Los niños e Internet, ¿existe una edad adecuada?

Hace poco, aquí en Cuaderno de Valores, publicamos un artículo sobre cómo enseñar a tus hijos a navegar seguros por Internet. Pero ¿a qué edad se recomienda empezar a usar un dispositivo? Hemos investigado y consultado con expertos en esta materia para ofrecerte los pros y los contras de este encendido debate y las claves que te ayudarán a tomar buenas decisiones. Al fin y al cabo, sólo podemos tomar buenas decisiones como educadores si disponemos de información de la información necesaria para saber qué es más conveniente para los pequeños de la casa.

Las cifras son alarmantes ¿Sabías que el 25% de los niños entre 2 y 5 años tienen su propio smartphone? Y que el ¿ 72% de niños a los ocho años ya han usado un dispositivo similar?  No solo ha aumentado el uso de dispositivos entre los más pequeños sino que, según un estudio de Common Sense Media, se ha triplicado el tiempo que pasan delante de uno.  Y esto puede causar estrés, adicción y frustración y, lo que es peor, un alejamiento del mundo real.

¿A qué edad pueden empezar a usar dispositivos móviles?

No existe una regla de oro acerca de qué edad es la mejor para que un niño use un smartphone, tablet u ordenador. Todo depende de su madurez emocional y física y no hay nadie mejor que tú para saberlo. No obstante, expertos, educadores y psicólogos infantiles recomiendan que los niños menores de dos años no los usen.

No antes de los 2

A los niños les encanta tocar botones y desde pequeños ya disfrutan viendo videos, pero eso no significa que están preparados para un ordenador, una tablet o un smartphone. Carolyn Jaynes, de Leapfrog Enterprises, empresa que diseña productos y contenidos educativos para los más pequeños, recomienda que los padres esperen a que sus hijos tengan por lo menos dos años antes de dejarles interactuar con dispositivos móviles. “A esa edad, los niños aprenden mejor de las experiencias que les ofrece la vida real. Cada minuto que pasan delante de un dispositivo móvil es uno menos que pasan explorando el mundo, algo fundamental para su desarrollo.”

Los 3: con límite de tiempo y supervisados

Ver contenido de calidad, siempre con un límite de tiempo, puede ser instructivo para niños a partir de los 3 años. A esta edad pueden empezar a beneficiarse del contenido educativo y acceder a juegos que complementen su aprendizaje, pero es importante recordar que no es esencial para su desarrollo y aprendizaje. 

 

Los 4 en adelante

A partir de los cuatro años, puedes empezar a enseñar a tus hijos a hacer un buen uso de los dispositivos móviles dejándoles sacar fotos de algo (un insecto, árbol, mariposa,…) con tu teléfono móvil por ejemplo, para luego poder leer juntos, ver otras imágenes y aprender más sobre ello online. La clave es enseñarles que Internet es una herramienta maravillosa que puede complementar su aprendizaje.  

Límites

Los expertos recomiendan limitar el tiempo que pasan los niños de cuatro y cinco años a media hora, y una hora para los niños de seis y siete. Sugieren además que por cada 20 minutos que los niños pasan delante de un dispositivo móvil, tendrían que pasar 20 segundos mirando algo que esté a 6 metros de distancia. Aseguran que este truco ayuda a evitar problemas con la vista. Además habría que limitar también las zonas de uso. Se aconseja que nunca estén presentes en la mesa mientras se está cenando o comiendo por ejemplo, y que los niños no se los lleven a su habitación.

6319191649_3c063d4c72_b

La importancia de saber desconectar

Cuanto más tiempo pasen delante de las pantallas siendo niños, más tiempo pasarán usando dispositivos digitales de adultos y más difícil será para ellos desconectarse.  Lo suyo es lograr exponerles a ello de forma paulatina y que lo hagan siempre a tu lado.

Los padres son el modelo a seguir. Para poder enseñarles a desconectar, primero examina cuánto tiempo pasas tu delante de los dispositivos móviles. Kathleen Clarke-Pearson, profesora de pediatría de la Universidad de Carolina del Sur y portavoz del la Academia Americana de Pediatría asegura que “el mundo real es un lugar muy importante para el desarrollo del lenguaje, el desarrollo cognitivo y social.”

Tiempo para aprender y jugar

Si la tecnología se emplea de manera correcta, se puede convertir en un elemento educativo esencial e Internet es sin duda una herramienta genial para esta labor. Desde casa y bajo supervisión pueden acceder a un mundo lleno de información que posiblemente estaría fuera de su alcance sino fuese por la magia del mundo virtual.

Sherry Turkle, profesora del departamento de la Ciencia de la Sociología de MIT es especialista en el impacto psicológico de los ordenadores y la tecnología en los niños. Según ella, no haya nada malo con los smartphones o tablets, pero pueden restarle tiempo a la interacción física que necesitan para desarrollarse a nivel emocional.

“Hablar con otros es cuando los niños aprenden a hablar con ellos mismos. Es importante que los niños aprendan a estar cómodos sin tener que recurrir a un juego electrónico o un teléfono inteligente. Sino, el minuto que están solos, buscarán el substituto digital.”

Recuerda que los niños necesitan jugar, descubrir y explorar el mundo real y aprender a resolver problemas y sobre todo, a generar su propia forma de entretenimiento.

Derechos de imágenes: Bruno Padilha, Devon Christopher Adams.

 

Publica tus comentarios