Cuando las barreras son más pequeñas que los sueños

La voz y la presencia de Gemima son para muchos innatas. Esta chica salvadoreña de 17 años y de un largo y rizado cabello es reconocida por su capacidad comunicacional, lo que le ha permitido ostentar cargos de liderazgo en su comunidad como el de presidenta de la Casa de Encuentro Juvenil de Teotepeque en el departamento de La Libertad, lugar en el que reside.

Ahora su tiempo lo distribuye en sus funciones como presidenta de los jóvenes del municipio y sus estudios de bachillerato. “No es fácil, tengo una agenda muy ocupada, pero me gusta lo que hago, siento que la Casa de Encuentro me ha abierto puertas y ha desarrollado más mis habilidades sociales y de convivencia, por eso en el instituto no me cuesta nada”, cuenta la joven.

 

Llegar hasta aquí no ha sido fácil para Gemima. En muchas ocasiones pensó que seguir estudiando más allá de noveno grado era imposible, ya que su hermano mayor no lo había logrado a causa de los escasos recursos económicos de su familia. A lo largo de cuatro meses conversó una y otra vez con sus padres, tratando de convencerles, pero el dinero no alcanzaba. Sin embargo, su obstinación y deseos de superación hicieron que su padre finalmente accediera.

No obstante, había otro problema que vencer. Gemima y su familia viven en el cantón San Benito, a dos horas del centro del municipio y sin transporte público regular. Para llegar al casco urbano deben caminar entre cerros y piedras, bajo un sol abrasador, pasando por un río que en invierno aumenta su caudal y a lo largo de un camino solitario y deshabitado.

camino a la escuela camino2 camino3

“Mi papá temía por mi seguridad y la de mi hermanito mayor, y en un momento volvió a desistir, pero hallamos una solución por medio del alquiler de una habitación en el pueblo. Ahí nos quedamos durante la semana mientras estudiamos. Sé todo lo que les cuesta a mis papás y les agradezco el sacrificio que hacen por nosotros” , explica Gemima.

Educo y la alcaldía de Teopeque fueron al instituto de Gemima para informar sobre un espacio que se iba a abrir para la juventud. De inmediato la iniciativa llamó su atención y decidió participar. Así, después de algunas jornadas de reunión, sus compañeros y amigos la eligieron como presidenta de la Casa de Encuentro Juvenil.

“La casa de encuentro es un espacio de oportunidades para nosotros, los jóvenes. Aquí tenemos un lugar para aprender sobre oficios, actividades emprendedoras y nuestros derechos. Para mí la casa es el lugar donde hacer valer lo que yo pienso, me da la oportunidad de superarme y hacerles ver a otros compañeros sus derechos y luchar junto a ellos para abrirnos camino. Eso me hace feliz”.

Las Casas de Encuentro Juvenil son espacios educativos y de formación que fomentan el ejercicio de los derechos y la ciudadanía activa para que los jóvenes sean los gestores de su propio desarrollo bajo un modelo de compromiso social. El proyecto fue creado por Educo El Salvador el año 2001 y cuenta con hay 16 casas funcionando en el país.

  1. Jestine Responder

    I blog often and I truly thank you for your content.
    This article has really peaked my interest.
    I am going to take a note of your blog and keep checking for new details about
    once a week. I opted in for your Feed too.
    fodboldtrøjer

    • Educo Responder

      Thanks a lot for your words, Jestine. We hope you follow us for a long time! 🙂

Publica tus comentarios