El privilegio de la lectura en la era de la imagen

La capacidad de nuestro cerebro de visualizar y anticipar imágenes relacionadas con la lectura es inigualable. Cuando aseguramos que un libro nos ha gustado más que su versión cinematográfica lo que estamos diciendo es que la película que nuestra mente ha producido mientras leíamos el libro nos parece mucho mejor que la que se proyecta en los cines.

Este placer único que supone la aportación evocadora de nuestras mentes en la lectura convencional puede estar perdiéndose en la era digital. Vivimos en un mundo dominado por pantallas en la que los textos se conectan con referencias de imágenes y vídeos que en muchas ocasiones están limitando nuestra capacidad de imaginación.

¿Cómo puedo plantar la semilla del placer de la lectura en mis hijos en un mundo que nos quiere dar todo resuelto?

Nuestros hijos son expertos en obtener información a través de redes sociales, aplicaciones y contenidos audiovisuales en internet , que es sin duda la más completa biblioteca universal que jamás ha existido.

lectura2

Es en la literatura de ficción donde el mundo online lo tiene mas difícil para recrear el disfrute de una buena lectura y por esto las nuevas generaciones pueden estar perdiéndose este privilegio. No se trata tanto de que el soporte de lectura sea el libro de papel de toda la vida o el e-book sino de la capacidad de absorción, desconexión y creación de mundos mentales que ofrece por ejemplo una buena novela.

En esta situación, ¿Qué podémos hacer para fomentar el hábito de la lectura en nuestros hijos? ¿Cómo transmitirles ese gusanillo que no solo busca información sino satisfacción intelectual?

La respuesta más simple es que empieces cuanto antes a leer con y para tus hijos, que la lectura de buenos libros se convierta en parte de sus mundos y de las conversaciones que escuchan en casa. Quizá la mejor forma de empezar es que recuperes tú mismo el hábito por la lectura. Los niños son muy curiosos en cuanto a lo que hacen sus padres y el solo hecho de que te vean dejar tu ordenador a un lado o apagar la tele para leer un libro va a llamar su atención.

Aprovecha para iniciar una conversación sobre lo que estás leyendo, sobre el placer que te produce aislarte en tu lectura, o simplemente leéles un párrafo que consideres que puede generar una conversación interesante.

  • Anímales a elegir su primer libro aconsejándoles en la búsqueda pero dándoles libertad en la elección. Pídeles que en ocasiones te lean en voz alta algún capítulo o párrafo como si tu fueras el niño y ellos el adulto.
  • Visita con ellos de vez en cuando alguna librería o biblioteca donde podáis interactuar con los dependientes o encargados pero también mantente abierto al fenómeno de los libros digitales e incluso a los audiolibros que podéis escuchar en los viajes en coche.
  • No te empeñes en que lean solamente cuentos o historias de ficción, un libro de cocina antes de preparar un postre juntos puede ser tan buen comienzo como cualquier otro.

Si quieres entender mejor porque leer nos hace mejores personas mira este link.

Sobre todo ten en cuenta que este hábito por la lectura está mas basado en la satisfacción personal que en la búsqueda de información. Por ello es más difícil que lo aprendan en el cole.

No habrá mejores fotos o vídeos para tus hijos que los que cree su imaginación.

Derechos de Imágenes: MabelAmber, StockSnap

 

 

 

 

Publica tus comentarios