La importancia de usar casco

Una de las causas más frecuentes por las que los niños acuden a urgencias son los golpes en la cabeza. Los niños se caen todo el rato, se golpean y tienen accidentes constantemente. Los golpes en la cabeza son habituales y para los padres muy alarmantes, aunque casi nunca son excesivamente graves, sobre todo cuando el niño es muy pequeño. Los niños se caen cuando empiezan a dar sus primeros pasos y también son frecuentes las caídas desde sitios altos, como sillas o mesas, a las que se suben en cuanto que pueden.

Evitar todos los golpes en la cabeza es un imposible y hay que saber cómo actuar cuando se produce alguno. Como indicación general hay que acudir a urgencias cuando:

  • El niño presenta pérdida de conciencia o memoria
  • Si se produce sangrado por el oído o la nariz, cardenales debajo de los ojos o un hematoma que crece
  • Si el niño se muestra irritable o somnoliento
  • Si se producen vómitos repetitivos o convulsiones
  • Si observamos que las pupilas no tienen el mismo tamaño

Las caídas en casa, excepto que se produzcan desde lugares bastante altos como los cambiadores – nunca hay que dejar a un bebé sólo en un cambiador, cuando menos te lo esperas se da la vuelta y se cae – no suelen tener más importancia que la aparición de un chichón y tal vez un poco de dolor de cabeza. Sin embargo la cosa se complica si la contusión se produce haciendo algún deporte.

Las caída de la bici o patinando son dos de las principales causas de traumatismo craneal en niños. Ir en bici o patinar es muy divertido, pero son dos deportes que hay que practicar con seguridad.

En bici o en patines siempre con casco

bicicletas

El uso del casco al patinar o ir en bicicleta reduce el riesgo de sufrir lesiones graves en la cabeza cuando se están practicando este tipo de deportes. Usar el casco puede reducir el riesgo de traumatismo hasta en un 88% y reduce el riesgo de fallecimiento un 26%. Cifras suficientemente altas como para tenerlas en cuenta.

Usar el casco puede salvar la vida de nuestros hijos, pero aún así, no todos los cascos valen.

  • El casco ha de estar homologado.
  • Debe ser ligero y que permita su uso con gafas. Ha de tener ventilación y no impedir que se escuche el ruido del tráfico.
  • Es imprescindible remplazar los cascos dañados o con golpes anteriores por uno nuevo
  • Ha de estar bien sujeto y bien colocado
  • Tiene que ser del tamaño adecuado, los cascos holgados o grandes son incluso más peligrosos
  • Ha de usarse siempre que se monte en bici o se patine

Ser estricto en el uso del casco es importante para la salud de nuestros peques, pero además, o sobre todo, los padres también tenemos que dar ejemplo. Así que ya sabes, si vas en bici o patinas, siempre con casco. Los niños hacen lo que ven.

Derechos de fotografias: Richard Masoner / Cyclelicious

Publica tus comentarios