Enseñar a comer bien, una lección de vida para los niños

Los papis y docentes siempre hablamos de la importancia de comer bien. Todos los días insistimos a los peques para que coman todo lo que les servimos, sin dejar ni un bocado pero, ¿es eso comer bien? ¿Qué entendemos a nivel nutricional como comer bien?

Comer bien implica alimentarse correctamente, comiendo de todo un poco pero con moderación (calidad, no cantidad), sin atracos alimentarios de ningún tipo y escogiendo los alimentos más saludables en tienda para preparar platos sanos y nutritivos. No queremos decir con esto que debéis eliminar las chuches, la bollería y otros pequeños placeres de la vida de la dieta, para nada… Por supuesto que podéis comerlos pero no de manera habitual sino como un gustito y lo ideal, es enseñarles a los peques desde temprana edad cuáles son los alimentos que los harán crecer sanos y fuertes como sus superhéroes preferidos y cuáles se pueden comer “de vez en cuando”.

Diferentes estudios han llegado a la conclusión de que comer bien es esencial para ser feliz y seguramente tú, al igual que nosotros, lo que más deseas en el mundo es que tus hijos sean felices. Por eso, desde Educo te invitamos a descubrir todo sobre nuestro tema de hoy: cómo enseñar a comer bien a los niños, una lección para toda la vida.

10 consejos para enseñar a comer bien a los niños

1. Predicar con el ejemplo: comer en familia

Parece una obviedad pero no lo es: comer en familia es fundamental para enseñar a los niños a comer bien. Sentarnos a la mesa con nuestros hijos los incentiva a comer, a conversar, a compartir un momento con sus padres y además, en el proceso, interiorizan el ejemplo de los adultos. Por eso, es muy importante que al comer con tus peques, incluyas verduras, pescado y frutas. Si tus hijos te ven comerlos, es mucho más probable que ellos también quieran probarlos.

2. Invitar al niño a participar en la compra

¿Y si involucramos a los niños en la compra semanal? La idea es que los dejéis participar del armado de la lista de compra. ¿Cómo? Pues organizando juegos que les permitan reconocer los alimentos que debemos ingerir varias veces al día, cuáles algunas veces por semana y cuáles de manera esporádica. Para ello, puedes hacer trabalenguas, rimas o poesías con los niños como por ejemplo: “La naranja tiene vitamina C / que cura el resfrío, eso lo sé / Zumo de naranja he de tomar /, para que mi nariz deje de moquear” o hacer una competencia para ver quién descubre los alimentos más saludables dentro de los que tenéis en la lista.

3. Jugar con los niños a comprar y cocinar

Puedes jugar con los peques a comprar alimentos y cocinar. ¿Qué tal si gana quien realice la compra más saludable en el menor tiempo posible? ¿O quizá jugamos a separar las comiditas entre aquellas que hay que comer diariamente y aquellas que es mejor comer de vez en cuando? ¿Y si preparamos comiditas con plastilina donde incluyamos verduras y frutas? Las ideas son múltiples, deja volar tu imaginación. Piensa que los niños aprenden muchísimo de manera lúdica.

4. Cocinar con los niños

Cocinar con los niños es una buena idea para involucrarlos en la preparación de la comida ¡e instarlos a probar nuevos alimentos! Pero no sólo eso: también puedes regalarles un libro de cocina saludable para niños para permitirles elegir recetas a ellos mismos. ¡Se divertirán escogiendo y cocinando contigo!

5. Juego: la lista de los alimentos a probar

¿Y si jugamos a ver quién prueba más nuevos alimentos? Puedes ayudar a tu hijo a hacer una lista de alimentos sanos a probar e ir tachándolos a medida que los prueba… ¡Cuando lo haga puede recibir un premio! Si te decides a llevar a cabo este consejo, te recomendamos que el premio sea intangible, por ejemplo: un paseo por el parque, una tarde de manualidades con mamá, una tarde de fútbol con papá.

6. El juego de la rueda

Este divertido juego es ideal para que los niños aprendan a comer saludablemente. La idea es la siguiente: hay que variar las comidas sin repetir platos. Tú le das a tus hijos una opción de alimentos asociados por clase (carbohidratos, proteínas, etc.) como primer plato y como segundo plato, además de propuestas de postre y ellos arman el menú semanal. Eso sí, las reglas incluyen seguir al pie de la letra la pirámide alimentaria infantil, es decir seguir las recomendaciones de raciones diarias y semanales de verduras, frutas, hidratos de carbono y demás nutrientes.

7. Usar las nuevas tecnologías para enseñar a los peques sobre alimentación saludable

Online encontrarás un sinfín de actividades para realizar con los peques y enseñarles sobre alimentación saludable como por ejemplo:

8. El juego de las palabras

Desafía a tus hijos a decir frutas y verduras o  alimentos sanos y comidas chatarras. ¡El que más sepa gana!

9. Juego del baile y los alimentos saludables

En Kidshealth encontré un juego de baile que me ha gustado mucho:  pon música y a bailar con mucha energía pero a medida que pase el tiempo, invita a los peques a bailar más despacio, más pausado ¡porque se acaba la energía! Luego, corta la música y enséñales fotos o dibujos de alimentos saludables ¡para que imaginen que los comen y recuperan la energía para seguir bailando!

10. Cultivar tu propio huerto en casa

No hay nada más divertido que comer lo que uno mismo cultiva. Incentiva a tus hijos para ayudar a cultivar un huerto urbano, ¡verás cómo se interesan por las frutas y verduras! Además, puedes enseñarles a preparar un compostaje casero reciclando deshechos alimentarios y así, presentarles otra lección de vida: “nada se tira, todo se transforma”, ya sea reciclando restos de comida en compostaje o utilizando las sobras de las comidas para crear nuevos platos como guisos o croquetas.

Alimentación equilibrada y vida saludable, una lección de vida

Enseñar a los pequeños a comer bien, de manera equilibrada y sana y a llevar una vida saludable donde el ejercicio ocupe una parte vital de su tiempo debería ser una de nuestras metas como padres y docentes. Estamos formando a la generación que conducirá al mundo. Este es nuestro legado: educar a nuestros hijos para que sean mejores que nosotros, para que se cuiden y cuiden a quienes aman, para que sepan que hay personas menos afortunadas que ellos a quienes pueden dar una mano, para que nunca olviden que la comida que se tira, es comida que se desperdicia y que podría haber llenado la mesa de una familia con menos oportunidades que ellos… Cambiar el mundo está en nosotros, enseñándoles a ellos a superarnos.

Si estás de acuerdo con nosotros y deseas hacer de este mundo un lugar mejor, más solidario, comprensible y saludable, puedes ayudarnos a ayudar. ¿Sabes que Educo colabora con un mínimo del 50% de una beca comedor en diferentes colegios del país? Aquí tienes más información.

 

Derechos de las imágenes: Photl.

Publica tus comentarios