Cómo hacer que sean buenas personas en la era digital

Los padres depositamos muchas esperanzas en nuestros hijos. Queremos que crezcan sanos y felices. Esperamos que encuentren el amor, que lleguen a formar una familia y persigan sus sueños. Pero en el fondo, lo que deseamos por encima de todo es que se conviertan en buenas personas, en seres humanos amables, respetuosos y honestos. La pregunta es: ¿Cómo conseguirlo en la era digital? A fin de cuentas nuestros hijos están desarrollándose en una sociedad un tanto diferente a la que nosotros crecimos y puede que los padres nos sintamos perdidos a la hora de guiarlos. ¿Te sientes identificado con esto? ¡Sigue leyendo!

En pleno siglo XXI, muchos padres nos preguntamos cómo enseñar a nuestros hijos valores como el trabajo en equipo, la comunicación y la perseverancia. La mayor parte de los niños los aprenderán  viendo ejemplos en casa y el colegio. Pero en la era digital también entran en juego los medios de comunicación e internet. Dado que las películas, programas de televisión, libros, videojuegos y redes sociales son una parte importante de la vida de nuestros hijos, no es descabellado pensar que van a aprender importantes lecciones de vida a través de ellos.

como-hacer-que-sean-buenas-personas-en-la-era-digital-2

5 actividades tecnológicas para enseñar a nuestros hijos buenos valores

Sin embargo, hay algunas cosas que los padres podemos hacer para reforzar valores que les enseñen a ser buenas personas. Y lo mejor es que podemos hacerlo a través de las herramientas que proporciona la era digital. Echa un ojo a las siguientes.

1. Ver deportes de equipo por televisión.

Gracias a artículos como el de ABC, “10 razones por las que los niños deben hacer deporte”, sabemos que es muy favorable que nuestros hijos lo practiquen. Pero verlo por televisión con ellos, también lo es. No sólo porque es una manera divertida de hacerles sentir parte de un equipo o fomentar una identificación con un jugador, también porque puede ser una gran oportunidad para hacerles ver lo positivo del trabajo en equipo o la perseverancia. Después de que el delantero de su equipo favorito marque un gol, señálale lo importante que ha sido el trabajo de los centrales o media puntas en la jugada. En una sociedad acostumbrada a los héroes y a conseguir las cosas de inmediato, conviene que los niños vean que los héroes no están solos y que su éxito depende de horas de entrenamiento y práctica. Así pues, indícale que, detrás del gol hay un esfuerzo y que a pesar de que los otros jugadores no reciben toda la atención, el delantero no tendría éxito sin ellos.

2. Compartir buenos ejemplos en las redes sociales.

Facebook, Instagram, YouTube… Aunque no lo creas, las redes sociales están llenas de historias con buenas lecciones de vida y contenido sumamente creativo. Si ves un post como “Niños y niñas que transforman su realidad a golpe de noticias”, o una foto o un vídeo de algo especialmente conmovedor o bonito, compártelo con tu hijo y comenta con él/ella lo valiente que ha sido el usuario al mostrar su historia/opinión o expresar emociones/sentimientos de un modo creativo. Háblale además de las consecuencias que implicaría ponerse de parte de esa persona y lo importante que es tomar partido para ser fiel a uno mismo, aunque ello implique tener que enfrentarse a las críticas de los demás.

3. Ampliar sus horizontes con el cine.

Ver documentales o películas sobre personas que viven vidas muy diferentes a la vuestra, es una gran idea para fomentar en tus hijos la empatía, compasión y humildad. En la próxima noche de cine familiar, elige algo diferente: una historia sobre alguien de raza o religión diferente, o sobre una comunidad menos favorecida que la nuestra, o una subcultura con valores o creencias distintas a la vuestra – y empieza un debate después.

4. Jugar a videojuegos cooperativos con ellos.

Jugar a videojuegos en familia da la oportunidad, tanto a padres como a hijos, de practicar el trabajo en equipo, la resolución de problemas, la comunicación y la constancia, al mismo tiempo que es un divertido entretenimiento. Elige juegos multijugador en los que tengáis que colaborar juntos para ganar. Por otro lado, asegúrate de ser un modelo de comunicación positiva y respetuosa durante el juego (prueba a decir a los niños frases del tipo “Necesito ayuda aquí” en vez de “Ven aquí, no lo haces bien”). Si además tus hijos intentan acciones una y otra vez para lograr una meta de juego, reconoce su esfuerzo, así como su éxito, si finalmente consigue el reto.

5. Desconectar tú como ejemplo.

En la mayoría de las familias, los teléfonos móviles, tablets y ordenadores tienen una presencia constante, ya que sus alertas nos avisan de un nuevo mensaje en WhatsApp, comentario en Facebook o post en Instagram. En este aspecto, podemos enseñar a nuestros hijos un poco de autocontrol, resistiendo el impulso de responder de inmediato. La próxima vez que escuches una alerta de mensaje nuevo (y sepas que no es nada urgente), di en voz alta: “No necesito leer el WhatsApp ahora”. Esto mismo también lo puedes hacer con las redes sociales. Si eres usuario de Twitter o Facebook y ves algo que te enfada, explica a tu hijo por qué no quieres responder de inmediato. Por ejemplo, “ahora mismo estoy enfadado y puede que diga algo de lo que luego me arrepienta; prefiero calmarme y después decirle a mi amigo que esto me ha molesta en privado en lugar de públicamente “. Además, tal y como señalan en el artículo del periódico El Huffington Post, “7 formas de conectar con tus hijos en un mundo desconectado”, puedes practicar actividades con los niños que no requieran de un uso tecnológico.

¿Qué haces tú para enseñarles a ser buenas personas en la era digital?

Derechos de imagen: Joel Bombardier, Seth Werkheiser

Publica tus comentarios