Ciberbullying, el acoso llega a internet

El ciberbullying afectaba a un 37% de los jóvenes españoles en 2011-2012 según datos del estudio Global Youth Online Behavior Survey realizado por Microsoft. Este número de afectados seguramente ha aumentado en los últimos años, ¿qué te parece?

Sin duda, el ciberbullying o acoso en internet es una problemática que como padres y profesores debemos tener en cuenta. ¿Quieres descubrir qué es el ciberbullying, cómo se produce y cómo afecta a sus víctimas? No te pierdas este post…

¿Qué es el ciberbullying?

En anteriores artículos hemos hablado del famoso (y temido) acoso escolar o bullying, una forma de acoso cada día más habitual en las escuelas españolas y de todo el mundo que se caracteríza por una violencia psicológica, verbal e incluso física que afecta a aquellos niños o adolescentes percibidos como diferentes o débiles por su entorno. Si quieres descubrir cómo reconocer a las víctimas del bullying y sus agresores, en el enlace encontrarás toda la información al respecto.

Ahora bien, en un mundo interconectado como el nuestro, donde los niños acceden a internet desde edades tempranas, tienen un smartphone desde muy jóvenes y perfil en redes sociales desde los 11 años o antes (una encuesta del Ministerio del Interior arrojó que el 19% de los menores de 11 años tiene perfil en al menos una red social), el acoso en internet se vuelve una realidad palpable a edades cada vez más tempranas.

CIberbullying: manifestaciones del acoso virtualPero… ¿qué es el ciberbullying o e-bullying? Ciberbullying.com lo define como “el uso de los medios telemáticos (Internet, telefonía móvil y videojuegos online principalmente) para ejercer el acoso psicológico entre iguales“. Merece la pena destacar la última parte de esta definición porque para hablar de ciberbullying deben existir dos menores vinculados a la situación. Si uno de los participantes fuese un adulto, se trataría de otra clase de acoso virtual, no de ciberbullying.

El e-bullying implica una continua hostigación online que puede atormentar, amenazar, humillar y molestar a un niño o adolescente, a través de internet, teléfonos móviles, consolas u otras tecnologías telemáticas. La gravedad de la situación no sólo reside en el acoso en sí sino en el anonimato que protege al agresor (al fin y al cabo, es posible publicar toda clase de mentiras, fotos o vídeos online sin necesidad de revelar la verdadera identidad).

El acoso online puede ser el paso siguiente en un caso de bullying pero esto no siempre es así. Existen muchísimos casos de ciberbullying donde la víctima no ha sido acosada personalmente.

Veamos cómo funciona el ciberbullying paso a paso.

Ciberbullying: ¿cómo se manifiesta el acoso escolar virtual?

A continuación te contamos algunas de las posibles manifestaciones del ciberbullying:

  1. El agresor cuelga una imagen o vídeo comprometedor (puede ser real o un fotomontaje) para avergonzar a la víctima. Puede incluso llegar a enviar esta imagen o vídeo a sus amigos, profesores y padres directamente.
  2. El agresor crea un perfil falso en las redes sociales con el nombre de la víctima y escribe haciéndose pasar por él toda clase de confesiones vergonzosas o deseos sexuales.
  3. El agresor se hace pasar por la víctima en chats o foros, insultando a otras personas para generarle conflictos a la víctima.
  4. El agresor sube la foto de la víctima en un blog o web destinado a votar a la persona “más tonta”, “más fea”, “más gorda”… y se encarga de multiplicar los votos para que la víctima esté en los primeros lugares.
  5. El agresor obtiene la contraseña de correo electrónico de la víctima para acceder a su correo (y leerlo), enviar mensajes falsos en su nombre y posteriormente cambiar la clave para evitar que el verdadero dueño pueda ingresar en la casilla. Esto puede suceder también con las redes sociales o los foros en los que participe la víctima.
  6. El agresor envía mensajes amenazantes a través de las redes sociales o los servicios de mensajería instantánea del smartphone.
  7. El o los agresores crean una página de “fans” de Facebook llamada por ejemplo “Odiamos a… XXX” donde se dedican a insultar, criticar y maltratar a una persona.
  8. El agresor ingresa a un foro en el que participa la víctima y le provoca sutilmente hasta conseguir una reacción que esté penada por los controladores, para lograr que le expulsen del foro donde se siente cómo o tiene un especial interés. Este caso es muy peligroso porque la víctima suele parecer culpable de lo sucedido y si los padres son informados por algún motivo (supongamos que se trata de un foro del colegio), es posible que la víctima sea castigada por su comportamiento.

Existen muchas otras variantes de estas situaciones que deben ser también consideradas ciberbullying. Si notas que tu hijo o alumno, vive alguna de las mencionadas, no dudes en ofrecerle tu ayuda. El acoso escolar continúa siendo acoso aunque sea online y de hecho, puede tener gravísimas consecuencias, llegando incluso a provocar el suicidio del acosado.

Ciberbullying: ¿cómo afecta a las víctimas?

E-bullying: cómo actuar frente al ciberbullying

El ciberbullying es realmente una situación que, al igual que el bullying, puede menoscabar la autoestima de los niños o adolescentes. Por lo general, las víctimas suelen:

  • No querer asistir a clase
  • Estar nerviosos, tristes o irritables
  • Tener súbitos cambios de personalidad
  • Estar deprimidos
  • No querer salir de casa, ni siquiera para ver a sus amigos
  • Bajar su rendimiento académico

Frente a cualquiera de estos síntomas, acércate a tu hijo o alumno y conversa con él. Recuérdale que hablar no es delatar, sino ayudarse a uno mismo. Explícale que necesitas saber qué le sucede y asegúrale que puedes ayudarle. No dudes en recordarle lo especial que es y que realmente no es culpable de lo que le sucede.

Cómo actuar frente al ciberbullying

Aquí te contamos brevemente qué puedes hacer si tu hijo es víctima de ciberbullying:

  1. Hablar con tu hijo y escuchar lo que él tenga para decir.
  2. Decirle a tu hijo que ignore el mensaje, a menos que se trate de una amenaza en cuyo caso lo más recomendable es reportarla al colegio e incluso, a la policía.
  3. Ayuda a tu hijo a restringir quién puede enviarle mensajes en las redes sociales y en las mensajerías instantáneas del móvil.
  4. Googlea el nombre de tu hijo para asegurarte de que el ataque no esté en más lugares de los que conoces. Es importante saber a qué te enfrentas.
  5. Bloquea a quien realiza las agresiones, ya sea en el teléfono o en las redes sociales, incluso en el email puedes marcarlo como spam.
  6. Denuncia los ataques online a las autoridades de las redes sociales o foros: suficientes denuncias pueden lograr que una mensajería o red social cierre la cuenta del agresor.
  7. Informa al colegio para que estén al tanto de la situación y te informen si notan acoso dentro de las aulas.
  8. Denuncia a la policía si el acoso no para o si tu hijo es amenazado físicamente.
  9. Apoya a tu hijo de todas las maneras posibles, incluso ofreciéndole asistencia psicológica si la necesitase. El ciberbullying puede hacer mella en los niños y llevar a una gran depresión e incluso un suicidio.
  10. Toma acciones legales: acércate a un abogado e infórmate al respecto.

El ciberbullying es un hostigamiento grave que puede tener consecuencias para un niño o adolescente. Observa bien a tus hijos, habla con ellos y ante la menor señal de peligro, no dudes en poner en práctica nuestros consejos. Entre todos debemos luchar contra el bullying y el ciberbullying.

Derechos de las imágenes: Stefan Schmitz, Miguel Angel, Jessica Quinn

Publica tus comentarios