El abuso sexual en niñas puede adelantar la pubertad

Sin duda una de las cosas que más nos aterran a los padres es que nuestros hijos sufran abuso de cualquier tipo, pero en especial abuso sexual, probablemente una de las cosas más aberrantes que las personas podemos imaginar.

El abuso sexual infantil sigue siendo tabú, pese a que los niños suelen vivirlo como un trauma que puede condicionar su salud mental durante mucho tiempo, afectando a su desarrollo psicoemocional y a su respuesta sexual durante la vida adulta. Pero además, según un reciente estudio, el abuso sexual en niñas puede adelantar la pubertad.

Los acontecimientos traumáticos que acaecen durante la infancia provocan un aumento en las hormonas del estrés que pueden activar el inicio de una pubertad precoz. Esto, que probablemente sea una adaptación evolutiva, es una respuesta del organismo ante situaciones críticas durante el desarrollo, una especie de mecanismo que aseguraría la supervivencia al menos hasta la etapa reproductiva beneficiando a toda la especie. Vendría a ser algo como “si la cosa está tan mal, lo mejor es crecer cuanto antes” y probablemente ha sido un factor beneficioso para la humanidad en algún momento de la evolución.

abuso sexual-interior

Pero la pubertad precoz tiene consecuencias sobre la salud física a largo plazo. La medicina demostró hace tiempo que existen diversos tipos de cáncer de ovario y de mama que dependen de la concentración de estrógenos – la hormona sexual por antonomasia de las mujeres y que empieza a producirse durante la adolescencia y deja de hacerlo tras la menopausia. Se sabe, por ejemplo, que las menopausias tardías y las menarquías precoces aumentan el riesgo de padecer este tipo de cáncer a lo largo de la vida.

Este estudio recientemente publicado en Journal of Adolescent Health examinó los datos de 84 niñas con un historial de abuso sexual y 89 niñas que no habían sido víctimas de abuso durante su infancia. El estudio, aunque ha contado con una muestra muy pequeña, concluye que aquellas niñas que sufrieron abuso sexual tuvieron su primera menstruación entre 8 y 12 meses antes que las que no habían sufrido este trauma.

Según los investigadores un adelanto de un año en la edad de la menarquía puede parecer poco en relación a toda una vida, pero los expertos insisten en que este adelanto puede conllevar problemas de comportamiento y aumentar el riesgo de problemas de salud mental – como depresión, abuso de sustancias, relaciones sexuales de riesgo y embarazos adolescentes -, además de aumentar el riesgo de padecer cáncer reproductivo.

El desarrollo físico y psicológico de los niños ocurre de forma paralela, influyendo uno en otro y retroalimentándose tanto positiva como negativamente.

Los expertos en violencia contra la infancia aseguran que los testimonios sobre abuso sexual de los niños casi nunca son falsos y que lo más importante para ayudar a un niño que asegura haber vivido algún tipo de abuso sexual es que los adultos que han de protegerle, así como las autoridades, crean su relato.

Derechos de fotografía: matt.mind, Mitya Ku

Publica tus comentarios