Cómo hacerse fuerte ante el acoso escolar

El acoso escolar o ‘bullying’ produce heridas psicológicas difíciles de sobrellevar ya que implica maltrato, humillación y agresión física o psíquica. Ignorar, insultar, hostigar, pegar o burlarse sistemáticamente de otro durante un tiempo prolongado no solo genera un grave conflicto en el niño acosado sino a todo su entorno. Las cifras son escalofriantes. Por eso, desde Cuaderno de Valores, nos ha parecido importante hacernos eco de este grave problema. ¿Cómo reconocemos si nuestros hijos o nuestros alumnos sufren ‘bullying’? ¿Cómo podemos prevenir el acoso escolar y qué hemos de enseñarles hacer a nuestros pequeños para que se hagan fuertes antes el acoso, ayuden a defender a sus compañeros y aprendan a denunciarlo? Aquí te lo contamos.

¿Cómo sabemos si nuestros hijos o alumnos sufren de acoso escolar?

Según el estudio Cisneros X. Violencia y acoso escolar en España, “realizado entre 25.000 alumnos de 2º de Primaria a 1º de Bachillerato de centros públicos, privados y concertados de 14 autonomías, señala que más de 500.000 niños en España sufre un grado de acoso intenso, que el 54% sufre depresión y el 15% ha pensado alguna vez en suicidarse.”

Los niños que sufren acoso escolar suelen distanciarse del resto de su grupo y les cuesta hacer amigos e integrarse. Pedir ayuda les resulta muy difícil y se sienten incapaces de defenderse. En casa dicen que no quieren ir al colegio. De hecho, tampoco quieren salir de casa o hacer actividades que hasta ahora disfrutaban. Tienen pesadillas o les cuesta dormir. Si tienen hermanos, pueden volverse agresivos hacia ellos y empiezan a sufrir trastornos de la alimentación (falta de apetito, dolor de estómago, atracones etc.)

En clase o en el colegio, estos niños se muestran tristes e irritables. Ya no se concentran como antes y baja su rendimiento escolar. Pueden pasar de la ira al enfado y se aíslan poco a poco de su grupo o amigos de siempre.

Si tus hijos o alumnos presentan algunas de estos comportamientos, es momento de actuar. Pero antes de dar paso a estos consejos, queremos señalar cómo podemos prevenir el acoso escolar integrando estas actividades y conductas en casa y en el aula.

Enseñar a los niños cómo hacerse fuertes ante los que acosan aumenta las probabilidades de que puedan defenderse y defender a otros niños.

bully1

Enseñándoles a cómo hacerse fuertes ante el acoso escolar

Según un estudio de Nicola Abbot, de la Universidad de Christ Church, los niños que saben lo que decir y cómo actuar no sienten miedo de intervenir ante un acoso. Este estudio demostró que cuando un compañero apoya y defiende a un niño acosado, el ‘bullying’ tiende a parar de forma casi inmediata.

En el aula y en casa, profesores y padres pueden crear juegos de rol que ayudan a los niños a defenderse y a defender a otros. La doctora Abbot sugiere empezar por enseñarles a hablar con el agresor. Por ejemplo: “Me gustaría que pararas de insultarle/pegarle” o “Seguramente lo dices o lo haces en broma pero lo está pasando mal o le está afectando.” La clave es poner énfasis en la empatía y no la agresividad.

Otro ejercicio recomendable para hacer en grupos pequeños es enseñar a los niños a hablar de manera calmada y mirándose a los ojos. El humor también funciona porque es lo que menos espera el agresor.

En un caso real, si hablar resulta imposible o demasiado difícil, es mejor apartarse y encontrar un adulto que pare el acoso. Hablar con alguien de confianza ayuda a no sentirnos solos y está demostrado que no decir nada es peor.

Si un niño es víctima de acoso escolar, procura no dejarle solo y ser amable con él. Siéntate a su lado en el recreo, propón alguna actividad para hacer juntos o espérale a la salida del colegio. Y sobre todo, habla con un adulto sobre ello.

¿Cómo prevenir el acoso escolar?

Tanto padres como educadores deben enseñar a los niños a respetar las diferencias y no verlas como rarezas o deficiencias. También es importante que desde casa y desde el colegio se generen situaciones de solidaridad y trabajo en equipo.

Una parte importante a la hora de educar es enseñar a los pequeños a tratar a todo el mundo con respeto y parar a pensar antes de decir o hacer algo que pueda herir a otro.

En una interesante charla de Ted, Shane Koyczan habla sobre lo importante que es hacerse fuertes (en auto estima, salud mental, fortaleza, etc.) y saber “defenderse” ante la presión externa. Koyczan asegura que hacerse fuerte no implica ser violento sino aprender a resaltar todos los valores positivos de uno mismo y de los demás. Valores como el razonamiento, respeto, la empatía, generosidad y tolerancia.

Puedes acceder a la charla entera con subtítulos aquí.

Derechos de imágenes: Thomas RickerTamckile.

Publica tus comentarios