Día Mundial del niño prematuro 2016

Un parto prematuro o pretérmino es aquel que se produce antes de la semana 37 de embarazo. En todo el mundo uno de cada diez niños nace prematuramente, tanto en países desarrollados como en países en vías de desarrollo. Las causas de los nacimientos prematuros son aún desconocidas aunque algunos factores, como el tabaquismo, algunas enfermedades de la madre o los partos múltiples pueden incrementar el riesgo de tener un bebé prematuro. Los expertos insisten en que entre los factores que influyen en los índices de nacimientos prematuros está el estrés materno y, a pesar de todos los avances médicos de las últimas décadas y de que la tasa de supervivencia en países con medios es muy alta, la prematuridad no se ataja, sino que más bien, parece que aumenta.

Nacer antes de tiempo no es ninguna suerte, sobre todo si no naces en un país con una buena sanidad, por eso desde hace seis años la OMS celebra el 17 de noviembre el Día Mundial del Niño Prematuro.

prematuros-2

Los bebés que nacen antes de tiempo suelen tener unos primeros años complicados, más riesgo de padecer secuelas físicas y psicológicas debidas a su nacimiento y, si nacen en un país pobre, mucho más riesgo de muerte durante la infancia. Parálisis cerebral, autismo, problemas respiratorios, sordera o ceguera son algunas de las patologías que más afectan a los prematuros, más cuanto más prematuro es el parto o cuanto más bajo sea el peso del bebé.

Los bebés prematuros necesitan muchos cuidados especiales. Durante los últimos años, los avances en medicina neonatal aseguran una tasa de supervivencia del 90% en bebés con pesos por encima de los 800 gr y del 60% en bebés tan pequeños que superan por poco el medio kilo. La medicina en prematuros parece casi milagrosa y, aunque una Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales es probablemente uno de los lugares más tristes de la Tierra, el trabajo de los equipos de neonatología y las técnicas modernas permiten que casi todos los padres de bebés prematuros se los puedan llevar a casa tras un periodo más o menos largo de hospitalización.

La medicina avanza día a día y entre las mejoras que se implantan poco a poco también en los hospitales españoles desde hace unos años los centros más punteros aplican lo que se conoce como Cuidados Centrados en el Desarrollo y la Familia. Los bebés prematuros sufren mucho estrés a causa de su nacimiento temprano y de las técnicas médicas, a veces muy dolorosas e invasivas que se les aplican para salvarles la vida. Por eso las mejores Unidades Neonatales utilizan técnicas como el Método Madre Canguro para mejorar las expectativas de estos niños y disminuir las secuelas. La ciencia ha demostrado que la presencia de la madre, principalmente, o de otros familiares como el padre, los hermanos o incluso los abuelos, y prácticas sencillas como el piel con piel o la lactancia materna mejoran no sólo la calidad de vida de los niños durante su estancia en el hospital sino también después, disminuyen las secuelas tanto físicas como psicológicas, e incluso son beneficiosas para la familia al completo.

Permitir la entrada de las madres y los padres en la UCIN, fomentar la lactancia materna y el contacto físico con estos peques les ayuda a superar antes su nacimiento.

Los prematuros son frágiles y a la vez fuertes. Pequeños bebés especiales que se convierten en maestros de tenacidad, valentía y ganas de vivir. Los prematuros te enseñan a vivir el momento, a ir sorteando las dificultades cuando aparecen y, si tu hospital permite que los acompañes durante todo su ingreso, sin restricciones ni horarios de visitas, te enseñan también la importancia de simplemente estar.

En el Día Mundial del Prematuro queremos, con la OMS, concienciar sobre la importancia de implementar métodos que permitan el acompañamiento de las madres y los padres a sus bebés chiquititos en todo el mundo.

Derechos de fotografía: DFID, emilykreed

Publica tus comentarios