Cómo conseguir que tu pequeño duerma en su cama

Una cosa es que los peques se metan en la cama contigo por la mañana o se queden dormidos alguna noche que necesiten más mimo o se despierten con una pesadilla. Pero si tus pequeños se cuelan en tu dormitorio cada dos por tres o se resisten a dormir en su cuarto, y no estás cómodo con esta situación, es momento de reflexión y de cambiar las reglas. Aquí te contamos cómo.

Antes de nada, tenemos que saber cuando empezar a enseñarles a dormir en su cama. Cada niño es único y mucho depende de su grado de madurez, su personalidad y la rutina a la que está acostumbrado. Sólo tú sabrás cuando ha llegado ese momento. Si a ti también se te meten en la cama, noche tras noche, sigue leyendo. Hoy, desde Cuaderno de Valores, te daremos unos consejos para que tus pequeños consigan dormir en su cama y que les guste.

Si les has acostumbrado a dormir contigo, o si normalmente te quedas dormida en su habitación y luego reptas hasta la tuya, cambiar os costará más. Lo primero que hará cuando se despierte y no te vea es lo que hace siempre: llorar o venir corriendo a tu cama. Y eso es lo que hay que cambiar, poco a poco.

Para empezar, habla con ellos y explícales que los niños grandes, como ellos, duermen en sus camas y los padres en otra. Explícaselo de manera que sientan emoción y entiendan que es un paso más en aquello de hacerse mayor.

Poco a poco. Los cambios bruscos no gustan a nadie. Si después de hablar con tus hijos sobre dónde duerme cada uno se siguen colando, llévales a dormir a su habitación cada vez que se metan en tu cama. Aunque te cueste, haz el esfuerzo y hazlo siempre con cariño. Al principio, quédate allí hasta que se duerma y luego empieza a quedarte en el vano de la puerta, luego en el pasillo…Poco a poco, llegarás a tu cama, solo. Recuerda, es importante ser constantes.

cama1

  • Empieza temprano. Muchos expertos recomiendan empezar cuando aún están en la cuna. Dana Obleman, autora de The Sleep Sense Program, asegura que si un niño cree que te puede ir a visitar por la noche, puede convertirse en un juego y uno que acarrea problemas.
  • Pequeños premios. Algunos padres optan por recompensar a sus hijos por quedarse en sus camas por la noche. Tú, puedes hacer lo mismo. Por cada dos noches consecutivas que duerman en sus habitaciones sin meterse en la tuya, podrá elegir el postre de esa noche o quedarse un rato más viendo las estrellas o… la recompensa la pones tú. No olvides elogiar su nuevo hábito.
  • Un reloj, tu nuevo aliado. Este truco también funciona. Compra un reloj (económico y uno que pueda ver sin tener que encender la luz) y colócalo al lado de su cama. Enséñale el número correspondiente a la hora que os despertáis y dile que en casa nadie se levanta antes de las 7, 8, 9 de la mañana… Una vez que vea el número acordado, sabrá que es hora de despertar e ir a tu cama.
  • Contar ovejas. Contar ovejas o las estrellas fluorescentes que tiene pegadas al techo. Dicen que esto no funciona pero es importante que los niños aprendan a relajarse y volver a dormir en caso de que se despierten. Si no has tenido la oportunidad de leer este artículo, ahora sería un buen momento. Allí encontrarás técnicas de relajación que podrás compartir con tus niños.
  • Buenos hábitos. Los bebés y los niños necesitan dormir una media de 12 horas. Y para ello, necesitan un horario. Una de las peores cosas que puedes hacer es mantenerles despiertos pensando que así dormirán más o mejor y sin levantarse. Procura mantener los mismos horarios, incluso para las siestas.
  • Nada de distracciones. Después del ritual del baño, la cena y tras leer el cuento, procura atenuar la luz y no hablar, ni encender juguetes o móviles con luces o estímulos. Con su peluche favorito bastará. También es importante bajar el nivel de ruido de la casa. La constancia es la clave.

¿Te han gustado estos consejos? ¿Cómo les enseñas a quedarse en sus camas?

Derechos de Imágenes: Kevin ShorterBrandon Atkinson

  1. Patricia Responder

    Nosotras hicimos colecho, una cama adosada a la nuestra, ella en su cama, nosotros en la nuestra. Hacia los cuatro años le planteamos que cuando ella se sintiera preparada, podiamos poner la cama en su habitación.

    A los cinco años, un dia, sin que nosotros insistieramos, ella nos dijo que ya se sentia preparada para dormir en su habitación.

    Y asi fue, y asi sigue siendo. Si que de Vez en cuando se mete en nuestra cama, pero nos levantamos y la acompañamos de nuevo a su cama, porque asi todos dormimos mejor.

    Al final, cada una hace como Cree o como puede, a nosotros hasta nos sorprendió cuando decidió por ella misma ir a su habitación.

    Creemos que es importante respetar sus tempos, e ir preparandola para los cambios importantes que va a tener en su vida, cuando les das al oportunidad de decidir por ellos mismos, les das la oportunidad de tomar la responsabilidad de sus vidas, y con ello fomentas su autoestima.

    • Educo Responder

      Muchas gracias Patricia por compartir tu experiencia personal con nosotros. ¡Saludos!

  2. Encarna Responder

    Un contenido muy interesante.

