La pirámide alimentaria infantil como base de la alimentación equilibrada

El miércoles 28 de mayo se celebra la XIIIª edición del Día Nacional de la Nutrición cuyo objetivo es resaltar la importancia de un estilo de vida y una alimentación saludable desde pequeños. ¿Sabéis cuál es el lema de este año? “Comer sano es divertido, la obesidad infantil no”. Interesante, ¿verdad?

Durante toda la jornada, se llevarán a cabo una serie de actividades en hospitales, escuelas, universidades y centros comerciales para difundir buenos hábitos alimentarios y sensibilizar a la población para prevenir y reducir la obesidad infantil.

Desde Educo, queremos aportar nuestro granito de arena y por eso hoy hablaremos de la pirámide alimentaria infantil como base de la alimentación equilibrada. Estamos totalmente de acuerdo en que comer sano es divertido, de hecho ya os hemos hablado del estudio realizado en Reino Unido que concluyó que comer bien es esencial para ser feliz. ¡Por eso nos parece importante que papis y docentes conozcan la manera de organizar una dieta equilibrada para los peques! ¿Nos acompañáis a descubrir la pirámide alimentaria infantil?

Las pirámides alimentarias para adultos y niños

Seguramente todos vosotros habéis visto alguna vez la pirámide alimentaria y apuesto a que sabéis interpretarla. A lo largo y ancho del mundo encontraréis una gran variedad de pirámides alimentarias diferentes e incluso, dentro de España, hay variaciones según el ente en el cual nos basemos. La Pirámide NAOS, elaborada por la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición, es muy práctica ya que con un simple vistazo nos permite ver cuál debe ser nuestra ingesta de cada alimento, además de incluir el consumo de agua y la actividad física como variables importantes a la hora de llevar un estilo de vida saludable. Así, es recomendable que consumáis 5 raciones diarias de verduras y frutas, junto con raciones de cereales, como arroz, pasta o pan (si es posible, mejor en sus versiones integrales) y lácteos. Mientras que el consumo de proteínas debe realizarse algunas veces a la semana, optando siempre por los pescados, huevos y carnes blancas y con moderación las carnes rojas. Los snacks, bollería, golosinas y mantequilla quedan en la parte superior de la pirámide como alimentos que deben consumirse de manera esporádica.

La pirámide alimentaria infantil como base de la alimentación equilibrada

En base a esto quiero hacer una reflexión: no existen alimentos buenos y alimentos malos sino que existen alimentos cuyo consumo debe realizarse de manera esporádica y con moderación. Podemos (y debemos) comer de todo pero en su justa medida.

Pero… ¿qué pasa con la alimentación infantilComo os imagináis, las necesidades nutricionales de un adulto y de un niño son diferentes, por eso la Doctora Marcela González-Gross y su equipo construyeron una pirámide alimentaria diseñada para niños y jóvenes que consta de tres dimensiones y nos permite entablar relaciones entre la alimentación, las actividades diarias y la higiene.

La pirámide alimentaria infantil como guía de un estilo de vida saludable

Los niños tienen una gran necesidad de energía y de nutrientes, superior a la de los adultos, por eso era necesaria la creación de una guía de alimentación diseñada especialmente para los más pequeños. Así nació la pirámide del estilo de vida saludable para niños y adolescentes, una guía muy visual y fácil de entender que permite a los padres y docentes no sólo preparar una dieta equilibrada para los niños sino también comprender otras necesidades de importancia, contempladas dentro de la Declaración de los Derechos del Niño, como la actividad física, la higiene, el descanso y el estudio.

La pirámide alimentaria infantil como base de la alimentación equilibrada

1. Cinco comidas diarias

Los niños necesitan mucha energía para aprender, correr, saltar, jugar, en fin: para ser niños. Por eso es importante que los peques y jóvenes realicen 5 comidas diarias y ¡sin apuros! Los niños comen despacio y se dispersan mientras lo hacen, esto no es novedad; papis y docentes tenemos que tener paciencia y acompañarlos durante la comida, incitándolos a degustarla, a masticarla bien y a ingerir la cantidad y calidad de nutrientes que necesitan. Esta cara de la pirámide os da algunas ideas de cómo organizar la dieta infantil diaria.

2. Los alimentos básicos de la dieta infantil

Los carbohidratos son el combustible de los niños: la pasta, los cereales (sin exceso de azúcares), el pan y los arroces deben consumirse diariamente, preferentemente en su variedad integral, al igual que las frutas y verduras que aportan vitaminas y minerales esenciales para el crecimiento de los niños. También las proteínas, que se encuentran principalmente en las carnes (pescado, pollo y carnes rojas) y el huevo deben formar parte de la alimentación diaria, priorizando las carnes magras, aunque en menor proporción que las frutas y verduras (3-5 raciones de estas últimas, contra 2-3 raciones diarias de proteínas).

¿Y qué pasa con los lácteos? El calcio es fundamental para el desarrollo de huesos fuertes, además los niños necesitan también ácidos grasos, proteínas y vitaminas B y D. Se recomienda una ingesta de 500ml de leche diarios para los niños ya sea a través del consumo de leche propiamente dicha o derivados, siempre enteros a menos que haya otra indicación por parte del pediatra.

Como ya hemos dicho, los alimentos no son buenos ni malos, ¡todos pueden consumirse en su justa medida! Golosinas, snacks, chocolate y embutidos forman parte de la pirámide alimentaria aunque se recomienda un consumo moderado debido a la concentración de azúcares, grasas saturadas y sodio, llegando a las 3-4 raciones semanales. Si podéis, optad siempre por cocinar con los niños bollería casera, ya que esta suele contener menor cantidad de grasas saturadas y trans.

En cuanto a la bebida, el agua debería ser la bebida preferida por niños y adolescentes. Los refrescos y zumos industrializados pueden consumirse de manera moderada y ocasional ¡para darse un pequeño gusto!

3. Actividades diarias

Otra de las caras de la pirámide explica cómo debería repartirse el tiempo de los niños. Así, dormir y estudiar, dos de los derechos básicos enunciados en los Derechos del Niño, se encuentran en la base, como aquellas actividades que mayor cantidad del día deben ocupar (entre 8 y 10 horas de sueño y 5 y 8 de estudio). El deporte ocupa también un lugar de interés y no es para menos: “los niños en edad escolar deberían realizar un mínimo de 60 minutos de deporte al día (entendido como actividad de intensidad moderada o vigorosa) con el fin de conseguir una óptima salud y comportamiento deseado”, según datos del estudio realizado por Strong y su equipo.

El resto del tiempo puede repartirse entre diferentes actividades sedentarias, preferentemente de aprendizaje, como idiomas, instrumentos musicales, arte, teatro o literatura, además de recreativas como juegos, ordenador o televisión.

4. Higiene y salud infantil

Finalmente, la pirámide de estilo de vida saludable nos muestra aquellas actividades de higiene y salud que debemos inculcar a los niños, desde el baño diario y lavarse las manos hasta visitar al médico periódicamente, seguir las normas de seguridad vial y evitar elementos nocivos como el tabaco y el alcohol.

La pirámide de alimentación infantil es una guía práctica para padres y docentes. ¡Aprovechadla y organizad la dieta de los niños en base a ella!

Derechos de imágenes: PhotlNaosNutrición Hospitalaria

Publica tus comentarios