El uso de pantallas podría no ser tan perjudicial para los adolescentes

Cosas curiosas que nos trae la ciencia.

El uso de tecnologías nuevas siempre resulta muy controvertido y la primera reacción suele ser de rechazo visceral, sobre todo si las tecnologías afectan a los niños y sobre todo por parte de padres y a veces incluso de expertos diversos en infancia. A los seres humanos los cambios nos dan miedo, nos hacen sentir amenazados y en peligro y muchas veces reaccionamos oponiéndonos a cualquier cosa que huele a diferente, nueva o demasiado moderna. El debate en torno al uso de aparatos electrónicos y pantallas en niños y adolescentes ya tiene sus años, pero sigue más vivo que nunca y los estudios, más o menos científicos, pueden ayudarnos a tomar algunas decisiones educativas, aunque seguramente sólo les hagamos caso si coinciden con nuestro planteamiento. Al final, la educación de nuestros hijos es cosa nuestra y la ciencia al avanzar a veces resulta contradictoria.

Esto es lo que ocurre con el último estudio sobre el uso de pantallas en adolescentes que ha sido publicado. Si los expertos llevan años diciendo que las pantallas afectan a nuestros adolescentes porque les quitan el sueño, o les aíslan de sus amigos o cualquier efecto pernicioso que se te ocurra, ahora llegan otros a complicarnos la vida. O a relajarnos, si es que nuestro adolescente se pasa el día pegado al ordenador y eso no nos deja dormir a nosotros de preocupación, según como se mire.

Y es que un estudio publicado en Psychological Science ahora dice que la exposición moderada a las nuevas tecnologías puede ser beneficiosa para los adolescentes, ya que les ayuda a mejorar sus redes sociales y, según el investigador principal, la exposición alta parece no tener ningún efecto pernicioso en ellos.

pantallas

El estudio se ha realizado en el Reino Unido y comprende el análisis de más de 120000 estudiantes británicos. Los investigadores aseguran que el buen comportamiento social de los adolescentes mejora si se cumple alguno de estos cuatro escenarios:

– 1 hora y 40 minutos de videojuegos
– Tontear con el smartphone durante 1 hora y 57 minutos
– Mirar vídeos durante 3 horas y 41 minutos
– Usar un ordenador durante 4 horas y 17 minutos

Los investigadores aseguran que el uso de las TICs mejora las habilidades sociales, los videojuegos reducen el estrés y que además se pueden estar desarrollando mejorías en la autoestima al poder los adolescentes expresarse artísticamente online.

El estudio ha analizado los comportamientos adolescentes contrastando el comportamiento social frente a la exposición a una pantalla a lo largo de 15 años.

La Academia Americana de Pediatría por su parte afirma que el uso de las pantallas puede ser bueno siempre que tenga una utilidad educativa y esté bien enfocado.

Otros expertos sin embargo, advierten de que el uso de pantallas puede estar quitando tiempo a otras actividades que podrían condicionar el futuro de los jóvenes.

Por nuestra parte dejamos el debate abierto. Vuestros hijos y vosotros sois los que tenéis que decidir 😉

Derechos de fotografía: brizzle born and bread, kage c

Publica tus comentarios