Gafas de realidad virtual esta Navidad, ¿sí o no?

Durante décadas hemos imaginado la forma de conectarnos a un mundo virtual en 3D. Las gafas VR (o realidad virtual) abren este camino y ofrecen un nivel de experiencia inmersiva nunca visto hasta la fecha. ¿Cómo no van a pedir tus hijos unas gafas de realidad virtual por Navidad? ¡Es el futuro! Las posibilidades lúdicas (y educativas) son infinitas, pero mientras los niños las reciben con gran entusiasmo, los padres nos preguntamos, ¿hasta qué punto son seguras?

La mayoría de los fabricantes de gafas (o cascos) de realidad virtual han establecido un límite de edad para su uso. El Oculus Rift, los cascos Gear VR de Samsung o la PlayStation VR de Sony están recomendadas para mayores de 12 años. Y aunque HTC no especifica la edad, sí advierte que los niños pequeños no usen el Vive VR.

Pero, aunque tomemos la edad como factor a tener en cuenta, volvemos a la pregunta inicial, ¿deberías comprar a tus hijos unas gafas de realidad virtual esta Navidad? ¿Cuáles son los riesgos?

Martin Banks, doctor en Optometría, Psicología y Neurociencia de la Universidad de California, explica a Digital Trends, que este límite de edad por parte de los fabricantes se debe a que quieren ser cautelosos. La realidad virtual es relativamente nueva, y aún no se sabe mucho acerca de los efectos que tendrá a largo plazo. “Antes de la adolescencia, los niños están en etapa de desarrollo, y ese desarrollo puede verse afectado, por lo que los fabricantes prefieren aconsejar a los padres que no lo usen”, dice este experto.

Sin embargo, parece que el motivo es evitar litigios más que un tema de salud. Se ha apuntado a que las gafas de realidad virtual podrían provocar en los niños problemas de visión como la miopía. Varios expertos en Optometría explican en este artículo que no hay pruebas reales de que las VR sean más peligrosas que leer un libro o mirar tablets y smartphones de cerca durante largos períodos de tiempo.

Por otro lado, del mismo modo que los adultos pueden tener sensación de mareo por el movimiento inducido, los niños también. Dicho de otro modo, si a tu hijo se le revuelve el estómago en la montaña rusa, probablemente con unas gafas de realidad virtual también se le revolverá. Las náuseas o el dolor de cabeza pueden ser algunas de las consecuencias.

También existe un riesgo de accidente doméstico. “Mientras se usan las gafas, el jugador se mueven físicamente por el espacio para hacerlo por un mundo virtual, así que existe peligro de chocar con cosas alrededor”, explica el Dr. Cyriel Diels, experto en Psicología y Factores Humanos. Sin embargo, no es nada que no se pueda evitar si “le echas un ojo” a tu hijo mientras usa unas gafas VR.

Por último, después de una exposición prolongada a la realidad virtual, es posible experimentar efectos secundarios que pueden afectar al sistema motor, por ejemplo, la coordinación ojo mano o la estabilidad postural, pero lo normal es que a los pocos minutos de dejar de jugar se pase.

realidad-virtual-por-navidad

¿Qué gafas de realidad virtual son aptas para niños?

Como has podido ver los aparatos VR entrañan riesgos pero si se usan debidamente y con responsabilidad, no tienen porqué suponer un problema. Dicho lo cuál, a continuación tienes una guía para ver qué gafas de virtual pueden ser para niños según edad, precio y prestaciones.

Los visores de realidad virtual son la opción más barata y mejor para familias con niños pequeños. Ofrecen imágenes tridimensionales, profundidad y sensación de estar en un lugar diferente, pero evitan riesgos. Se usan combinadas con el Smartphone.

Los cascos (o gafas) de realidad virtual son ideales para preadolescente. Más económicos que las ultra gafas y similares en el uso a los visores, a excepción del Samsung Gear VR, que ofrece una experiencia más envolvente. Como ventajas frente a los visores, cabe destacar que son más cómodos de usar por un tiempo más largo, tienen mejores lentes, e incluyen salida para auriculares. Un buen ejemplo es el Merge VR.

Si tu hijo es mayor de 12 años le puedes dar el capricho del VR con Playstation 4, pero te saldrá caro.  Sony ofrece la única consola con juegos de realidad virtual del mercado y las gafas PlayStation VR funcionan con PlayStation 4. Si tu hijo no tiene una PS4, tendrías que comprar la PlayStation 4 Slim o un PlayStation 4 Pro (nueva esta Navidad) y las PlayStation VR, lo cual sería un regalo entre los 500-800 euros. Eso sí, las gafas junto la potencia de la consola proporcionan una experiencia VR totalmente inmersiva e interactiva en juegos como Final Fantasy XV VR, Batman Arkham VR, recomendados para mayores de 16 y 18 años.

Oculus Rift y HTC Vive serían recomendables únicamente para adolescentes y adultos. Son ultra gafas de realidad virtual que proporcionan una experiencia totalmente inmersiva. Oculus Rift cuesta 699€ y HTC Vive, 899€ pero además necesitan PC’s muy potentes (cuyo precio suele ser más de 500 euros).

¿Qué opinas? ¿Le comprarás gafas de realidad virtual a tus hijos esta Navidad?

Derechos de imagen: Gerald Ferreira, PCPL

Publica tus comentarios