Cómo detectar los 4 tipos de bullying más comunes

El bullying o acoso escolar es cualquier tipo de maltrato que surge en el entorno escolar y se produce de forma reiterada. La víctima es un alumno, los verdugos, sus compañeros. Se trata de una relación con un desequilibrio de poder y puede adoptar muchas formas, desde verbal y física hasta social o cibernética. Aunque las instituciones y colegios están llevando a cabo numerosas iniciativas para hacerle frente, los padres siguen siendo la clave para empoderar a los niños y prevenir y detener así este ignominioso fenómeno. Estos son algunos consejos sobre cómo hacer frente a los cuatro tipos de bullying más comunes.

Bullying verbal

Qué es: Acoso a través de palabras crueles, insultos recurrentes, amenazas o comentarios irrespetuosos sobre los atributos de una persona (apariencia, religión, origen étnico, discapacidad, orientación sexual, etc.).

Ejemplo: Cuando un niño le dice a otro: “Eres muy gordo, igual que tu madre.”

Cómo detectar los síntomas: El niño acosado suele aislarse, tener cambios de humor bruscos o perder el apetito. Puede que te cuente lo que dicen de él y te pregunte si crees que es verdad.

Qué hacer: En primer lugar, enseña a tu hijo qué es el respeto. A través de tu propio comportamiento, refuérzale la idea de que todo el mundo merece ser tratado bien – sé amable con los profesores, alaba las aptitudes positivas de sus amigos, etc. Por otro lado, ayuda al niño a ver sus puntos fuertes.

“La mejor protección que los padres pueden ofrecer es fomentar la confianza y la independencia de su hijo y estar dispuesto a tomar medidas cuando sea necesario”, dice Shane Jimerson, psicólogo escolar y profesor de la Universidad de California, Santa Bárbara. Además practica con el niño formas seguras y constructivas para responder a un matón. Dale ideas de frases para decir en un tono firme pero no agresivo, por ejemplo “Eso no ha sido amable”, “Déjame” o “Vete”.

Bullying físico

Qué es: La intimidación física basada en golpes reiterados, patadas, zancadillas, empujones o cualquier tipo de tocamiento no deseado e inapropiado.

Ejemplo: Bajar los pantalones a un niño en mitad del patio a la hora del recreo.

Cómo detectar los síntomas: La mayoría de los niños que sufren acoso escolar físico no suelen contárselo a sus padres, así que fíjate si llega a casa con heridas, rasguños o contusiones, si “pierde” o rompe ropa habitualmente, o si se queja de dolores de cabeza o de estómago.

Qué hacer: Si sospechas que tu hijo está siendo acosado físicamente, habla con él sobre el asunto pero de forma casual. Pregúntale qué está pasando en la escuela, durante el recreo o de camino a casa. En función de las respuestas, pregúntale si alguien está siendo malo con él. No le atosigues ni magnifiques tu preocupación.

Haz que entienda que es importante que te cuente esto a ti, a sus profesores o a sus consejeros escolares. Apunta las fechas, horas, personas involucradas y agresiones y comunícaselo al centro escolar. No te pongas en contacto con los padres del agresor, no intentes resolverlo por tu cuenta. Si tu hijo sigue sufriendo bullying físico y necesita asistencia más a allá de la escuela, ponte en contacto con la policía local.

Cómo detectar los 4 tipos de bullying más comunes

Bullying social

Qué es: Acoso escolar a través de las relaciones con tácticas de exclusión, es decir evitar que la víctima forme parte de un grupo en cualquier tipo de actividad social.

Ejemplo: Un grupo de niñas habla y comparte fotos de una fiesta de pijamas que hicieron el fin de semana delante de otra niña a la que no invitaron y a la ignoran para hacerla sentir invisible

Cómo detectar los síntomas: Atento a los cambios de humor, a que quiera excluirse de los grupos y estar solo más de lo habitual. Las niñas tienen más probabilidades de sufrir este tipo de violencia social y el dolor emocional que produce puede ser mayor que el de el Bullying físico y durar incluso más tiempo.

Qué hacer: “Todos las noches pregunta a tus hijos qué tal les ha ido el día”, dice Jennifer Cannon, terapeuta familiar en Newport Beach, California. Ayuda a tus niños a encontrar cosas que les hagan felices, señala sus cualidades positivas, y asegúrese de que sepan que hay personas que les quieren y que se preocupan por ellos. Anímales a desarrollar sus cualidades e intereses en la música, la pintura, el atletismo, la lectura u otras actividades extraescolares para que establezcan relaciones en otros entornos.

Cyberbullying

Qué es: El ciberacoso o acoso cibernético es una agresión mediante la difusión de insultos, mentiras, falsos rumores o amenazas a través de correo electrónico, sms y comentarios en redes sociales o aplicaciones móviles. Pueden ser comentarios sexistas, racistas, homófobos o que crean malestar incluso si no están dirigidos directamente al niño.

Ejemplo: Cuando alguien en Twitter escribe: “Álvaro es un perdedor, nadie quiere salir con él”.

Cómo detectar los síntomas: Observa cuánto tiempo para el niño online (mirando webs, redes sociales, etc), y si parece triste o ansioso después. Puede que esté leyendo cosas dolorosas en su ordenador, tablet o móvil, pero crea que es su única salida social. También ten en cuenta si tiene problemas para dormir, está siempre en casa después de la escuela y deja de hacer cosas que antes le encantaban.

Qué hacer: La mayoría de estos comentarios son anónimos, así que practicar el Cyberbullying es relativamente sencillo y rápido. Por tanto primero debes establecer reglas en casa que garanticen cierta seguridad en Internet. Establece límites de tiempo apropiados para su edad. Infórmate sobre los sitios, aplicaciones y dispositivos más populares y donde potencialmente se pueden dar casos de ciberacoso antes de que tus hijos los utilicen.

Deja que ellos controlen sus actividades online. Diles que si experimentan acoso cibernético, no deben contestar si no informarte para que puedas imprimir los comentarios ofensivos, incluyendo fecha y hora de cuando se recibieron para así informar al colegio y a tu proveedor de internet. Si se intensifica e incluye amenazas o mensajes con contenido sexual explícito, ponte en contacto con la policía.

¿Sospechas que tu hijo sufre bullying o acoso escolar?

Derechos de imágenes: Flickried, amandalyndorner

 

Publica tus comentarios