Cómo afecta tu estrés a tus hijos

A menudo no nos damos cuenta de que como padres somos el núcleo de la familia, y nuestro estrés afecta a los que viven bajo nuestro techo. Es una responsabilidad que no debemos tomar a la ligera. Día a día, nuestra salud mental actúa como impulso de la visión que tenemos de la vida y cómo nos expresamos y tratamos a los demás. Y ellos, nuestros hijos, son los que más lo notan.

Una de las principales causas del mal humor es el estrés. En 2011, David Code, reunió en su libro Kids Pick Up On Everything: How parental stress is toxic to kids una serie de pruebas de laboratorios de todo el mundo, que sugieren que los niveles de estrés tóxico de los padres tienen un serio impacto en el desarrollo del niño.

Particularmente grave es durante el embarazo ya que, tal y como se explica en el artículo “How Parents’ Stress Can Hurt A Child, From The Inside Out” de Forbes, la investigación de Code descubrió que la tensión prenatal genera, entre otros, ansiedad y Trastorno de hiperactividad con déficit de atención (THDA). Otros estudios también han encontrado conexiones entre el estrés en el embarazo y los Trastornos del Espectro Autista (TEA). Aunque los trastornos neurológicos y de desarrollo, dependen en mayor medida de factores genéticos, es posible que factores ambientales (como un útero hostil) pueden contribuir.

Pero el embarazo no es la única etapa en la que la ansiedad materna afecta a los pequeños, también se mantiene durante la infancia. En un contexto con estrés, el cerebro del niño desarrolla una sensación de peligro inminente, aunque en realidad no exista.

El artículo de Forbes también explica que diversos estudios con animales han demostrado que proporcionar a los hijos una sensación de calma, puede ser más poderoso que decirles que se les quiere. David Code sostiene: “A mis hijos no les digo cada 6 minutos que los amo como los padres helicóptero, que quieren que los niños sepan que están siempre presentes. Creo que es más importante crear calma a su alrededor para que no tengan sensación de amenaza exterior”.

como-afecta-tu-estres-a-tus-hijos

Estrés materno sí pero paterno también

A pesar de que hasta ahora diversos estudios habían establecido que el padre simplemente era el sostén económico y que las madres eran las que afectaban al desarrollo de sus hijos, un nuevo estudio realizado por la Universidad Estatal de Michigan ha demostrado que no es así. Muy al contrario, esta investigación establece que el amor y el apoyo de un padre -o la falta de él- tiene un impacto significativo en el desarrollo cognitivo, las habilidades sociales y la adquisición del lenguaje de sus hijos desde su más tierna infancia hasta quinto de primaria.

En concreto, se pudo ver que los niveles de estrés y la salud mental de los padres tienen un efecto particularmente perjudicial en el desarrollo cognitivo y del lenguaje de niños entre 2 y 3 años, incluso si estos tienen una influencia positiva de sus madres. Además, los padres parecen tener mayor efecto en el desarrollo del lenguaje de los niños que de las niñas.

Para esta investigación, la profesora Claire Vallotton, y sus colegas recopilaron datos de unas 730 familias. El objetivo inicial era observar cómo el estrés de los padres y problemas de salud mental como la depresión podían afectar a los niños. El resultado final es un estudio que proporciona algunas de las evidencias empíricas más concluyentes hasta la fecha sobre cómo el bienestar psicológico de los padres también tiene efecto sobre los hijos, independientemente de si el padre vive o no vive en casa con el niño o tiene una presencia diaria en la vida del niño. Por eso mismo, a raíz de esto, se ha enfatizado la importancia de enfocar los casos de servicios sociales en la madre y el padre por igual.

Los últimos hallazgos sobre el importante papel que desempeñan los padres en el desarrollo de sus hijos se publicaron en julio de 2016 en dos estudios separados. El primero “More than Just the Breadwinner: The Effects of Fathers’ Parenting Stress on Children’s Language and Cognitive Development” (“Más que el sostén de la familia: los efectos del estrés parental del padre en el lenguaje y el desarrollo cognitivo de sus hijos”) en la revista Infant and Child Development. El segundo, “Child Behavior Problems: Mothers’ and Fathers’ Mental Health Matters Today and Tomorrow” (“Problemas de conducta infantil: la salud mental de las madres y padres hoy y mañana”) apareció en el periódico Early Childhood Research Quarterly.

Estos estudios desvelan que los problemas de salud mental de padres y madres también son significativos en el mal comportamiento de los niños pequeños. Asimismo también tienen impacto a largo plazo en las habilidades sociales de los hijos (como el autocontrol y la cooperación) al llegar a quinto de primaria.

En cualquier caso, tanto las madres como los padres tienen la responsabilidad de cuidar su propio bienestar psicológico con el fin de nutrir y fomentar el bienestar de sus hijos. Porque, como dice otra de las investigadoras, Tamesha Harewood: “Eres importante para tus hijos, así que necesitas cuidar de ti mismo”.

¿Sabías que el estrés afecta de este modo a tus hijos?

Derechos de imagen: Lauren Rushing, Maeka Alexis

Publica tus comentarios