Cocinar con niños

¿Sabías que cocinar implica leer y saber de matemáticas? Cocinar también cultiva la auto-estima y la creatividad y además, fomenta el desarrollo motriz, la sociabilidad y según la nutricionista Susan Moores, portavoz de la Asociación Dietética Americana, los niños que cocinan son más abiertos a probar cosas nuevas y más conscientes del valor nutritivo y saludable de la comida. Aquí te contamos todos los beneficios que tiene enseñar a cocinar a tus pequeños y los ingredientes necesarios para hacerlo.

Cocinar en Familia. Motivar a tus hijos a compartir algo tan importante como es ayudarte a hacer la comida o la cena les da la dosis de responsabilidad que tanto desean. Es bueno además que colaboren poniendo la mesa, recogiendo y ¿por qué no? decorándola. Recuerda que cuanto más participen, mejor se lo pasaran y más importantes se sentirán.

Auto-Estima. A los niños les encanta ver que pueden hacer algo por sí solos. No solo les aumenta la auto estima sino que les ayuda a resolver conflictos, ser más realistas y disfrutar más de la vida. Cocinar implica poder llevar a cabo una receta, y por muy sencilla que sea, les motiva a que sigan aprendiendo. Los niños se sentirán tan orgullosos al poder decir: “Esto lo he hecho yo.”

Mates en la Cocina. Cocinar enseña a los niños a ejercitar sus habilidades motoras finas y sí, también aprenden matemáticas ya que en la cocina se calculan cantidades, se suman y se miden ingredientes e incluso se hacen fracciones. Si tu pequeño necesita un refuerzo en esta materia, la cocina es una buen excusa y le parecerá mucho más divertido que hacer los deberes.

cocinar2

Habilidades Motoras. Los niños pueden ayudarte en la cocina desde muy pequeñitos pero hay que saber qué pueden hacer y a qué edad.  Si tienen menos de 5 años pueden ayudarte a mezclar (una salsa por ejemplo), cortar (las puntas de las judías verdes con las manos), pelar, lavar, medir y juntar todo con las manos.  Acuérdate de darles el tiempo que necesitan para llevar a cabo las tareas. Si les metes prisa o eres demasiado exigente, se frustrarán y su amor por la cocina se perderá.

Leer.  Cocinar es la mejor manera de enseñarle a los niños los beneficios que tiene saber leer. Gracias a ello, pueden seguir instrucciones y conseguir resultados. Además de animarles a leer en voz alta, cada vez que cocines con tus hijos, motívales a escribir sus recetas favoritas y que vayan creando su propio recetario.

Cultura. Cocinar es una ventana abierta al mundo a través de los sabores, aromas e ingredientes. Prueba recetas de otros países y anima a tus pequeños a interesarse por diferentes culturas.  También es importante que sepan de dónde viene lo que comemos. La salsa de tomate no tiene por qué venir de una lata, ni el helado de la zona de congelados del supermercado.

Comida Sana.  Dicen que eres lo que comes. Cuanto más sana sea tu alimentación, más feliz y saludable serás. Por eso no solo hay que evitar la ingesta de comida rápida, pre-cocinada e industrial sino hablar de manera positiva de los alimentos sanos delante de tus hijos. Ayúdales a encontrar recetas ricas y saludables y a descubrir nuevas verduras y frutas. Recuerda que los niños que aprenden a comer bien, seguirán haciéndolo de adultos.

¿Preparados para meter las manos en la masa? Solo se requieren dos ingredientes importantes: tiempo y paciencia.

Derechos de Imágenes: Evelyn LimStephanie Sicore

 

Publica tus comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.