El mindfulness llega a los colegios

Desafortunadamente, hoy en día, ir por la vida en piloto automático es algo habitual. Sobre todo en el caso de madres y padres que tienen que hacer malabarismos entre el trabajo, la casa, los niños, el cole, clases extraescolares y vida social. Pero cuando no prestamos atención, nos olvidamos de ver, sentir y escuchar lo que está a nuestro alrededor y nos perdemos muchísimas cosas importantes. Lo malo es que si se convierte en la tónica habitual, este absentismo se lo transmitimos a nuestros hijos, que ya de por sí están alterados.

Afortunadamente existe una herramienta, avalada por la comunidad científica, que ayuda a calmar la mente, aporta una mayor capacidad de disfrute y reduce el estrés. Además, gracias a esta técnica, los pequeños rinden mejor. Tanto que muchos colegios a nivel mundial ya lo integran como parte de su currículo. Hoy, queremos hablar de mindfulness, una técnica infalible cuyos beneficios incluyen el bienestar.

Hasta hace poco, fue considerada una moda New Age pero hoy el mindfulness se ha convertido en una herramienta importante que se emplea en hospitales, empresas,  escuelas y universidades. Mindfulness ha sido portada de la revista Time,  se habla de ello en el Financial Times y empresas como el gigante Google dan formación de mindfulness o meditación a sus empleados porque es “bueno para el negocio”.

Desde deportistas a ejecutivos; enfermeras y doctores a enfermos y educadores, al seguir las pautas del doctor y científico Jon Kabat-Zinn, los que practican el mindfulness ya sienten los beneficios que incluye prestar atención, no juzgar, compartir y aceptar al otro. Es decir, al meditar o tomar conciencia, se ponen en marcha cualidades y valores que nos hacen mejores personas.

En este artículo, publicado recientemente por el diario El Mundo, “estudios científicos aseguran que los meditadores tienen mayor densidad neuronal, son más felices y menos propensos a sufrir depresión.”

3210120071_f0ed90fc09_b

Para una aproximación sobre cómo la meditación o la práctica del mindfulness puede remodelar nuestro cerebro, te animamos a escuchar esta charla de la neurocientífica Sara Lazar en TED. Acuérdate de que todas las charlas Ted se pueden ver con subtítulos en castellano.

El mindfulness en los colegios

Con tantos beneficios, siendo gratuito y algo que se puede hacer en casa o en la escuela, en el trabajo o en el recreo, el mindfulness se ha incorporado también en las escuelas y los centros académicos con un éxito rotundo, reduciendo el absentismo y los conflictos a niveles insospechados.

En Estados Unidos, por ejemplo, la práctica de mindfulness es algo habitual antes y después de las clases porque está comprobado que crea un mejor ambiente para la enseñanza y el aprendizaje. Además, los niños aumentan la concentración, empatía y la compasión ya que su práctica despierta las zonas de la mente asociadas con las emociones positivas.

En España, el mindfulness se ha incorporado en más de 200 colegios públicos, siendo el Gobierno de Canarias el pionero en convertir esta practica en una asignatura obligatoria bajo el nombre de Educación Emocional.

¿En qué consiste?

Existen ejercicios muy sencillos y eficaces y no es cuestión de echarle horas ni mucho menos. Más bien, se trata de incorporar esta práctica en nuestra vida diaria y dedicarle entre 15 minutos y media hora.

Los siguientes ejercicios son algunos de los que se practican con niños pequeños en los colegios para que calmen la mente,  sean conscientes de lo que les rodea y puedan ejercitar la concentración.

  • Jugar a relajarse. Sabemos que si convertimos una tarea en juego lo más probable es que nuestros hijos quieran participar. Este es uno que induce a la relajación. Lo primero es tumbarse boca abajo, respirar hondo y cerrar los ojos. Después de un rato, pide a tus hijos que recuerden un paisaje del último viaje que hicisteis o un momento especial que hayáis compartido. Anímale a recordar y a visualizar describiendo los colores, la temperatura y los sonidos sin perder el ritmo de la respiración. Esto no solo le calmará sino que se convertirá en bonito juego, uno que le enseñará a relajarse solo cuando sienta ansiedad.
  • Mindfulness en la comida. Con una rica pieza de fruta en mano, miradla como si fuera la primera vez.  Tomad turnos describiendo cómo es, de qué color, cómo huele, cuánto pesa… Ahora cerrad los ojos y empezar a comer la fruta y disfrutar del sabor, del sonido que hace en la boca y su olor. No solo es divertido sino que este ejercicio les ayudará a concentrarse en una sola cosa usando todos sus sentidos.
  • Un Juego sonoro. Este ejercicio también requiere sentarse y cerrar los ojos. Haz sonar un timbre, una campana o un palo de lluvia. Pensar sólo en el sonido hasta que haya desaparecido por completo. Además de relajante, agudiza el oído.

Existen muchos ejercicios como estos para poner en práctica con tus hijos, como los ofrecidos en este enlace.

¿Quieres saber lo que le pasa a nuestra mente después de 8 semanas de practicarlo? No dejes de leer este interesantísimo artículo publicado por la prestigiosa revista científica Scientific American.

Derechos de imágenes: Pink Sherbert Photography, Amy McCartney.

  1. Alicia Brito Responder

    hola que buena informacion la pondre en practica con mis alumnos y alumnas en mi clase, gracias.

    • Educo Responder

      Estamos contentos de que te haya gustado, Alicia. Te animamos a que compartas con nosotros el resultado de la puesta en práctica.

      Un saludo.

Publica tus comentarios