Los riesgos de Instagram para los adolescentes (y niños)

¿Has oído hablar de Instagram? “Insta”, como la llaman los jóvenes, es una de las redes sociales más famosas… Ahora bien, ¿es segura? Hoy, en Educo, hablamos de los peligros de Instagram para niños y adolescentes. ¿Vamos allá?

¿Qué es Instagram?

Si conoces Instagram (o lo utilizas), puedes saltar a nuestro próximo punto pero si las redes sociales no son lo tuyo, ahora te explicaremos brevemente cómo funciona este social media. Instagram es una red social que ha crecido muchísimo en los últimos años y consiste fundamentalmente en subir fotos y compartirlas con nuestros contactos.

La particularidad de Instagram es que ha sido concebida para utilizarse con el móvil, es decir que se descarga la aplicación en el móvil y los adolescentes se toman fotos (“selfies”) y las suben directamente a internet.

Al igual que en otras redes sociales se pueden utilizar #hashtags o etiquetas bajo las fotos al compartirlas con otros usuarios.

4 peligros de Instagram para niños y adolescentes

Los adolescentes suelen tener mayor acceso a esta red social ya que son quienes tienen móviles (aunque los niños reciben móviles cada vez a más tempranas edades) y a quienes les gusta experimentar tomándose fotografías.

Veamos juntos los principales peligros de Instagram para niños y adolescentes:

  1. Compartir datos que los vuelvan vulnerables: ¿sabías que al publicar una foto en Instagram puedes etiquetar dónde ha sido tomada? Esta información puede parecer inofensiva pero hay personas que podrían usarla para determinar un patrón de actividades personales y abusar de ese conocimiento. Incluso si evitamos esta opción, personas con excelentes conocimientos de ordenador podrían acceder a la información de metadatos de la imagen, determinando dónde ha sido tomada.
  2. Ciberbullying: el ciberacoso no es nuevo. De hecho, estamos seguros de que has oído o leído al respecto. El acoso escolar existe desde siempre (aunque últimamente se han acentuado las apariciones de casos a lo largo y ancho del mundo) y este maltrato ha llegado a internet, primero a Facebook y ahora, a Instagram. Pertenecer a Instagram convierte a los niños en posibles víctimas del acoso online.
  3. Adicción: si bien admitimos que la adicción no es característica única de Instagram, sí es una de las redes sociales que puede generar más adicción, principalmente por la facilidad de instalar una aplicación en el móvil para utilizarla y ¡debido a su carácter visual! Sabemos que los jóvenes de hoy aman todo lo visual, y eso justamente puede convertirles en adictos. ¿Quién no ha visto a un niño/adolescentes tomándose fotos de manera constante?
  4. Propensión a sufrir angustia y problemas mentales: un estudio realizado por la Royal Society of Public Health y la Universidad de Cambridge sugirió que “los jóvenes que pasan más de dos horas al día en redes sociales como Facebook, Twitter o Instagram son más propensos a sufrir problemas de salud mental, sobre todo angustia y síntomas de ansiedad y depresión“. Esto se debe a que muchas personas suben fotos editadas a la red y esto puede generar inseguridad (sobre todo en niñas y adolescentes) al ver que sus cuerpos no responden a los mandatos sociales. El #hashtag #sinfiltro se agrega a la mayoría de las fotografías, aún cuando se haya utilizado un programa para “mejorar” la imagen. También el no conseguir “suficientes me gusta” puede generar angustia en los jóvenes.

Proteger a los niños y adolescentes en Instagram

Ahora bien, ¿podemos hacer algo para cuidar a nuestros hijos online? Descubramos juntos algunas ideas para protegerlos en Instagram:

  • Crear un perfil privado: El primer paso es controlar a las personas que pueden ver las imágenes que el adolescente sube. Para ello, es importante crear (y mantener) un perfil privado donde el niño puede aceptar o denegar el acceso a quienes le soliciten amistad en Instagram.
  • Hablar con los niños sobre la necesidad de cuidarse: esto implica sólo aceptar a conocidos en la red social.
  • Controlar las fotos que se suben: en el caso de los niños más pequeños, pueden ser los padres quienes aprueben las fotografías previa publicación. En cualquier caso, habla con tus hijos sobre la clase de fotografías que pueden compartir, evitando fotos en ropa interior, en situaciones sexies o comprometidas…
  • Solicitar tener acceso a la red social: verificar lo que tus hijos comparten online (y ver cómo interactúa con otros) puede ser una de las condiciones a imponer cuando el peque quiera abrir una cuenta de Instagram. Puedes arreglar con él tener acceso directo a la cuenta o simplemente que te acepte como amigo.
  • Explicar al niño por qué debe evitar la función mostrar localización: ya lo hemos mencionado anteriormente, lo mejor es evitar publicar dónde los niños se encuentran ya que esta información puede ser utilizada por gente con intereses escondidos.

Hoy en día el mundo virtual y el real se entretejen y todo lo que sucede en uno afecta al otro. Cuidar a nuestros hijos online es fundamental para protegerles en la realidad.

Derechos de las imágenes: Freepik, teksomolika – Freepik, vvstudio – Freepik, prostooleh – Freepik

Publica tus comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.