Mamá, ¿qué es una mezquita?

Según datos recientes del Centro de Investigaciones Sociológicas, un 71,8% de la población de España se considera católica aunque dicen ser poco practicantes. El resto reconoce no plantearse cuestiones religiosas, ser no creyentes o pertenecen a minorías islámicas, protestantes, ortodoxas, judías, budistas, o mormones, entre otros. Estas estadísticas claramente se reflejan en la calle y en los colegios donde es habitual que los niños hablen, compartan y sientan curiosidad por descubrir las tradiciones, culturas y religiones de sus compañeros. Por eso, en un mundo cada vez más multicultural, es muy frecuente que los niños se hagan preguntas y muchas. “¿Quién es Dios?”, “¿Qué es una mezquita?” o ¿Por qué no puedo hacer la primera comunión como los demás?

No importa qué religión profeses, si es que crees en alguna. Una de las labores como padres es educar a nuestros hijos a ser abiertos, pensar de manera crítica y darles las herramientas que necesitan para ser generosos y tolerantes. También hemos de cultivar habilidades como la empatía para que aprendan a aceptar las diferencias. Hoy, en Cuaderno de Valores, queremos ayudarte a hablar con tus hijos sobre las distintas religiones que existen.

Como indica este artículo, publicado en el Washington Post, “los padres no pueden proteger a sus hijos de la religión. Es imposible. Los niños, quieran sus padres o no, van a ser presentados con el concepto de la religión en el patio del colegio, en programas de televisión, en la música que escuchan, en los libros que leen, durante sus clases de historia, o la arquitectura que ven de camino al cole, por nombrar algunos”. Incluso la religión, sus símbolos y mitos aparecen casi inconscientemente en el vocabulario que usamos a diario: “por Dios”, “qué cruz”, “dormir como un angelito”, “este niño es un diablo”.

Hablando con los niños sobre la religión

Traducir un concepto intelectual o ideológico para que lo entienda un niño es muy difícil. Wendy Thomas Russell, autora del libro Relájate, sólo es Dios (Relax It’s Just God, título original en inglés) dice que lo más importante es que los padres, ya sean creyentes o no, hablen con sus hijos sobre la religión y con mucha frecuencia. ¿Por qué? Dice que es una forma de criar niños tolerantes, empáticos y capaces de decidir lo que ellos quieren creer.” Cuanto más sepan, mejores decisiones tomarán. Pero hay que saber cómo.

Entendiendo tus propios valores espirituales. Si eres creyente, es importante que tus hijos entiendan los valores, las prácticas y la ética que van ligadas a la religión que profesas. En el caso de que seas agnóstico o ateo, también es importante compartir con ellos los valores humanos que consideras importantes como pueden ser la compasión, la generosidad o la empatía. Lo importante es que entiendan que todos tenemos derecho a creer en lo que queramos. Y eso les incluye a ellos.

No pasa nada por querer que tus hijos crean de la misma forma que tú. Pero a la hora de hablar de otras ideologías con los niños, hay que hacerlo de manera respetuosa, evitando decir cosas como: “yo estoy en lo correcto, ellos no“.

religion1

Ideas para aprender sobre diferentes religiones

  1. Juntos podéis leer sobre las diferentes religiones. Este libro, cuyo objetivo es fomentar la tolerancia, es un buen punto de arranque: Las religiones explicadas a los niños.
  2. Si no sabes cómo contestar, no pasa nada. Admítelo y con curiosidad, anímales a buscar las respuestas contigo.
  3. También podéis hablar sobre distintas religiones con amigos y vecinos. Visitar diferentes lugares de culto es otra buena idea. Ya sea una visita a una mezquita, un templo o una iglesia de cualquier denominación, es una forma de enseñarles las diferentes prácticas, ritos y celebraciones.
  4. Hay películas para niños que pueden despertar su interés por aprender mas acerca de una religión o una forma de pensar. Mi nombre es Khan y La Vida de Pi son algunas.
  5. Ofréceles oportunidades para estar con niños de otras religiones. Incluso, anímales a invitar a sus compañeros de clase a casa a jugar, mostrándote abierto a aceptar a todos.
  6. Participa de otras costumbres. Muchas religiones tienen costumbres y fiestas diferentes. Si tienes la oportunidad de participar de alguna, no lo dudes. El hecho de que no todos pensemos y actuemos de la misma manera hace que el mundo sea mucho más rico, variado e interesante.

¿Qué te han parecido estas ideas? ¿Cómo enseñas tú las distintas religiones a tus hijos?

Derechos de Imágenes: Mario Emiliano Fernandez, AFS USA

 

Publica tus comentarios