La inversión en becas y ayudas al estudio, ¿son una prioridad para los presupuestos generales del Estado?

La gratuidad de la educación se da como un hecho sin discusión en España.  Pero no todos los niños y niñas acceden a la educación en igualdad de condiciones. El sistema obstaculiza el proceso, y los perdedores son las niñas y niños que ven sus derechos recortados sobre todo en cuanto al acceso a becas comedor, refuerzo educativo, materiales escolares, transporte y actividades extraescolares.

La igualdad de oportunidades se refleja en los presupuestos generales, es aquí donde quedan claras las prioridades del gobierno. Y tal y como están las cuentas ahora mismo, se aprecia claramente que la educación ha dejado de ser un ascensor social.

Pero, ¿cuál es la finalidad de las becas y ayudas? ¿Cuáles son los problemas que queremos afrontar?

Nuestra respuesta como Educo es rotunda:

  • Casi el 20% de los jóvenes españoles abandona los estudios después de cursar la educación obligatoria (Encuesta de Población Activa, INE).
  • Casi 1 de cada 3 niños y niñas viven en riesgo de pobreza y exclusión social, una exclusión que tiene efectos muy negativos en su bienestar y su educación (AROPE).
  • 8 de cada 10 personas cuyos padres no alcanzaron la primaria no consiguen completar los estudios secundarios (FOESSA).

El derecho a una educación de calidad está en peligro para muchos niños y niñas que viven en situaciones de precariedad y exclusión ya que el sistema de becas y ayudas no les respalda. Por eso creemos que la inversión en estas ayudas está mal enfocada y carece de un volumen de inversión suficiente para cumplir con sus objetivos tanto a nivel de igualdad de oportunidades como de calidad.

Una gran parte de la inversión adicional planificada para becas y ayudas irá destinada a premios extraordinarios y a la inmersión lingüística en el idioma inglés (corresponde a 20 millones de los 50 millones prometidos).

Desde Educo entendemos que reconocer el esfuerzo y el talento de los estudiantes en España y fomentar capacidades en lenguas extranjeras son objetivos muy importantes, pero consideramos que en las actuales circunstancias no deben ser la máxima prioridad, especialmente cuando en partidas como las ayudas de transporte y comedor escolar no se ven ningún incremento.

A través de nuestro trabajo de día a día con familias y colegios, vemos el creciente y mayor esfuerzo económico que las familias asumen en su apuesta por la educación. Después de años de desinversión, consideramos que garantizar la equidad del sistema debería ser el primer objetivo, ya que es un elemento clave del bienestar de los niños y niñas, ahora y para el futuro.

Publica tus comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.