La importancia de cultivar el amor de los niños por la ciencia

¿Sabías que la ciencia ayuda a potenciar una mente crítica? Los niños son científicos por naturaleza y cultivar un pensamiento crítico les puede llevar a hacerse las preguntas necesarias para tomar buenas decisiones. Dicho de otra manera, la ciencia ayuda a aprender a cómo aprender. Por eso habría que animarles a seguir su instinto y curiosidad innata. A pesar de que la gran mayoría de nuestros hijos no se convertirán en científicos profesionales, habría que criarles con habilidades para razonar, observar, analizar así como crear hipótesis y experimentos. De esta manera les estaremos ayudando a seguir aprendiendo y a disfrutar del proceso.

Antes de volver al cole, aprovecha estos días largos de verano para hacer experimentos caseros con tus hijos. Estarás ayudándoles a prepararse para el próximo año escolar que tienen por delante y para la vida misma.  Aquí te contamos por qué es importante cultivar su amor por la ciencia y hemos incluido los mejores sitios web donde encontrar actividades divertidas para hacer juntos este verano.

Ciencia para los más pequeños

La curiosidad innata en los niños, les predispone a  querer experimentar y la mejor manera es jugando. En las siguientes páginas web encontrarás actividades y experimentos científicos clasificadas por edad.

  • ExperCiencia. Página para padres y educadores que quieren inculcar hábitos científicos en los niños.
  • Inspiration Laboratories. Esta página, solamente en inglés, dispone de experimentos creativos para los más pequeños.
  • Experimentos para niños. Esta otra clasifica los experimentos por grado de dificultad.

Para niños entre los 6 y 10 años

Lo que más quieren los niños de esta edad es hacer algo por si mismos. Para ello, debemos facilitarles las herramientas y materiales necesarios para seguir experimentando. Desde hacer catapultas a microscopios, en casa seguro que ya tienes todo lo que necesitan tus hijos para explorar. Ayúdales a crear una lata mágica o un huevo súper resistente. En esta página web podrás encontrar experimentos ideales para estas edades.

Otra manera de invitarles a pensar es asociar la ciencia con algo por lo que ya sienten interés.  Si les gusta patinar, por ejemplo, ¿cómo podrían mejorar usando la ciencia? Motívales a explorar lo que hay detrás del sonido de la flauta o el piano. Si les gustan los insectos, sal fuera y pon las piedras panza arriba para ver quién vive allí y cómo.

4370721677_a59174c973_b

A menudo es difícil distinguir entre ciencia y magia. Por eso, entre los muchos experimentos caseros para niños que hay te proponemos este:

Crea tu propio volcán

Con tu ayuda, construid un volcán con papel o arcilla.

  1. Recicla un envase donde vienen los rollos de película o un bote de un tamaño similar. Además, necesitarás un poco de bicarbonato, colorante rojo y amarillo para comida, un poco de vinagre y jabón para lavar los platos.
  2. Introduce el envase o bote dentro del volcán, por la parte superior.
  3. Añade 2 cucharas de bicarbonato y 2 de jabón. Ahora añade 5 gotas del colorante rojo y amarillo. El volcán ya está listo. Al añadir un poco de vinagre en el envase o bote, verás cómo se activa la erupción.

Mira este tutorial que incluye un paso a paso de una versión similar experimento y su explicación científica.

Hace poco, la revista Scientific American publicó un estudio que asegura que si desde niños aprendemos a hacer buenas preguntas, mejora la calidad de nuestros estudios, fomenta la colaboración y nuestra manera de aproximarnos a diversos temas como la investigación. Los niños que se hacen preguntas del tipo: “¿Y sí…? o “¿Cómo…?” rápidamente pasan a incluir causa y efecto en sus preguntas: “¿Qué pasaría si tiramos de aquí y vemos si se mueven las palancas?”

Acuérdate de que los niños se inspiran en sus padres y su modo de ver el mundo e interactuar en él depende de cómo lo hagas tu. Por eso es mejor que te vean haciendo preguntas, buscando respuestas, experimentando y divirtiéndote mientras tanto.

Derechos de imágenes: James Emeryr, EpSos.de

 

  1. ¿Adónde fueron a parar las ideas de los grandes pedagogos? | Cuaderno de Valores: el blog de Educo Responder

    […] Vygostki (1896-1934), fue uno de los teóricos que más ha influenciado el campo de la educación infantil. Según él, el aprendizaje es un proceso constructivo de carácter individual y el papel del maestro debe consistir en despertar la curiosidad del niño y estimular su investigación. Vygostki creía que al niño había que animarle a plantear sus propios problemas, no imponiéndole problemas o dándole soluciones. Es decir, el niño es quien debe corregir sus propios errores y encontrar nuevas soluciones. […]

Publica tus comentarios