Los niños podemos ayudar

Batang Preparado, Protektado! –¡Niño preparado, protegido!, en tagalo– es el nombre de la campaña que hemos puesto en marcha en Filipinas para recordar que todos jugamos un papel muy importante para estar preparados ante los desastres naturales. También los niños y las niñas.

Para conseguirlo, y a medida que la temporada de lluvias se intensifica en todo el país, distribuimos impermeables y paraguas con el lema de la campaña entre los alumnos de las escuelas con las que colaboramos en Albay y Camarines Sur y también organizamos sesiones de formación para maestros y alumnos sobre cómo podemos prepararnos para hacer frente a una emergencia natural.

“Nosotros podemos ayudar”, dicen los alumnos de la escuela Tagaytay, en Camalig. Los niños a menudo quieren contribuir, pero necesitan que los adultos les den la oportunidad de hacerlo, especialmente en asuntos que les afectan.

Niños preparados

Educo pone énfasis en la importancia de la participación de la población más vulnerable –los niños, las personas con discapacidad, los ancianos y las mujeres embarazadas– en los planes de preparación ante los desastres en el hogar, las escuelas y los municipios. Así, las necesidades de todos ellos estarán cubiertas.

“Involucrar a los niños en la preparación ante los desastres nos beneficia a todos porque estamos creando una generación de personas que tienen un fuerte sentido de comunidad y perpetúan una cultura de resiliencia. Esto nos ayuda a crecer como sociedad.”, afirman nuestros compañeros de Educo en Filipinas.

Estas son algunas de las acciones que los niños y niñas pueden llevar a cabo relacionadas con la preparación ante catástrofes naturales:

  • Con la ayuda de los adultos, reunir y revisar los materiales de primeros auxilios e higiene.
  • Hacer de voluntarios. Antes de una tormenta, por ejemplo, pueden ayudar a recolectar los materiales básicos de emergencia en la comunidad o en la escuela.
  • Los hermanos mayores pueden servir como líderes de equipo en casa y ayudar a cuidar a sus hermanos, amigos o familiares. Los delegados de aula también pueden hacer esta función en la escuela.
  • Informar sobre el paradero de amigos, compañeros de clase, familiares u otros niños. Los niños comparten información que los adultos muchas veces no conocen.

¿Quieres ayudar a un niño a no ponerse enfermo y no faltar a la escuela? Entra en nuestro catálogo de regalos Educo y regálale un kit para la lluvia compuesto de un paraguas, un chubasquero y unas botas de agua.

Publica tus comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.