Maltrato psicológico: ¿cómo afecta a los niños?

¿Sabías que en España se detectan al día al menos 37 posibles víctimas de maltrato infantil en el ámbito familiar? Según datos publicados en marzo de este año en 20Minutos, “el 51% de los abusos documentados se tildó de “negligencia” por parte de los adultos responsables, el 26% eran abusos de tipo emocional, un 19% fueron agresiones físicas y el 4% abusos sexuales”.

Estas cifras son realmente preocupantes. Hace un tiempo hablamos de maltrato familiar. Hoy, en Educo, queremos explayarnos sobre uno de los vértices del maltrato infantil: el abuso emocional.

¿Qué es el maltrato psicológico?

Abuso emocional o maltrato psicológico infantil

El maltrato psicológico es conocido también como abuso psicológico o emocional. Esta clase de maltrato comprende comportamientos como poner en ridículo, intimidar, insultar, rechazar o humillar a un niño y aunque te resulte difícil creerlo, es aún más frecuente que la violencia física. De hecho, según un estudio de la Universidad McGill de Montreal, Canadá, “uno de cada tres niños en el mundo sufre alguna experiencia de abuso emocional”.

El abuso emocional es una clase de maltrato silencioso cuyo actor suelen ser los padres. ¿Por qué hablamos de un maltrato silencioso? Sencillamente porque las marcas no pueden observarse a simple vista pero las heridas provocadas por los insultos, las menospreciaciones, el rechazo y la humillación son profundas y pueden generar problemas de autoestima o inseguridad, creando a posibles “bullies” o niños víctimas del bullying.

Si nos ponemos a hacer memoria, es posible que descubramos conocer algún caso de maltrato emocional. Quizá nosotros mismos hemos sido víctimas en el pasado. No en vano desde Fundación ANAR han detectado un aumento del maltrato familiar con un total de 2.952 casos en 2015: “1229 casos de maltrato físico,  882 casos de maltrato psicológico, 435 casos de abuso sexual y 406 casos de abandono”.

Veamos juntos cuáles son los síntomas de esta clase de abuso en los niños.

Síntomas del maltrato psicológico infantil

A continuación te contamos cuáles son algunos de los síntomas del maltrato emocional:

  • Problemas en la escuela: falta de concentración, desinterés o bajo rendimiento escolar.
  • Problemas alimenticios que pueden generar un aumento o una pérdida de peso marcados.
  • Baja autoestima
  • Depresión
  • Ansiedad
  • Mal comportamiento que puede evidenciarse como falta de respeto a la autoridad y a las normas establecidas, por ejemplo.
  • Agresividad que puede expresarse de manera verbal o incluso física. Puede ser el caso de un niño que tras sufrir abuso emocional en casa, se transforme en un bully o acosador de algún compañero en el colegio.
  • Búsqueda de obtener el beneplácito de los adultos: en su deseo de complacer se esconde la necesidad de ser querido y protegido.
  • Problemas para dormir
  • Descuido físico: ropa inadecuada para la estación del año y poca higiene personal, por ejemplo.

Evitar el abuso emocional en casa

Guía sobre abuso psicológico o emocional infantil

Muchas veces los padres reaccionamos ante las travesuras de los niños con gritos. El estrés que acarreamos del trabajo puede volvernos seres irritables que reaccionen ante la menor situación, tomando como provocación que un peque se niegue a comer verduras, haga muchas preguntas o simplemente, llore de cansancio. Frente a estas situaciones, no es extraño que algunas veces la reacción común sean los gritos o las frases del estilo: “pareces un bebé llorando así”. Cuando se trata de hechos aislados, la solución es sencillamente disculparse. Sí, como lees, es muy valioso reconocer nuestros errores frente a nuestros hijos y pedir perdón cuando “nos pasamos” con alguna valoración o reto.

Ahora bien, ¿qué pasa cuando los gritos, las burlas y las humillaciones son la moneda corriente? En estos casos, hablamos de abuso psicológico. A continuación, te presentamos una lista de situaciones que se consideran maltrato emocional:

  • humillar y/o criticar al niño constantemente
  • amenazar al niño con un castigo físico (aún cuando luego este no exista)
  • gritar al niño y llamarle por “nombres humillantes”
  • usar el sarcasmo para reírse del niño
  • controlar al niño, evitando que se desarrolle individualmente
  • ignorar al niño
  • manipular al niño
  • nunca felicitar o expresar sentimientos positivos hacia el niño
  • imitar al niño de manera peyorativa

Entonces, ¿qué podemos hacer como padres para evitar estas conductas destructivas hacia nuestros peques? Lo primero es tomar consciencia. Si sabemos que gritamos o decimos cosas hirientes, será más fácil evitar la conducta. Lo segundo es respirar profundo antes de actuar, ponernos en el lugar del peque (la empatía es fundamental para evitar el maltrato) y por último, si sentimos que estamos a punto de estallar, tomarnos un minuto a solas para recuperar la compostura.

¿Cómo ayudar a los niños víctimas del maltrato psicológico?

Siempre puedes acudir al teléfono ANAR de Ayuda a Niños y Adolescentes: 900 20 20 10. Se trata de un servicio atendido por profesionales (psicólogos, respaldados por trabajadores sociales y abogados), donde puedes contar la situación de manera anónima y confidencial, las 24 horas del día durante todo el año.

Si tú eres quien causa el maltrato emocional, no lo dudes: pide ayuda. Si por el contrario conoces a algún niño de la familia, de amigos o cercano que padece esta clase de abuso, también debes actuar. Consulta los posibles cursos de acción con el teléfono que te hemos acercado.

Derechos de las imágenes: ellyn, Sara Ann Grace, David Salafia

Guardar

Publica tus comentarios