Cómo hablar con tus hijos sobre la importancia de la supervisión digital

¡Los niños son cabezotas! Quieren montar en bici sin casco, pasar el rato a solas con sus amigos y creen que se merecen un smartphone. Pero los padres, somos realistas: conocemos los riesgos de internet. Sólo porque nuestros hijos tengan un smartphone mucho antes de la adolescencia, no significa que estemos convencidos de que sea buena idea. Por eso algunos padres consideran que la supervisión digital es necesaria, la única manera de tener la certeza de que nuestros hijos estén seguros. Ahora bien, supervisar no significa controlar y es posible que los niños no lo entiendan, ¿cómo explicárselo?

Debatid sobre seguridad digital
Para que los niños accedan a que los supervises, necesitan entender por qué su seguridad digital es tan importante. Lo mejor es abordar esto poniendo un ejemplo que haya ocurrido en el entorno de tu hijo o que hayan mostrado en los medios de comunicación. Inicia la conversación exponiendo tus preocupaciones. Hay muchos ejemplos de niños que son víctimas de ciberbullying, sexting o que han sido secuestrados por un depredador de internet. Este artículo de El País nos informa de que “Según los últimos datos de Unicef, a día de hoy uno de cada tres usuarios de Internet en el mundo es un niño o, como mucho, alcanza la pubertad. El 80% de ellos declara ser consciente de los peligros a que se enfrenta en la red –acoso, abuso sexual, etc.-; sin embargo, menos de la mitad afirma que sabría cómo actuar en caso de sufrir una situación de este tipo”. Preocupante, ¿verdad?

Si no la conoce, cuéntale la historia de Amanda Todd (u otra similar). Aquí tienes el enlace y análisis de Pantallas Amigas sobre este caso, uno de los más sonados y quizás de los primeros en hacer públicamente patente dos graves problemas como el ciberbullying y el sexcasting.

Amanda Todd, caso dramático de sextorsión y ciberbullying analizado por PantallasAmigas

Una vez leída, pregunta a tu hijo:

¿Por qué crees que le ocurrió esto a Amanda?
¿Qué hizo ella mal?
¿Cómo podría haber evitado la situación?
¿Qué podían haber hecho sus padres para ayudar?

Lo creas o no, puede que tu hijo llegue a la conclusión de que tu supervisión digital le ayudará a evitar situaciones peligrosas como la de Amanda. Pero, es probable que siga resistiéndose a pensar que la necesita. Después de todo, los niños se creen inmunes al peligro. Por lo tanto, el siguiente paso es poner los límites a su uso de internet y demostrarle que si es capaz de ser responsable y ganarse tu confianza, irán dejándole más libertad.

Hablad sobre buenos usos de internet

Nadie puede conducir un coche sin carnet de conducir, ¿verdad? Pues con el smartphone ocurre lo mismo. Trata de que tu hijo entienda ese mensaje. Hasta que no te demuestre que sabe usar el teléfono con responsabilidad, no podrá hacerlo sin tu supervisión digital. Como decían en Spiderman, un gran poder conlleva una gran responsabilidad.

Charlad sobre cómo puede afectar internet a su futuro

Con cada post, foto o snap, tu hijo está creando su reputación online. Es muy importante recalcar a tu hijo lo fácil que es cometer un error que le perseguirá para el resto de su vida. Después de todo, tú eres su padre y sabes mejor que nadie las consecuencias que puede tener algo que se hace viral en internet.

Cómo hablar con tus hijos sobre la importancia de la supervisión digital-interior

Un contrato padre-hijo para el smartphone

Puede que, a pesar de llevar cabo los puntos anteriores, tu hijo siga sin entender completamente la importancia de la supervisión digital. Llegados a este punto, hacer un contrato con respecto al smartphone puede ayudar. Tal y como explican en esta noticia de La Sexta:“Los contratos entre padres e hijos para tener smartphones es una medida recomendada por psicólogos para regular la seguridad en el uso de los dispositivos”.

En este tipo de documento se suelen establecer normas como el horario de uso del teléfono, cláusulas como no enviar ni recibir imágenes íntimas, saber en todo momento las claves de las redes sociales de tu hijo y ser el filtro a la hora de descargar aplicaciones. Echa un ojo al artículo completo para ver qué más se puede incluir en este acuerdo.

Eso sí también es importante escuchar la opinión de tu hijo y saber qué es lo que quiere hacer con el smartphone. Los términos del contrato pueden variar según la edad del niño. Por ejemplo, si se trata de un caso en el que es su primer teléfono, lo ideal es que le supervises de un modo intensivo para después, dejarle más libertad a medida que te sientas más cómodo con su comportamiento digital.

Como padres, sabemos que supervisarlos digitalmente es muy importante porque tenemos presente lo que se juegan nuestros hijos en internet. Y esto va más allá de estar a salvo en su día a día, también se trata de proteger su imagen para el futuro como también comentamos en el post Cómo enseñar a tus hijos a protegerse en las redes sociales. Incluso si tus hijos no están de acuerdo, tiene que quedarte claro que como padre, tu deber no es complacerlos, si no hacer lo correcto por su bien.

¿Ya has hablado con tus hijos sobre este tema?

Derechos de imagen: Robert Couse-Baker, Johan Larsson

Publica tus comentarios