Consejos para padres con hijos preadolescentes

Sucede cuando menos te lo esperas. Una semana tu hijo es un niño y a la siguiente se convierte en preadolescente. Parece que, al cumplir una determinada edad, los niños se transforman. No son pequeños pero tampoco mayores. Existen multitud de foros en los que padres preocupados preguntan a qué edad empieza la preadolescencia (¿10 años? ¿12 años?), y dado que los tiempos han cambiado, que aparentan ser mayores de lo que éramos nosotros a su edad y que no sabemos, por ejemplo, cómo enseñar a nuestros hijos a protegerse en las redes sociales, conviene que eches un ojo a estos consejos para padres con hijos preadolescentes.

¿A qué edad empieza la preadolescencia?

Ésta es la pregunta del millón. La versión oficial dice que es un período comprendido entre los 9 y los 12 años pero como todo en la vida, esto no es matemático, depende de cómo sea tu hijo. Ten por seguro que será preadolescente cuando en “la construcción de su yo intervengan cambios corporales, conductuales y emocionales” tal y como explica la psicóloga infantil Sara Tarrés en “Cambios emocionales en la preadolescencia” de Guía Infantil. Quizás se muestre demasiado frío (y cortante) para tener unos padres diciéndole lo qué hacer, seguramente conteste con monosílabos y por supuesto, no querrá que muestres afecto por él/ella en público, menos si hay alguien de su edad cerca. Su comportamiento ambivalente puede ser desconcertante e incluso desagradable.

Los tiempos han cambiado

Los niños de hoy están viviendo experiencias muy diferentes a las que nosotros vivimos, en parte por la aparición de internet y las redes sociales (no dejes de leer “Cómo detectatar los 4 tipos de bullying más comunes” o “¿Qué es el sexting y cómo proteger a los adolescentes?“). La buena noticia es que, en muchas ocasiones demuestran mayor madurez y una actitud de confianza. Aún así hay una brecha generacional enorme. Como padres, estamos tratando con problemas que nuestros propios padres jamás soñaron, y a menudo nos sentimos menos preparados de lo que estaban ellos cuando nosotros nos convertimos en preadolescentes.

Criar a un niño ya no se basa en establecer normas estrictas. De hecho, el portal de psicología Cepvi advierte en el artículo “Pre-adolescentes: cómo modificar su comportamiento” que los padres que utilizan un castigo intenso, suelen fomentar en sus hijos comportamientos agresivos y violentos. Muy pocos hemos educado a nuestros hijos para que obedezcan ciegamente. Sin embargo, sabemos que es mucho mejor tener niños que piensen, reflexionen y usen la cabeza a prohibir y convertir a los chavales en ignorantes, que no pueden ver las consecuencias de sus actos y que en cuanto se les presenta la ocasión, deciden saltarse las reglas.

Consejos para padres con hijos preadolescentes-interior

Consejos para padres con hijos preadolescentes

1. Cenad juntos

Procura encontrar un hueco en el día para pasar tiempo y hablar con tus hijos. El mayor reto con los preadolescentes es captar su atención. Si estableces el hábito de charlar sobre cómo le ha ido el día durante la cena, conseguirás establecer un poco de complicidad entre vosotros.

2. Fuera móvil en la mesa y el coche

Empieza por ti, sírvele de ejemplo. Si te conectas a Facebook o chateas por Whatsapp al comer o al volante, tu hijo imitará tu comportamiento. Pon la norma de que nadie puede interactuar en el mundo digital mientras estéis en espacios como el coche o la mesa, de esta forma favorecerás la conversación.

3. Demuestra cariño sutilmente

La psicoterapeuta de “Mother of Family Therapy”, Virginia Satir dice que necesitamos cuatro abrazos diarios para sobrevivir. Ocho abrazos diarios para mantenernos y doce abrazos diarios para crecer. Los preadolescentes suelen evitar las muestras de afecto, a pesar de que las necesitan. Ante esto puedes buscar alternativas para demostrarle cariño, ¿por ejemplo? Revolverle o alisarle el pelo cariñosamente o darle un toquecito en la nariz. No hace falta que sea constantemente, pero sí debe estar presente.

4. Actualízate

El mundo tecnológico cambia constantemente. Salen nuevas apps; las redes sociales que antes estaban de moda, ahora no lo están; hoy mola un videojuego y mañana no. Muchos preadolescentes saben que sus padres no tienen ni idea de tendencia digital y ellos no van a ser quienes se lo expliquen porque “es guay” que tus padres no sepan. Por tanto, debes acostumbrarte a estar al día de lo último en apps, redes sociales, gadgets, videojuegos, etc. y comprobar cómo lo están utilizando tus hijos para poner límites. Te recomendamos que te suscribas a nuestra sección Actualízate donde abordamos temas como ¿Por qué mis hijos están como locos con Dubsmash?, ¿Qué es Instagram Live?, etc.

5. Conoce a sus amigos

No puedes elegir a los amigos de tu hijo, pero sí saber quiénes son. Dado que posiblemente te van a apartar de su mundo, saber quiénes son, con quién están y lo que están haciendo es clave. ¿Lo mejor?. Conviértete en el padre que organiza los mejores planes, así tus hijos se acostumbrarán a que estés presente cuando está con sus amigos. Y, ojo, presta atención: si tus hijos están hablando de alguien del que nunca le has oído hablar, sugiérele que le invite al próximo plan para conocerle en persona.

6. Saber qué les gusta

Lo sabemos, hablar de Pokémon o Yokai-Watch, de los últimos Youtubers o de cualquier cosa relacionada con Minecraft, es aburrido pero es importante que tus hijos sientan que muestras interés por las cosas que les gustan. Si estás dispuesto a comprender por qué les importa lo que les importa construirás una gran relación que se prolongará a lo largo de los años.

7. Compartid un hobby

¿Qué tal si, por ejemplo, empezáis a correr juntos? No sólo es una forma de inculcarle un hábito saludable si no que ayudará a apaciguar sus revolucionadas hormonas pre-adolescentes y a activar tu metabolismo. Si no es correr, opta por otra cosa (como ir a clases de pintura), lo importante es hacer algo que genere un vínculo, un punto común, algo especial que defina vuestra relación.

8. Deja que fracase (o tenga éxito)

Asúmelo, tu hijo ya no necesita que le vigiles por si mete los dedos en el enchufe, se come una moneda o se cae a la mínima. Ese tiempo ya pasó pero a los padres de preadolescentes nos cuesta romper el hábito de protegerles. Lo mejor es que te vayas acostumbrando a dar espacio a tus hijos para que prueben cosas por su cuenta. De este modo, cuando sea el momento de dejarlos ir, sabrás que podrán valerse por sí mismos cuando estén solos.

Derechos de imagen: Karen Borter, Julie phillips

    • Educo Responder

      ¡Hola, Fernando! Esperamos que estos consejos te ayuden. ¡Suerte y un saludo! 🙂

  1. Sofia Responder

    Me ha encantado este Post…. tiene todo por lo que he estado reflexioando en estos últimos días…. porque mi hijo de 8 años ya empieza a ser preadolesente… Un abrazo!

Publica tus comentarios