Memoji app convierte la cara de tu hijo en emoticono

Los selfies encantan a los adolescentes, eso no es un secreto. Esta tendencia ya la analizamos en el post “¿Por qué les gusta tanto hacerse selfies?” pero hoy queremos hablarte de aplicaciones que han surgido en torno a esta práctica del autorretrato y que seguramente tus niños están usando ahora mismo. Una de las últimas es Memoji app, que convierte la cara de tu hijo en emoticono. ¿Sorprendido? Vas a ver que la clave de esta idea es precisamente divertirse de lo lindo.

De Facetune a Memoji

Hace tiempo llegó a la App Store/iTunes y Google Play Facetune, una app de retoque fotográfico que permite mejorar de un modo sorprendente los peores selfies. No dudes de que es probable que tus hijos quieran utilizarla para quitarse uno que otro granito y verse magníficos en las fotos de sus redes sociales. Ahora bien, conscientes de que el interés por las apps es corto, Lightricks, la desarrolladora de Facetune (y su versión mejorada Facetune2), no se ha dormido en los laureles y ha lanzado otra aplicación con un tinte más divertido que va a enganchar (si no lo ha hecho ya) a los pre y adolescentes.

Su nombre es Memoji y convierte la cara de tu hijo en emoticono. Al hacer el selfie, la aplicación da la opción de ponerle al rostro las expresiones de los 11 emojis más populares (el que guiña un ojo, el del beso, el que llora, el que lleva gafas de sol, al que le sale humo por la nariz, incluso el del unicornio). Las imágenes pueden descargarse posteriormente como una foto, un vídeo o un GIF, para poder compartirlas en las redes sociales.

De momento, la aplicación solo está disponible para iPhone y iPad y se puede descargar gratis de la App Store/iTunes.

Memoji app convierte la cara de tu hijo en emoticono-interior

Cómo convertir la cara en emoticono con Memoji

Paso 1: Tu hijo puede empezar en Memoji de dos formas: haciéndose un selfie rápido dentro de la aplicación, o subiendo una instantánea suya o de otra persona que tenga en la galería de fotos del smartphone. En ambos casos, funciona de la misma manera.

Paso 2: Una vez cargada la foto puede probar distintos emojis desplazándose por la parte inferior de la app. Para que te hagas una idea, es como una especie de carrusel similar al de los filtros de Snapchat. La aplicación te va mostrando cómo se ve la cara con la expresión emoji a tiempo real.

Paso 3: Cuando tu hijo haya elegido el emoticono, sólo tiene que pulsar el botón morado con un avión de papel dentro que está en la esquina superior derecha para exportarlo. Desde ahí podrá convertir su Memoji en un GIF vídeo o foto. A continuación podrá guardarlo o compartirlo directamente en redes sociales como Twitter, Snapchat o Instagram.

¿Por qué tú y tus hijos usáis emoticonos?

Los emoticonos o ‘emojis’ están muy integrados en nuestro día a día, forman parte de cualquier conversación que tenemos a través de aplicaciones como por ejemplo Whatsapp. Estas caritas son tan populares que su uso no se ha quedado en el chat, se ha extendido a las redes sociales y en menor medida, a los emails. ¿Por qué nos gustan tanto?

En un artículo de la BBC de 2015 se preguntaban si los emoticonos se convertirían en un nuevo lenguaje. El lingüista Neil Cohn, experto en el tema, explicaba que no, porque cuando el emoji aparece junto al texto, no lo sustituye a nivel gramatical si no que lo complementa. Digamos que los emojis son como los gestos que hacemos cuando hablamos. Durante las últimas tres décadas, diversas investigaciones han demostrado que nuestras manos proporcionan información importante que a menudo trasciende y aclara el mensaje expresado verbalmente. El emoji cumple esta misma función en la comunicación verbal, por ejemplo, poner el emoticono del beso o el que está guiñando el ojo puede determinar un tono de flirteo o vacile en un chat.

Además, tal y como señalan en el blog de 20 minutos “Comunicación no verbal: Lo que no nos cuentan”: “Ciertamente los emoticonos transmiten emociones complejas y relevantes que las palabras por sí mismas no pueden (…) Los emoticonos estimulan una actividad cerebral muy similar a la que se activa cuando vemos realmente un rostro humano. El cerebro responde a una sonrisa humana de la misma manera que cuando lee un emoji”.

Así pues los emoticonos molan a nuestros hijos (y a nosotros mismos) porque además de ser una potente y graciosa herramienta para dar el tono a nuestras conversaciones virtuales, también sirven para expresar emociones y sentimientos. Tanto es así que, aprovechando el tirón de Whatsapp, Daniel Brill un publicista de Nueva York, llegó a asegurar que el uso de unos u otros emoticonos puede determinar la personalidad de la persona.

¿Qué te ha parecido la app Memoji? ¿Crees que gustará a tus hijos? ¿Sabes si la están usando ya?

Derechos de imágenes: Lightricks

Publica tus comentarios