    En mi caso, tuve una experiencia con mi hijo de 29 meses, que era que no quería dormir en su cama, no había manera, nos metíamos con el a dormir y una vez dormido nos cambiavamos a nuestra cama y en 5 minutos “el llanto” se despertaba y otro vez a cambiarnos a su cama, así estuvimos 4 o 5 meses.

    La cama que tenía mi hijo, era heredada de su hermana mayor y teníamos en mente en cambiársela y adecuarle su dormitorio para el, cambiarle el color de las paredes, la cortina, la cama y su colchón, etc..; así que estuvimos viendo en internet distintos modelos de habitaciones y de mobiliario, encontramos una cama nido que sobretodo a el le llamo la atención.

    Era un poco diferente a lo que estamos acostumbrado a ver. Nos decidimos y hicimos el cambio, le pusimos su cama nido nueva:

    http://www.confortonline.es/cama-nido-canape-abatible-confort-online-c2x11365273

    Y todo fue perfecto, se dormía en su cama con mi ayuda y una vez dormido me cambiaba a mi cama y no se despertaba en toda la noche.

    Creo que este cambio nos vino perfecto.

    Gracias!

    Un saludo!

    Encarna

    • Educo Responder

      Muchas gracias encarna por compartir nuestra experiencia con nosotros. Es un caso muy interesante y además también hemos aprendido con tu situación personal. ¡Saludos!

      • Encarna Responder

        Gracias a vosotros por darme la oportunidad de contaros mi experiencia, la que espero que sirva a otros lectores.

        Un saludo cordial!

        Encarna

  3. Laura Responder

    Y si en lugar de echarles disfrutamos de ellos? Yo lo necesito y mi hijo también, siempre he visto una incoherencia enseñarles a dormir solos cuando a todos nos gusta dormir acompañados….no entiendo la obsesión de apartar a nuestros hij@s de las personas que más aman (sus padres). Si escuchamos nuestro instinto te dirá que los años pasan volando y esos momentos que nos necesitan para sentirse seguros y amados durmiendo juntos son de las mejores cosas que tiene la maternidad o paternidad.

    • Educo Responder

      Muchas gracias por la crítica constructiva del post “Cómo conseguir que tu pequeño duerma en su cama”.

      Tal y como indicamos al principio del artículo, nos dirigimos a aquellos padres que no están cómodos con la situación y que solo ellos sabrán cuando ha llegado el momento de que el niño empiece a dormir en su cama.

      Lo que pretendimos es ofrecer consejos para esos padres.

      No obstante, te agradecemos enormemente tus comentarios y los tendremos en cuenta.

  4. Lara Responder

    Los mejores pediatras recomiendan justo lo contrario. Pero de dónde habéis sacado estos consejos del siglo pasado? Por favor actualizad vuestros conocimientos porque estáis confundiendo a madres y padres que leen esto. Por mi parte OS haré una buena publicidad.

    • Educo Responder

      Muchas gracias por la crítica constructiva del post “Cómo conseguir que tu pequeño duerma en su cama”.

      Tal y como indicamos al principio del artículo, nos dirigimos a aquellos padres que no están cómodos con la situación y que solo ellos sabrán cuando ha llegado el momento de que el niño empiece a dormir en su cama.

      Lo que pretendimos es ofrecer consejos para esos padres.

      No obstante, te agradecemos enormemente tus comentarios y los tendremos en cuenta.

  5. melina Responder

    Está nota, si bien parece bienintencionada, adolece de varios errores lo que la convierte en impracticable. Para comenzar, todo ese ridículo esfuerzo que proponen que el adulto realice (como ir alejándose progresivamente del niño) es naïve e infructuoso. Amén de que nos lleva a imaginar a un adulto predispuesto y sonriente cuando en realidad habrá un adulto exhausto y malhumorado, sin energías ni tiempo como para realizar dicha tarea de manera sostenida. Segundo: EL NIÑO LO HARÁ SÓLO. Si! Cuando esté listo. Su isa a su cama será espontánea, autodeterminación y feliz. Sin esfuerzo ni fracasos por parte de nadie. Comprobado empíricamente con decenas de familias.

  6. Anabella Responder

    Bien…para el mundo de los adultos no? Tienes un hijo y le obligas a hacer vida nocturna de adulto, en su cama y no me despiertes hasta que el reloj marque la hora que YO digo. Y qué pasa con las necesidades del niño? Porque si tu niño tiene la necesidad de dormir lejos de ti y despertarse cuando a ti te vaya bien y no olerte, tocarte, sentirte; este artículo es cábala.

    • Educo Responder

      Muchas gracias por la crítica constructiva del post “Cómo conseguir que tu pequeño duerma en su cama”.

      Tal y como indicamos al principio del artículo, nos dirigimos a aquellos padres que no están cómodos con la situación y que sólo ellos sabrán cuando ha llegado el momento de que el niño empiece a dormir en su cama.

      Lo que pretendimos es ofrecer consejos para esos padres.

      No obstante, te agradecemos enormemente tus comentarios y los tendremos en cuenta.

    • Educo Responder

      Muchas gracias por la crítica constructiva del post “Cómo conseguir que tu pequeño duerma en su cama”.

      Tal y como indicamos al principio del artículo, nos dirigimos a aquellos padres que no están cómodos con la situación y que solo ellos sabrán cuando ha llegado el momento de que el niño empiece a dormir en su cama.

      Lo que pretendimos es ofrecer consejos para esos padres.

      No obstante, te agradecemos enormemente tus comentarios y los tendremos en cuenta.

Publica tus comentarios