, intentamos buscar soluciones. Y todo, para que un buen día, nos digan: no quiero que me ayudes o prefiero hacerlo solo. Es normal que algunos padres sientan que algo se rompe al escuchar esto y eso les lleva a sentirse tristes o descolocados. Sin embargo, esos mismos padres se alegrarán al descubrir que hay etapas del desarrollo en las que son importantes un poco de desapego. Incluso se puede convertir en una de las maneras más eficaces de seguir construyendo unos lazos estrechos y una buena comunicación el resto de la vida. Recuerda que el trabajo de los padres consiste en criar niños independientes. Sigue leyendo para saber cómo manejar estas transiciones de la mejor manera.

Infórmate primero. Si tu pequeño te está pidiendo más libertad, pregunta, infórmate y compara notas con otros padres con niños de la misma edad. ¿Qué están haciendo ellos? ¿Lo que te está pidiendo tu hijo está en sincronía con lo que necesita a esta edad?

2574341159_7e4bee96ff_b

Poco a poco. No se trata de dejarles hacer lo que quieran, cuando quieran. Sobre todo si hablamos de niños más pequeños. Por eso, te recomendamos ir poco a poco. De esta manera podrás ver cómo se manejan con esta nueva independencia. A medida que ambos cojáis más confianza, podrás ir ampliando esa independencia.

Si no has tenido la oportunidad de leer nuestro articulo “¿A qué edad es buena para dejar a los niños solos en casa?”, ahora sería un buen momento. Descubrirás que en lugar de agobiarse, hay que ocuparse de ir preparando el terreno, para que cuando llegue el día, todo salga como la seda y sea una experiencia que ayude a tu hijo en su proceso de maduración y desarrollo personal.

Si más independencia significa más libertad con respecto a la tecnología, primero tienes que enterarte de lo básico de cómo funciona las búsquedas en internet, las redes sociales y los juegos online. Cuanto más sepas, más podrás compartir y evaluar si tus hijos están preparados para navegar solos por la red y si necesitan ser monitorizados. “Los niños e internet. ¿Existe una edad adecuada?” Accede a este enlace para descubrirlo.

Límites. Acuérdate de poner límites y elogiar su comportamiento cuando es responsable y cumple. Si sale en pandilla y le pides que te mande un mensaje cada dos horas o si le has pedido que espere a que llegues para crear cuentas en redes sociales, es importante que cumpla las normas. Solo así podrás ir dándole más libertades.

Buena comunicación. Cultivar una buena comunicación con los hijos es crucial. A tus hijos les dará seguridad saber que pueden contarte cosas o inclusive consultarte otras. Pero esto hay que ir fomentándolo desde pequeñitos. Si quieres saber qué 5 frases no debes decirle nunca a tu hijo, te animamos a leer este post.

En cualquier caso, intenta evitar las interrogaciones y aprende a cultivar su mente crítica. Una de las mejores maneras de hacerlo es dejar que prueben, investiguen y se equivoquen. No dejes de leer las 5 cosas peligrosas que deberías dejarles hacer.

Más libertad, más responsabilidad. Como te contamos en este artículo, ayudar con las tareas en casa hace que el niño se sienta responsable, una virtud que se adquiere con la experiencia. Le ayuda además a aprender nuevas cosas, a expresarse y a sentirse parte importante del equipo familiar.” No dudes en poner en práctica el reparto de tareas en casa. No solo se sentirán motivados sino que irán creando una relación más colaborativa contigo.

¿Qué te han parecido estos consejos?

Derechos de Imágenes:  Lauren HammondTourist on Earth

Publica tus comentarios