El Internet de las cosas de familia

Probablemente ya sabes que con un sencillo dispositivo, puedes programar desde el móvil los ciclos de calefacción y la temperatura de tu casa. Seguramente hayas oído hablar de instalaciones de cámaras en tu hogar con las que puedes ver que ocurre cuando estás de viaje. ¿Imaginas que la nevera te envíe fotos de su interior a tu móvil cada vez que alguien abre la puerta y saca algún alimento, o que el cepillo de dientes de tu hija menor te mande un mensaje protestando por el escaso uso que se ha hecho de el últimamente? Tu casa va a tener muchas puertas digitales que se abren solas, aprende a manejarlas con seguridad y privacidad.

Algunos de estos inventos parecen ejemplos de un futuro lejano, otros van desde lo útil a lo absurdo como jugar con tu mascota a distancia con un rayo laser controlado por tu móvil, pero todos tienen dos cosas en común:

  • Están a la vuelta de la esquina: en un par de años se prevé que habrá unos 20.000 millones de aparatos conectados a internet en el planeta, 3 por cabeza para cada ser humano.
  • Una buena parte de estos nuevos “terminales” van a ser nada menos que los electrodomésticos, muebles e incluso ropa de tu casa.

Estamos hablando del llamado Internet de las cosas o IOT (Internet of Things) según sus siglas en Inglés. La mejor forma de explicarlo es precisamente que muchas cosas, objetos y aparatos tradicionales en tu casa van a estar conectados a internet por redes wifi para mejorar su función.

wlan-1494537_1920

Si quieres saber mas, no dudes en acceder a este artículo aquí.

Si bien tenemos asumida la necesidad de seguridad y protección en nuestros ordenadores esto no está tan claro cuando se trata de nuestra nevera o cepillo de dientes. Hay que entender que estos objetos también pueden ser la puerta para que hackers y virus obtengan datos sobre nuestra privacidad o puedan controlar estos mismos dispositivos para fines diferentes a los que fueron fabricados.

Aunque parece claro que los principales fabricantes y desarrolladores tecnológicos se están poniendo las pilas para poder liderar esta nueva revolución, la polémica está servida. Los fabricantes de estos nuevos aparatos parece que no están incorporando ni de lejos las mismas medidas de seguridad que asumimos como necesarias en nuestros ordenadores y otros dispositivos convencionales.

¿Qué podemos hacer por el momento para salvaguardar la seguridad digital de nuestros hogares?

  • Lo primero, pregúntate cuál es la utilidad real para ti de un nuevo elemento conectado a la red en tu casa.
  • Haz una búsqueda online del nuevo dispositivo incluyendo los términos “seguridad en casa” o “home security”.
  • Cambia las contraseñas que vengan por defecto de fábrica.
  • Desenchufa los dispositivos cuando no estén en uso.
  • Instala siempre todas las actualizaciones de seguridad en el caso de que disponga de estas.

Ya has vivido muchas revoluciones tecnológicas como para saber que lo que parecía lejano y futurista se convirtió en parte del paisaje casi sin darte cuenta. El Internet de las Cosas probablemente no será diferente y acabará entrando en nuestros hogares para quedarse. Sin embargo antes de que esto ocurra, como consumidores responsables debemos exigir los mismos niveles de seguridad que en nuestros dispositivos convencionales.

Derechos de Imágenes: andibreitgeralt

 

Publica tus comentarios